miércoles, 22 de julio de 2015

PRIMAL (2010)



Todas las cintas que he visto de terror australiano, y ya son unas cuantas, me han gustado en mayor o menor medida. No puedo decir que ninguna de ellas haya sido mala porque todas me han parecido sumamente entretenidas y disfrutables. Primal (2010) no es que sea de las mejores cintas a las que me he enfrentado, pero sí que logró mantener mi atención durante todo su metraje, y eso ya es bastante decir porque me distraigo con facilidad.
Un grupo de amigos viaja hasta la Australia profunda para estudiar unas pinturas rupestres que hay en una roca. Para llegar a la zona de acampada tienen que recorrer una cueva que atraviesa una montaña, para no conducir varios kilómetros rodeándola. Sin embargo, Anja, debido a sus problemas de claustrofobia, decide hacer el camino largo y esperarles al otro lado, en la salida de la cueva.   Al anochecer, Mel cae enferma tras ser picada por las sanguijuelas que había en un lago cercano y empieza a convertirse en un depredador primitivo. Los amigos, ahora convertidos en presa para Mel, tendrán que escapar si no quieren ser devorados por su amiga.
Primal es la opera prima del director australiano Josh Reed que en ella trabaja, además,  como guionista, productor y editor. Desde luego, nadie puede poner en duda la pasión con la que Reed emprendió este proyecto, jejeje. Tras él, el director neozelandés se ha dedicado por completo al mundo de la televisión, dirigiendo varios capítulos de conocidas series de su país.
En las entrevistas en las que se le ha preguntado a Reed si el mal que se oculta en la cueva está basado en alguna leyenda aborigen, ha comentado que es una historia totalmente inventada y que se tuvo bastante cuidado en evitar que  coincidiese con la realidad de algún mito. El equipo no quería que el proyecto tuviese problemas por herir la sensibilidad de alguna tribu o caer en imprecisiones culturales. De hecho, en la  producción contaban con una aborigen que se encargaba de que las pinturas rupestres que se diseñaron no tuviesen nada que ver con algo conocido.
Esta película me recordó mucho a Las Ruinas (2008). En ambas, la ignorancia que tienen los personajes acerca de los tesoros arqueológicos que quieren visitar les lleva a meterse en la boca del lobo, ya que no parecen haber consultado los horrores que ocultan esos sitios aparentemente idílicos.
Una de las cosas que más me sorprendió fue que los chicos seguían viendo a Mel como a su amiga, a pesar de que ésta se había convertido en una animal voraz, sediento de sangre. En vez de intentar matarla tras el primer ataque, que es lo que se te pasaría por la imaginación, ellos tratan de huir y apresarla porque en el fondo de sus corazones queda un atisbo de  esperanza  para la salvación de su amiga. La verdad es que esta situación me creó un dilema moral, para que luego digan que las películas de terror no nos hacen pensar. Por un lado, no entendía como los chicos querían apresar a su amiga para llevarla a un hospital y que se curase, cuando habían visto como a Mel se le habían caído todos los dientes y en su lugar lucía la dentadura de una piraña o algo parecido. La verdad es que yo le veo muy mala solución a esto, ¿no os parece? Pero por otro lado, hay que pensar que, si esto le sucediese a una amiga nuestra muy querida, con la que hemos compartido mil vivencias y aventuras, nos sería muy complicado matarla aunque fuese en defensa propia. Así que pensándolo bien, no me parece tan descabellado el enfoque que le dan en la cinta.
Primal tiene algún golpe de humor en las conversaciones que mantienen los amigos, pero sobre todo con la aparición del conejo sediento de sangre humana. Los encargados de la, no puedo decir otra cosa, pésima Zombeavers (2014), podrían haberse fijado un poco en esta producción australiana para crear unos castores zombis más reales y no que parecían zapatillas de peluches viejas con dientes.
Lo que le hubiera hecho falta a esta película para ser redonda, sería haber introducido un mayor número de amenazas, porque estar sólo atentos a los ataques de Mel se me hace un poco simple. Yo habría puesto al grupo de amigos en muchos más aprietos, jejeje. Por otro lado, el CGI que usan al final de la película, me pareció bastante cutre y podrán haber prescindido de esa escena. Pero bueno, a pesar de eso, la película en conjunto funciona.
Primal es una película sin muchas pretensiones, tiene un argumento sencillo, altas dosis de sangre y momentos tensos. Es una cinta entretenida que nos hará pasar un gran rato, y que volverá a demostrarnos que el cine australiano tiene mucho que decir y que no tiene miedo de enfrentarse a ningún subgénero del extenso universo del cine de terror.

2 comentarios:

  1. Primal no la he visto, pero parece cuanto menos entretenida. A mí, en cambio, sí me gustó Zombeavers

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no pasará a la historia por ser una gran película de terror, pero cumple con lo que ofrece, una historia sencilla y bastante entretenida. En cuanto a Zombeavers espero que no me mates mucho cuando la incluya en la sección de truños varios, jeje. Ya leerás mis argumentos y me gustaría también conocer tu valoración porque las diferentes opiniones no hacen mas que enriquecernos.

      Mil gracias por leerme y dejar tu opinión :)))

      Eliminar