viernes, 21 de julio de 2017

LAKE MUNGO (2008)


No se la de gente que me ha podido recomendar esta película, alegando que era uno de los mejores mockumentaries actuales y yo, como voy siempre voy a mi ritmo, no encontraba el momento para verla. No soy especialmente reacia a este formato que se hizo tan popular a finales de los años 90 con The Blair Witch Project (1999) y que hoy en día está un tanto sobrexplotado, especialmente en el cine de terror. De vez en cuando, aparece alguna cinta que destaca sobre las demás y utiliza el recurso de cámara en mano, en su propio beneficio, como en el caso de: Behind the Mask (2006), The Fourth Kind (2009), Afflicted (2013) o The Den (2014). A día de hoy, estos son mis falsos documentales favoritos y, ya os adelanto, que Lake Mungo no ha pasado a ampliar este reducido grupo.

Una joven desaparece mientras pasaba el día con sus padres y su hermano en un lago. Días después se confirma lo peor, Alice ha muerto ahogada y su familia hace frente a la perdida a su manera. La madre contacta con un médium y el hermano se dedica a hacer grabaciones de la casa, en busca de manifestaciones de Alice.

Aunque esta pequeña producción australiana, escrita y dirigida por Joel Anderson, se estrenó en el año 2008, no fue hasta que fue incluida en la programación del After Dark’s HorrorFest del 2010, que se dio a conocer entre en gran público. Una vez vista, me ha sorprendido bastante el grado de aceptación y de buenas críticas que ha recibido la cinta porque Lake Mungo no es una película de terror al uso, sino más bien un drama con tintes sobrenaturales, con un desarrollo excesivamente lento.

Está claro que para las películas que cuentan con un presupuesto muy ajustado, la opción de realizar un mockumentary o Found footage es muy atractiva. En este sentido, Lake Mungo funciona a la perfección, porque en todo momento parece que estamos viendo un documental real: entrevistas de los familiares y de las personas relacionadas con la investigación, videos domésticos, grabaciones de la casa, fotos con destellos fantasmales ….

La película se centra principalmente en el drama que vive la familia y cómo el vacío que ha dejado su hija y algunos sucesos extraños que ocurren en la casa, llevan al hermano a hacer grabaciones nocturnas, al creer que el espíritu de Alice todavía sigue allí. A través de estas grabaciones, irán descubriendo la vida oculta de su hija y cómo ésta tenía algunos secretos que la estaban perturbando. Estos hallazgos, llevarán a la familia al lago Mungo, dónde encontrarán enterrados parte de esos secretos, entre los que se encuentra la grabación que ella misma hizo con su móvil y que supone el momento más terrorífico de toda la cinta.

Pero no os equivoquéis porque, como os he dicho antes, Lake Mungo no es ninguna película de terror, es un drama con algunos toques sobrenaturales que destila tristeza y melancolía por todos lados. Por eso, a pasar de ser una película que no me ha entusiasmado, sí que debo reconocer que ha dejado algo de poso en mí y no dejo de pensar qué fue lo que le pasó a Alice verdaderamente.

Uno de los principales problemas que le veo a la cinta es su desarrollo lento y que tenga algunas líneas argumentales, como las últimas revelaciones sobre las grabaciones nocturnas del hermano, que no se han desarrollado lo suficiente. Me quedé bastante ojiplática con que este hecho no tuviese más relevancia porque termina echando por tierra todo lo visto hasta ese momento.

No sé si habrán sido las grandes expectativas que tenía sobre el supuesto “mejor mockumentary” de los últimos años, pero a mí no me ha impresionado tanto. Reconozco que la calidad de la fotografía, el montaje y los actores es buenísima y que en todo momento, Lake Mungo, podría pasar por un documental real. El problema es que la historia de Alice, su doble vida y el circo que crean a  su alrededor no me parecen lo suficientemente interesantes, ni impactantes para mantenerme enganchada en todo momento.


No sería una película que recomendaría a todo el mundo, como a mi compañera de trabajo, a la que la estoy introduciendo de lleno en en el cine de terror con títulos como: The Descent (2005), Slither (2006), The Mist (2007), Eden Lake (2008) o I saw the devil (2010) (éstas sí que son maratones de peliculones y no las mías, jajajaja) Sería un cinta sólo apta para aquellos que a los que no les moleste  un desarrollo lento y que no teman enfrentarse a un drama sobrenatural, muy de estilo de The Eclipse (2009). Nunca entenderé por qué intentan vender estas producciones como cintas de terror ya que, normalmente, el espectador se siente engañado y esto acaba repercutindo en su impresión de la película.

miércoles, 12 de julio de 2017

THE HORROR IS COMING 7/17


¿Os creíais que me había ido de vacaciones? Pues ya me gustaría, pero no. Además, quería traeros muchas cosas este mes de Julio, pero veo que el tiempo se me está echando encima y es que a mí las jornadas intensivas = madrugones de encender el pelo + calor sofocante = Bloody Princess mortimer. Pero bueno, no me voy a desesperar y si no me da tiempo sacar adelante todo lo que tenía pensado, seguiré trabajando para traeros algun especial jugosito en Septiembre, que ya es hora.

Pero centrémonos en hoy y en los próximos estrenos que nos esperan para el resto del año porque la verdad es que vamos a tener las agendas un tanto apretadas. Puede que todo no vayan a ser grandes películas, ni las grandes joyas del 2017, pero encontraremos títulos entretenidos, disfrutables y algún que otro truño, pero habrá que verlo todo para averiguarlo. De momento, os dejo tres propuestas que, por una cosa o por otra, a mí me han resultado interesantes y tengo ganas de ver. ¡Vamos a por ello!


SERPENT 




No siempre esperamos ver una obra maestra o la nueva joya del cine de terror, hay veces que sólo buscamos una película que nos entretenga y nos mantenga en tensión e interesados durante todo el metraje. Pues bien, creo que ese puede ser el caso de Serpent, una película con una serpiente mortífera (no se han devanado los sesos con el título) que sufre de la misma manía persecutoria que el tiburón de The Shallows (2016). Pero no os adelanto más y vamos directamente con la sinopsis porque me llama mucho la atención que hayan construido una película de 90 minutos, en torno a una premisa tan simple.

En un intento por apartarse de su amante, Gwynneth Kealy, se ofrece para acompañar a su marido, entomólogo de profesión, a una expedición por la selva en solitario. Parece que el amor vuelve a surgir en la tienda de campaña en la que duermen, hasta que una Mamba Negra interrumpe el idílico momento. A partir de aquí, la vida de este matrimonio empezará a desmoronarse y no sólo por esta amenaza mortal.

La guionista y directora, Amanda Evans, da el salto al mundo del cine con esta película de tensión psicológica y animal mortífero, tras su paso por la televisión con el documental sobre skaters: Monumental: Re-Riding History (2007). Las cosas no le han ido nada mal a Evans, que en la premier mundial de la cinta que tuvo lugar en la pasada edición del LA Film Festival, consiguió alzarse con uno de los premios.

A diferencia de lo que suele ser habitual en las películas de género recientes, en las que las mujeres infieles o con una vida sexual activa, contraen enfermedades veneras que les pudren la piel, aquí el “castigo” viene en forma de serpiente ultra venenosa. Para los que no lo sepáis, la Mamba Negra en la serpiente más peligrosa de África y una sola de sus picaduras contiene alrededor de 100 mg de dendrotoxina, cuando la dosis mortal para un humano es de 10/15 mg. Así que imaginaros lo divertido que tiene que ser lidiar con semejante espécimen dentro de una minúscula tienda de campaña, mientras lidias con las infidelidades de tu pareja. 

Pues viendo que este año voy a tener complicado elegir la película de tiburones del verano porque el mercado de escualos está en horas bajas, quizás sea la hora de ampliar el círculo y Serpent parece una digna candidata a convertirse en la cinta de animales mortíferos de la época estival.




Estreno en algun momento del 2017


MIDNIGHTERS




Tengo que confesar que tengo debilidad por Alex Essoe desde que me cautivó en Starry Eyes (2014). Así que cuando me enteré, gracias a mi amigo Howard Gorman, de su nuevo trabajo, me fui derechita a ver el trailer y reconozco que lo que vi, despertó mi interés.

A medio camino entre el segmento del Autoestopista en Creepshow 2 (1987) y Stuck (2007), basada en el caso real de Gregory Glen Biggs, Midnighters nos presenta a un matrimonio que, tras la tradicional fiesta de nochevieja, atropellan a un viandante de camino a su casa. No contentos con ello, deciden llevarse el cuerpo y ocultarlo en su garaje. Pero lo que no saben es que esa persona no era alguien que se encontraba en el lugar erróneo, en el momento equivocado, si no que tenía una razón muy poderosa para estar cerca de su casa y hay personas que le están buscando deseperadamente.

Su director, Julius Ramsey, al que precede una larga trayectoria como editor, ha decidido dar el salto al cine, después de haber dirigido varios capítulos para The Walking Dead (2014/2015), Scream: The TV Series (2015) y Outcast (2016). En este primer largometraje, Ramsey ha trabajado junto a su hermano Alston, que firma el guion y juntos han conseguido la financiación para sacar este proyecto adelante.

Como os he dicho antes, Midnighters me llamó la atención, en un primer momento, porque estaba protagonizada por Alex Essoe, pero una vez visto el trailer me interesa averiguar cuáles son las razones que puede justificar la ocultación de semejante crimen. Teniendo en cuenta que los protagonistas de la historia son este joven matrimonio, no sé si llegaremos a entenderemos sus motivaciones o serán de estos personajes antipáticos que últimamente abundan en películas y series. Otra cosa que se me ocurre es que la víctima sea tan malvada, y la venganza de quienes le bucan tan desmedida, que acabemos sintiendo compasión por esta pareja.

En definitiva, puede que estemos ante un tenso thriller de estilo Hitchcockniano como muchos críticos la han señalado, pero a mí no me gusta utilizar estos calificativos muy a la ligera. La verdad es que me conformaría con una cinta con giros argumentales que nos sean demasiado predecibles y que nos mantengan entretenidos durante todo el metraje. No es mucho pedir, ¿verdad?




Estreno en algun momento del 2017/2018

HAPPY DEATH DAY




El estreno de este trailer irrumpió en las redes sociales como un torbellino hace unas pocas semanas. La verdad es que yo me quede ojiplática porque con la búsqueda incansable de películas que hago todos los meses para esta sección, Happy Death Day me había pasado totalmente desapercibida.

¿De qué va? Si es que todavía queda alguien en el mundo que no ha visto el trailer. Pues bien, tenemos a Tree que es una guapa y rubia universitaria que es asesinada el día de su cumpleaños (ya es mala suerte). El problema es que cada vez que muere, la historia se reinicia y vuelve a revivir el mismo día con todo lujo de detalles. Para salir de esta espiral de muerte, Tree tendrá que averiguar la identidad de su asesino.

La película ha sido producida por BlumHouse que en este año ya lleva dos bombazos ultra taquilleros con Split (2017) y Get Out (2017). Por lo que no es difícil imaginar que intenten convertir a Happy Death Day en su Blockbuster halloweeniano, ya que su estreno está previsto para el 13 de octubre en tierras estadounidenses. Es curioso ver como BlumHouse está utilizando la fórmula de transformar el argumento de una comedia, en una cinta de género. Si en Get Out convirtieron Adivina quién viene a cenar esta noche (1967) en algo siniestro y aterrador, ahora le toca el turno a Happy Death Day que convierte la premisa de Atrapado en el tiempo (1993) en un slasher con asesino enmascarado. ¿Adivináis que será lo siguiente?

Volviendo a la película, ha sido co-escrita y dirigida por Christopher Landon que ya había dirigido anteriormente otra título para la BlumHouse, Paranormal Activity: The Marked Ones (2014). Otro de los trabajos de Landon que destacaría es la comedia de terror, Scouts Guide to the Zombie Apocalyse (2015) de la que sólo he oído buenas críticas y que está incluída en mi siguiente visionado.

Salvando todas las distancias del mundo, me recuerda en cierta manera a Scream (1996): un slasher típico con asesino enmascarado, pero con una vuelta de tuerca que le da un toque original y que incluye ciertas dosis de humor que encajan a la perfección con el resto de la película. Y, ¿qué me decís de la máscara que han elegido? Un bebe al estilo del muñeco de Profondo Rosso (1975), que acojona, a pesar de su cara simpática.

Otra de las cosas que me has gustado es que su protagonista, interpretada por Jessica Rothe, conocida por ser una de las secundarias en La La Land (2016), no es la perfecta universitaria, acosada por un asesino. Tree se emborracha hasta tal punto que no recuerda ni dónde se ha acostado, lleva el rímel corrido, dice tacos y va a enfrentarse al destino y su asesino para lograr salir con vida de esta pesadilla. En definitiva, una chica algo más normal que las perfectas y angelicales Final Girls a las que estamos acostumbrados.

No aspiro a que Happy Death Day se convierta en la gran película del 2017, ni muchísimo menos, pero sí en un producto muy entretenido que seguramente llene las salas de cine. Además, cada vez que una película de género que no pertenece a ninguna saga, consigue llegar a las salas españolas es motivo de celebración, ¿no? Pues celebrémoslo a lo grande, hundidos en nuestra butaca y degustando un bol gigante de palomitas, o nachos o pizza porque el día menos pensado encontraremos un asador de pollos en pleno cine, jajajaja.ç



Estreno USA el 13 de Octubre de 2017

Estreno en España el 11 de Noviembre de 2017

miércoles, 28 de junio de 2017

DEAD GIRL (2008)


Los que me sigáis por mi cuenta de twitter, sabréis que el pasado fin de semana, me monté una maratón de cine de terror porque llevaba tiempo sin poder disfrutar de una de estas sesiones intensivas. Visioné un total de 6 películas, pero el resultado fue un tanto desigual, principalmente debido a publicidad engañosa y al enardecimiento de películas bastante normalitas. A pesar de que no fue la gran maratón que esperaba, me ha gustado mucho la experiencia y estoy deseando repetirla porque en estas fechas de sequía de Festivales, los horror lovers tenemos que buscarnos la vida o ¿no?

Comencé la sesión con The Eclipse (2009), una película de la que había leído que era algo así como el nuevo rumbo hacia el que viraba el cine de terror. ¡Menudo engaño!, resultó ser un dramón con un par de pinceladas fantasmagóricas, que no encaja para nada con mis gustos, ni con la temática del blog, así que me la salto.

Pasamos directamente a Deadgirl (2008), una de las cintas más controvertidas, incómodas y que, como mujer, me han hecho depreciar al género masculino con mayor avidez que en cualquier Rape & Vengeance tradicional. Lo que no dejo de pensar es que seguramente existan personas capaces de hacer lo que refleja la película, porque por mucho que nos neguemos a aceptarlo, la realidad siempre supera a la ficción y la crueldad humana no conoce límites. No es que haya perdido la fe o la esperanza en la bondad de la sociedad, pero la maldad humana no deja de crecer y si no echarle un vistazo a The Girl Next door (2007). Esta película me dejó totalmente desolada, no porque lo que contase fuese muy duro, que los es, sino porque está basado en hechos reales. 

Centrándonos ya en la trama de Deadgirl, la película nos presenta a Rickie y a J.T., un par de adolescentes que deciden saltarse el instituto para pasar el rato explorando, bebiendo y destrozando lo poco que queda de un psiquiátrico abandonado. En una de las estancias del subsótano, encuentran el cuerpo desnudo y atado de una chica, aparentemente muerta. La diferencia de opiniones en cuanto a qué hacer con el cuerpo de la joven, dividirá a los dos amigos y determinará el futuro de sus vidas y de quienes les rodean.

Marcel Sarmiento y Gady Hardel debutaron en la dirección con sendas comedias, pero para su segundo trabajo, decidieron sacar adelante el guion de Trent Haaga, conocido actor de las películas de la Troma y orientar su carrera hacia el cine de género. Haaga nos ofrece una historia sórdida e incómoda en la que se entremezclan elementos del cine independiente, de las películas de adolescentes y como no, del genero zombi, porque queridos horror lovers, ¿qué iba a hacer un cadáver atado a una mesa, si no es porque entrañaba algún peligro? Pues eso es, nuestro hermoso cadáver no es nada más y nada menos que una zombi, sedienta de sangre y destrucción.

Aunque la trama se construye en torno a la no-muerta, los protagonistas son los vivos. Rickie quiere informar a las autoridades del asunto, pero T.J, nombre que os taladrará el cerebro de tantas veces como lo repiten, verá la gran oportunidad de utilizar el cadáver cómo una esclava sexual. No tiene ningún problema en practicar la necrofilia o como quiera que se denomine la practica de sexo con un zombi, ya que para él no es más que un objeto con el que poner en práctica sus más oscuros deseos. A Ricky esto le supone un dilema moral porque se ve arrastrado por la determinación de su amigo, el macho dominante de la relación y, aunque él no participa en los tocamientos y violaciones a la zombi, sí que los consiente y no se esfuerza demasiado por acabar con ellos. Pero por si esto no fuese ya suficiente locura, la cosa se les acaba yendo totalmente de las manos cuando la existencia del cadáver se extiende entre algunos de sus compañeros de instituto y la zombi consigue liberarse.

Los dos protagonistas proceden de familias desestructuradas y no pertenecen al círculo de los populares del instituto, por lo que para ellos este hallazgo, sobre todo para T.J. supone la exclusividad que tanto ansiaban. Aunque a este personaje, interpretado por Noah Segan, no tardamos en ponerle la etiqueta de malo de la película, el personaje de Ricky, al que da vida Shiloh Fernandez, al que muchos recordareis por el magnífico remake de Evil Dead (2013), es el más desconcertante y el que sufre una mayor evolución durante la cinta y no precisamente para bien. Mientras que T.J. representa la misoginia y el desprecio absoluto por la dignidad y el sufrimiento de la zombi, Ricky no está de acuerdo con someter a la chica, pero se debate entre hacer algo por liberarla u olvidarse del tema y dedicarse a conseguir a la mujer que realmente ama. Aunque en diferente grado, los dos son seres totalmente despreciables. Hay que destacar el papel de Jenny Spain, la bella zombi que con sus expresiones, muecas y arrebatos devoradores, consigue acojonar bastante. Sin duda su maquillaje e interpretación son de lo mejor de la cinta.

A pesar de tratar una temática un tanto dura, DeadGirl ha cosechado buenas críticas, pero en lo que la mayoría estamos de acuerdo es en que el desenlace no consigue estar a la altura de las circunstancias. La intención del guion era sorprendernos con un giro radical de los acontecimientos, pero éste se ve venir a legua y a nadie le pilla por sorpresa.


Independientemente de este final de manual que eligieron, la película me resultó interesante y de esas que dejan poso. Aborda un tema incómodo y nos muestra a un grupo de adolescentes desprovistos de toda humanidad y para los que las mujeres son simples objetos sexuales. Una propuesta diferente y arriesgada que creo que bien merece un visionado. 


martes, 20 de junio de 2017

THE NIGHT FLIER (1997)


Aunque tengo millones de listas con lo mejor de cada género, de cada año o clásicos pendientes, hay muchos días, sobre todo con este calor que me tiene aplatanada, que no me complico la vida y me zambullo en el catálogo de cine de terror de Filmin. ¿Os podéis creer que, a pesar de contar con 579 títulos, hay veces que me tiro media hora buscando una película? Para mí es una experiencia maravillosa, ya que me recuerda cuando de pequeña iba al videoclub y me escabullía a hurtadillas a la sección de terror. No sé por qué os estoy contando todo este rollo, porque la verdad es que tardé poco en elegir esta película. Me dejé atraer por su caratula y esa frase que apuntaba que estaba basada en un relato de Stephen King. Lo reconozco, soy débil, un poster enigmático y sugerente me gana con facilidad.

Richard Dees es un experimentado periodista intrépido y cínico que trabaja para la revista de sucesos The Inside View. Él y la nueva reportera, Katherine Blair, competirán por hacerse con la historia del “Aviador Nocturno”, un asesino que viaja en un avión Cessna de aeropuerto en aeropuerto y mata brutalmente a los pobres desgraciados que tienen la mala suerte de cruzarse con él. La ambición por desenmascarar al asesino, conducirán a nuestro protagonista a una espiral de obsesión y autodestrucción.    

La historia de Mark Pavia que co-escribe y dirige The Night Flier es como diría David de Aguas Turbias: un hombre, un sueño. Tras finalizar esta cinta, su opera prima, en 1997, Pavia se embarcó en varios proyectos que, debido a la retirada de los productores o cambios en los Estudios, se cancelaron. Pasados cuatro años, nadie le contrataba porque les parecía raro que una persona que había gozado de cierto éxito se hubiese quedado en blanco tanto tiempo y se volvió invisible para la Industria. Sin embargo, Pavia, trabajó muy duro y gracias a su esfuerzo y tesón, consiguió sacar adelante un nuevo proyecto casi 20 años después, el modesto slasher Fender Bender (2016). Sinceramente espero que, a partir de ahora, las cosas le vayan mucho mejor a este director injustamente vapuleado, ya que me parecería un perfecto candidato para la cantera de Netflix, al estilo de Mike Flanagan.

Cuando hablamos de las adaptaciones de King al cine, The Night Flier suele pasar un tanto desapercibida entre bombazos como Carrie (1976), The Shinning (1980) o Misery (1990). Sin embargo, estamos frente a una producción sólida, que cuenta con una gran historia original y un reparto perfectamente escogido. El recientemente desaparecido, Miguel Ferrer, conocido por sus papeles en RoboCop (1987) o Twin Peaks (1990-1991), interpreta aquí a este periodista de sucesos amargado y ambicioso. Más que un héroe, estaríamos hablando de un antihéroe depreciable y sin escrúpulos, que perseguirá sin descanso a este pseudo-vampiro, pero no con intención de detenerlo, sino de averiguar su identidad y colocar su foto en portada.

Todo el peso de la película recae en Ferrer y a él le debemos las imágenes más escabrosas de la película: la del accidente de coche o las de sus portadas sensacionalistas. De hecho, el personaje de la reportera novata que no aparecía en el relato, interpretado por Julie Entwisle, esposa de propio Pavia, es totalmente prescindible.

El asesino, es todo un enigma, desconocemos cuál es su origen, sus motivaciones o por qué se desplaza de estado a estado para cometer sus asesinatos. La única información con la que contamos es que asesina como un vampiro, se desplaza en un avión Cessna negro con cristales tintados y, en el lugar en el que se encuentra aparcado, hay siempre un montoncito de tierra con gusanos. El nombre de este individuo, Dwight Renfield les resultará muy familiar a los amantes de la novela de Bram Stoker, Dracula, dónde Renfield era uno de los personajes secundarias más enigmáticos debido a su extraña afición a comer bichos y pájaros. En mi investigación sobre este tema, he descubierto que el actor que interpretó a este personaje en la versión de Drácula de Tod Browning de 1931, era Dwight Frye. ¿Casualidad? Estamos hablando de Stephen King y con él las casualidades no existen. Ah, y en cuanto a lo de la tierra con gusanos, ¿no os suena que los vampiros tenían que dormir en ataúdes y con tierra de su lugar de origen?

Las dosis de sangre no son abundantes, pero hay alguna escena mítica como la del accidente que os comentaba antes o la de la matanza en el hangar. Los efectos especiales son obra de Greg Nicotero y Howard Berguer, más conocidos como KNB EFX que, entre otros trabajos, son los responsables de los zombis de Walking Dead (2010 -  ). También habría que destacar la caracterización del Aviador Nocturno que, aunque nos la spoilean en el poster de la cinta, resulta bastante impactante la primera vez que aparece en pantalla. Yo diría que es una mezcla entre un demonio y un orco, pero con dos colmillos a lo morsa porque al fin y al cabo es un vampiro.

En fin, The Night Flier es una película que me sorprendió muy gratamente porque tiene ese aura siniestra y fantástica característica de las producciones de terror de los 80 y principios de los 90 como: Creepshow (1982), Tales from the Darkside (1983-1988), Pet Semetary (1989), … No os quiero engañar, no es ninguna una joya oculta, porque tiene algún que otro fallo, pero conserva el encanto que desprenden las historias de Stephen King. Además, los fans del escritor, pueden entretenerse buscando todas las referencias que hay de sus relatos y libros a lo largo de la película. Así que no dudéis en darle una oportunidad a The Night Flier y disfrutad de una de las grandes adaptaciones del maestro del Terror.

lunes, 12 de junio de 2017

THE HORROR IS COMING 6/17



Un pelín más tarde que de costumbre, pero aquí tenéis los estrenos más jugosos a los que he tenido acceso este mes de Junio. Ya estamos en el ecuador del año y me estoy dando cuenta que apenas he visto películas del 2017 y así es imposible hacer la lista de lo mejor y lo peor del año. Así que como todavía estoy a tiempo, pienso empezar a ponerle solución desde hoy mismo, que yo mucho poneros deberes por twitter y luego me quedo dormida en los laureles.

La selección de este mes me ha gustado mucho porque no conocía ninguna de las películas y me han sorprendido mucho los trailers. Espero que ninguna de ellas nos decepcione y que a finales del 2017 podamos decir que este ha sido otro gran año para el cine de terror. 


IT STAINS THE SANDS RED 


¿Otra apocalipsis zombi? Pues sí, me encanta el género y pienso que en los últimos años no ha dejado de reinventarse. En el caso de It Stains the Sands Red, no parece que estemos frente a una película de acción, con hordas de zombis atacando a humanos con sangre y vísceras a borbotones, al estilo de Dead Snow (2009) o Train to Busan (2016). En este caso, parece más a una versión zombi de It Follows (2014) con un no-muerto persiguiendo incansablemente a su víctima o si me apuráis, al asesino del corto The Most Slow Murder with the Most Inefficient Weapon (2008). Pero no me lio más y os cuento de qué trata esta cinta.

Tras una epidemia zombi, Molly intenta alcanzar la frontera con México para escapar, pero queda atrapada en medio del desierto con un zombi no dejará de perseguirla. Al principio, esto no supone un gran problema porque puede esquivarlo fácilmente, pero cuando se da cuenta de que su enemigo no necesita descansar y que por muy lento que vaya, siempre sigue adelante… la cosa cambia.

Los responsables del guion y de la dirección son los Vicious Brothers, que alcanzaron gran fama con su primer largometraje, Grave Encounters (2011), un mockumentary que mezcla un tv show con sucesos paranormales. Para su siguiente trabajo, Extraterrestial (2014), que desde aquí os recomiendo, decidieron abordar el tema de los visitantes alienígenas y ahora se han decantado por los zombis. Se nota que estos chicos son unos grandes amantes del género y que no tiene miedo de enfrentarse a nada. Habrá que seguirles la pista, porque la cosa promete. Ya me estoy preguntando que nuevo subgénero abordarán en su siguiente trabajo.

It Stains the Sands Red se ha paseado por varios festivales como el de Sitges, dónde logró alzarse con el premio a la mejor película dentro de la sección Midnight X-Treme. Entre el público tambien ha tenido una gran acogida y, la verdad es que tengo curiosidad por ver cómo se desarrolla la trama, con un zombi tan cansino, jejeje. 


Estreno VOD en algun momento del 2017


THELMA


Esta película no me sonaba de nada hasta que no hice mi tradicional búsqueda mensual de estrenos y me quedé impresionada con el trailer. En cierta manera, me recordó ligeramente a Raw (2016), en el sentido de que tenemos como protagonista a una joven estudiante que descubre extraños aspectos de su persona que desconocía totalmente.

Una joven, Thelma, se traslada por estudios a Oslo dónde conoce a una chica de la que se enamora. A medida que su historia de amor evoluciona, Thelma descubrirá que tiene poderes sobrenaturales, que pueden destruir su relación y su vida.

Este es el cuarto trabajo del conocido director, Joachim Trier, que saltó a la palestra internacional con Louder than Bombs (2015) (necesito verla), al ser la primera película noruega que iba a competición en el Festival de Cannes. El guion de la película corre a cargo de Trier y su colaborador habitual, Eskil Vogt, que en una entrevista apuntó que en la película se han potenciado los elementos visuales, lo que ha requerido un gran uso de CGI.

Estamos frente a un thriller sobrenatural con tintes terroríficos, en el que los elementos fantásticos y el drama que todo esto le supone a la joven, determinarán su crecimiento como persona hacia una vida adulta. Puede que estemos frente a la revelación del año. Como os he dicho al principio, no había oído hablar de Thelma, pero ya estoy deseando verla. 


 Estreno en Noruega el 15 de Septiembre de 2017

APPLECART


Mi historia con el descubrimiento de esta película es un tanto curiosa. De vez en cuando, suele pedirle recomendaciones de nuevos estrenos a mi amigo Howard Gorman, guionista y periodista de medios tan importante para los amantes de terror como: Dread Central, la revista Rue Morgue o la Scream Magazine. Como él se mueve por estos círculos a nivel profesional, tiene acceso a directores y actores que le facilitan información de sus nuevos proyectos. Pues bien, la semana pasada le pregunté si sabía de alguna cinta que mereciese la pena para el 2017 y me comentó, que había oído hablar bien de Applecart. Así se quedó la cosa, y cuando vi el tráiler y a Barbara Crampton que me dijo que salía en la cinta, hilé que esta era el título que me había comentado. Sí, lo reconozco, a veces soy un poco lenta, jajaja. Pero si vosotros supieseis el volumen de tráilers que veo para esta sección, entenderías mi caos mental, jejeje.

La verdad es que viendo el trailer de Applecart, no sabría explicar muy bien su trama. Me gustó mucho la atmósfera tensa que se respira en la cena familiar, los siniestros bosques nevados, esa dosis de locura/posesión que parecen sufrir algunos personajes, pero lo que terminó de convencerme fue ese nuevo encuentro entre la Crampton y AJ Bowen, tras la gran You’re Next (2011). Ah y las hachas, si en una película hay hachas eso siempre es un +1.  

Os cuento la sinopsis que ha facilitado la productora, aunque siéndoos sincera, a mí no me ha aclarado nada. Una madre cariñosa pierde la cordura tras una serie de desafortunados sucesos que acabarán en tragedia y asesinato. La historia de Cassey Pollack se desarrolla desde dos perspectivas muy diferentes cuando, una noche en el bosque, todo culmine en terror absoluto.

No sé si es producto de mi espesor, pero a mí esto no me queda nada claro y la verdad es que lo agradezco, porque en esta época de trailers interminables cargados de spoilers, es maravilloso enfrentarme a una película sin apenas saber nada sobre ella.

Applecart ha sido co-escrita y dirigida por el debutante Brad Baruh que, hasta ahora sólo había ejercido como productor en títulos como: John Dies at the End (2012) o Phantasm: Ravager (2016). De ahí le viene su amistad con Don Coscarelli que, en esta ocasión, ha decidido producir la ópera prima de Baruh. 

Y, con esto y un bizcocho, hasta el mes que viene con nuevos y jugosos estrenos porque poco más se puede contar sobre Applecart. Bueno sí, que tiene un poster de lo mas sugerente y increible, ¿no os parece?



Estreno en algún momento del 2017

jueves, 1 de junio de 2017

LAS 10 MEJORES PELÍCULAS DE TERROR EN FILMIN (Parte 3)



Me encanta que llegue la primavera con su explosión de luz y color, pero el cambio de temperatura que tanto ansío, a mi cuerpo le sienta fatal. Me trastorna el sueño y mi capacidad de concentración es practicamente nula y esa es la razon por la que los últimos meses no actualizo tan a menudo en el blog. Sin embargo, aunque me ha llevado mucho más tiempo realizarla, quería recompensaros que una entrada especial. Ya sabéis que me encanta Filmin y que lo considero una autentica joya para cualquier cinéfilo y, especialmente, para nosotros, los Horror Lovers. Así que ya no me enrollo más y aquí os dejo con la tercera tanda de películas imprescindibles del catálogo de este canal de este grandioso canal de streaming.

THE HOST (2006)


Esta película se convirtió en todo un fenómeno, cuando en 2006 se convirtió en la película más taquillera de Corea del Sur en toda su historia. Además, cosechó varios premios en festivales como el nuestro de Sitges y contó con una gran aceptación por parte del público. Si esto no es suficiente reclamo para que os lancéis a ver esta película, dejad que os convenza un poquito más.

Una de las cosas que más me llamó la atención cuando comencé a ver cine surcoreano, sobretodo de género y thrillers, fue la elección de sus protagonistas. No eran personas memorables, o los héroes a los que nos tiene acostumbrados Hollywood, sino más bien personas problemáticas o directamente despojos de la humanidad que tienen que enfrentarse a situaciones extremas que les vienen demasiado grandes. Otra de las curiosidades de este cine es que la policía, normalmente, aparece retratada cómo una banda de incompetentes, maleducados y con pocas luces. Si no me creéis solo tenéis que echarle un vistazo a Memoires of a murder (2003) o la reciente, The Wailing (2016), para comprobarlo.

Pues bien, en The Host, los habitantes de Seúl verán como una gigantesca criatura que ha surgido del río Han, devora todo lo que se encuentra a su paso. En medio de este tremendo caos, una niña es raptada por el monstruo y su familia, que regenta un quiosco cerca del río, será la encargada de salvarla.

El responsable de esta película no es otro que Boon Joon-Ho, quién se dio a conocer en la esfera internacional con la grandísima Memories of a murder (2003), que os comentaba anteriormente. Tras este impresionante thriller policíaco, siguieron otras películas igualmente memorables como: Mother (2009) o Snowpiercer (2013). Todavía tiene pendiente de estreno, Okja (2017), esa producción de Netflix venerada por los chicos de Aguas Turbias.

En The Host seguiremos los pasos del padre de la niña raptada, un pobre diablo descuidado y despreocupado que tendrá que armarse de valor para salvar la vida de su hija, tras comprobar la incompetencia de las autoridades. Nuestro protagonista, interpretado por el magnífico Kang-Ho Song, no es para nada el típico Bruce Willis o Schwarzenegger, si no más bien un borrachin sucio que no sabe ni cuidar de sí mismo. Él, junto con su hermana, candidata olímpica de tiro con arco y el resto de su familia, emprenderán las búsqueda de la pequeña.

Además de un monstruo gigantesco, la cinta cuenta con momentos desternillantes, escenas de acción y drama que encajan perfectamente en la historia y hacen de ésta, una experiencia única. Sin duda, una de las mejores monster movies del panorama actual.


DON’T LOOK NOW (1973)


Uno de esos thrillers psicológicos con toques sobrenaturales que son todo un clásico del género y que está a la altura de joyas como: Rosemary’s Baby (1968), The Exorcist (1973), The Omen (1976) o The Shining (1980).

Tras la muerte de su hija, Laura y John Baxter se han trasladado a Venecia por el trabajo de él. Allí conocerán a dos hermanas, una de ellas con poderes psíquicos, que dice haber contactado con su hija. A partir de este momento, la vida de la pareja se verá sumergida en una espiral de extraños sucesos.

La atmósfera de esta película te atrapa y te inunda del mismo sentimiento de angustia y desconcierto que viven los protagonistas. Una pareja, interpretada a la perfección por dos actores de la talla de Donald Sutherland y Julie Christie, que verán como la superación de la muerte de su hija, les llevará por unos derroteros inimaginables. Una inquietante médium ciega, el abrigo rojo tan icónico de esta película, un asesino que ronda la ciudad y una Venecia totalmente deprimente y siniestra hacen de esta película una joya que ningún amante del género se debería perder.

Todo un clásico de la intriga sobrenatural que, según los chicos de Aguas Turbias, formaría un perfecto tándem con The Brood (1979) de Cronenberg. No dejéis de escuchar este programa porque, aunque hayáis visto la película, os sentiréis arrastrados a revisitarla de nuevo para analizarla con todos los datos y enfoques que nos aportan los Turbios y su invitado magistral, Enrique Marty.


OCULUS (2013)


Segunda película del ya conocido Mike Flanagan que, en los últimos 6 años, se ha convertido en un director a tener en cuenta dentro del cine de terror. Es de los pocos cineastas que puede decir que he visto toda su filmografía y, aunque ninguna de sus trabajos me parece una auténtica joya, he disfrutado muchísimo con todos ellos.

Oculus nos presenta a dos hermanos, marcados por la tragedia en su más tierna infancia. Cuando el hermano sale de la cárcel, tras cumplir condena por el asesinato de sus padres, su hermana intentará exonerarle, demostrando que un antiguo espejo maldito es el auténtico responsable de los crímenes.

Esta cinta pertenecería a ese grupo de películas dedicadas a objetos malditos como: Poltergeist (1982), Christine (1983), The Ring (2002) o Drag me to hell (2009). Un recurso muy utilizado en el cine de terror y que tiene su mayor exponente en ese subgénero ya, de muñecos mortíferos.

En Oculus vamos encontramos una historia sencilla con tintes sobrenaturales, perfectamente ejecutada, con una bellísima fotografía y unos efectos especiales muy logrados. Aunque es una película comercial, realizada para el gran publico, encontramos algunos puntos notables y lo que, en definitiva, más nos importa, es muy, muy entretenida.


El MÁS ALLÁ (1981)


Sin ninguna duda la obra cumbre del maestro del gore, Lucio Fulci. Una película considerada de culto y la segunda entrega de su trilogía de la muerte que se completaría con Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (1980) y Aquella casa al lado del cementerio (1981).

Liza Merril ha heredado un hotel que decide reformar antes de reabrirlo al público. Se empezarán a producir una serie de accidentes de carácter sobrenatural que asustarán terriblemente a Liza y es que lo que todavía no sabe, es que el sótano del hotel está construido sobre una de las puertas del infierno… 

El hilo argumental de esta película es un poco difuso, pero supone un espectáculo visual de imágenes macabras, sangrientas y violentas que ponían de manifiestos las obsesiones del director: ataques de animales, muertos vivientes con rostros destrozados y cubiertos de gusanos, ojos ciegos, … La ambientación onírica, surreal y apocalíptica de muchas de las escenas es una auténtica delicia que te hace olvidar la falta de conexión entre las diferentes partes. En concreto, la escena final es absolutamente sublime.

Si os consideráis auténticos fanáticos del terror, no podéis perderos una de las joyas del gore. Yo no termino de conectar mucho con el cine de terror italiano y, concretamente, con los giallos, pero esta película fue una grata sorpresa que disfruté de principio a fin. 


ALL THE BOY LOVE MANDY LANE (2006)


Una de las películas que mi gran amigo, el Reverendo Wilson, no dejó de recomendarme hasta que la vi. La verdad es que le agradezco mucho esta insistencia porque me pareció un slasher adolescente diferente e innovador.

Un grupo de adolescentes deciden pasar el fin de semana en un rancho en el campo e invitan al objeto de deseo del instituto, Mandy Lane, con la intención de conquistarla. Sin embargo, un cruel asesino que ronda la zona, les va a aguar la fiesta y los va a eliminar uno a uno.

La cinta está rodada con una marcada estética setentera: imagen granulada, una representación de los jóvenes sucia y nada idealizada, una gama de colores ocres y suaves, una banda sonora con reminiscencias a esta época, etc. Todos estos elementos, unidos al desarrollo de la acción en una granja, nos recuerda irremediablemente a The Texas Chain Saw Massacre (1974).

En los últimos 15 minutos de la cinta se produce un giro en los acontecimientos, en los que la brutalidad toma las riendas de esta historia que pretende dejarnos con el culo torcido.


WHAT WE DO IN THE SHADOWS (2014)


Una de las grandes comedias de terror de los últimos años, que nos muestra en formato mockumentary, la vida de un grupo de vampiros que comparte piso en Nueva Zelanda. La historia esta construida como una especie de reportaje con entrevistas y grabaciones del grupo, en las que se pretende mostrar la adaptación de estos chupasangres a la vida moderna. La iconografía vampírica como: crucifijos, ajos, invitaciones a entrar en los sitios o ataúdes, se usa aquí a modo de excusa para provocar gags de lo más graciosos y rocambolescos.

Uno de los aciertos de esta película es la gran definición de sus personajes. Cada vampiro tiene una personalidad y una forma diferentes de actuar pero, además, han sido creados a imagen y semejanza de algunos de los vampiros más conocidos de la historia del cine.

Una sátira del subgénero vampírico que supone un soplo de aire fresco para el formato del falso documental y nos vuelve a reconciliar con este monstruo, al que la saga Crespúsculo ha hecho tanto daño. 


I AM A HERO (2015)



¿Quién dijo que el género zombi estaba muerto? ¡Qué va! Sólo tenía que venir el cine asiático para impulsarlo.

Desde Japón, nos llega esta propuesta basada en el comic homonimo, en la que Hideo, un frustrado dibujante de manga, verá como su vida se derrumba en un trabajo precario y una relación de pareja fallida, pero, lo peor, todavía está por llegar. Una epidemia está convirtiendo a los habitantes de Tokyo en ZQN, unos seres sedientos de sangre que guardan ciertos vestigios de su vida pasada. Hideo tendrá que hacer uso de todo su valor para poder escapar con vida de la ciudad.

Durante su huida, el protagonista se irá encontrando con una serie de personajes que le mostrarán todas las variantes de la naturaleza humana y le pondrán en situaciones de lo más peliagudas.

La propuesta, de lo más entretenida, con espectaculares escenas de acción, grandes dosis de humor y un ritmo trepidante, promete hacer las delicias de los amantes de los no-muertos. Nos os podeis perder las escenas protagonizadas por el zombi atleta con el que yo me desternillaba de risa.

Me parece una película perfecta para montar una doble sesión con Train to Busan (2016) que también tenéis disponible en el catálogo. ¡Oro puro!


SPRING (2014)   



Si el amor es algo difícil de encontrar y mantener, imaginaros lo que supondría enamorase de una persona que oculta un terrible secreto de proporciones sobrenaturales. Pues eso es lo que le va suceder a nuestro protagonista. Evan, un joven norteamericano que acaba de perder a su madre y decide viajar a Italia para volver a encontrarse a sí mismo, conoce a una chica divertida y enigmática que oculta un secreto primigenio.

Muchos la han comparado con la película de Linklater, Before the sunrise (1995), y la verdad es que algo de razón tienen. Un joven americano y una mujer europea se enamoran en un paraje idílico, mientras hablan y hablan. Lo único en lo que se diferencia esta película es en el contenido fantástico y sangriento que va complicando la historia de amor de estos dos jóvenes.  

Una película con una fotografía preciosa que nos sumerge en una historia de amor diferente. Puede que Spring no sea del agrado de todo el mundo y que algunas personas la tachen de lenta y carente de acción, pero si dejáis que su magia os envuelva, seguro que disfrutaréis del viaje.  


WHAT EVER HAPPEN TO AUNT ALICE (1969)


¿Esta es una de esas películas que surgieron a rebufo de What Ever Happenned to Baby Jane? (1962), hasta tal punto, que prácticamente copiaron el título. Sin embargo, en este caso, esto no es nada malo porque estamos frente a una película muy interesante protagonizada por otras dos grandes damas de la escena.

Ruth Gordon se ofrece como ama de llaves para trabajar en la casa que la viuda Claire Marrable tiene en Tucson, Arizona. Sin embargo, la verdadera razón por la que Ruth se ha interesado por esta oferta de trabajo que no necesita es investigar la misteriosa desaparición de su amiga Edna, que tiempo atrás trabajó en esa misma casa.

Si Asami Yamazaki en Audition (1999) y Lola en The Loved Ones (2009) os pusieron la piel de gallina, nuestra querida Claire Marrable no se queda atrás. Una mujer de mediana edad, viuda y de apariencia amable es en realidad una mujer fría y despiadada que no dudará en matar a quién sea necesario para seguir conservando su alto nivel de vida.  

El tándem formado por Geraldine Page y Ruth Gordon funciona a la perfección y nos proporcionán un duelo interpretativo a la altura del que años antes nos proporcionaran Davis y Crawford.

What Ever Happened to Aunt Alice? emana ese regusto de los thrillers de antaño, de las comedias negras y de los personajes histriónicos y enajenados que consiguen poner al espectador en una encrucijada. Por un lado, son seres despreciables que merecen ser capturados, pero por otro, no queremos dejar de disfrutar de sus maquinaciones y fechorías.

Si os gustó What Ever Happened to Baby Jane? (1962) y Hush…Hush, Sweet Charlotte (1964), ambas dirigidas por Robert Aldrich, no deberíais perderos esta thriller macabro que, aunque Aldrich sólo tiene labores de producción, su impronta se deja sentir durante todo el largometraje.



MONKEY SHINES (1988)


Y no podía faltar una recomendación de uno de mis géneros favoritos, el de los animales mortíferos. Ésta película la vi para el programa de Aguas Turbias en el que participé y que deberíais escuchar tras el visionado de Monkey Shines porque creo que puede ser muy productivo.

La película nos pone en la piel de un joven deportista que, tras un terrible accidente, se queda tetrapléjico. Para ayudarle en sus tareas cotidianas, contará con la ayuda de una mona amaestrada que pronto empezará a mostrarse celosa y no dejará que nadie se entrometa en sus vidas. La relación entre el joven y la mona será tan estrecha que ésta llevará acabo sus más oscuros secretos.

George A. Romero no se ha dedicado exclusivamente al género zombi, sino que en su filmografía podemos rescatas algunos títulos que nada tienen que ver con lo no muertos, como ésta que os traigo hoy.

Monkey Shines es una película bastante curiosa en la que las drogas experimentales, mezcladas con esa imaginación desbordante de los 80, permite a un mono tener una conexión extrasensorial con un parapléjico y consumar los deseos de venganza que éste no sabe si quiera que tiene.

Totalmente imperdibles esas escenas de mirada intensa de nuestro protagonista, interpretado por Jason Beghe, que como sólo podía interpretar con su cara, nos otorga unas miradas que ni el mismísimo Vicent Price. Tampoco tiene desperdicio la interpretación de Ella, la mona celosa y sanguinaria.

Una cinta que recomendaría a todos aquellos amantes del género de animales mortíferos que estén cansados de películas de tiburones o cocodrilos y quieran algo diferente, loco y rocambolesco que sumar a su lista de animales a los que cogerles miedo, jejeje.