viernes, 21 de julio de 2017

LAKE MUNGO (2008)


No se la de gente que me ha podido recomendar esta película, alegando que era uno de los mejores mockumentaries actuales y yo, como voy siempre voy a mi ritmo, no encontraba el momento para verla. No soy especialmente reacia a este formato que se hizo tan popular a finales de los años 90 con The Blair Witch Project (1999) y que hoy en día está un tanto sobrexplotado, especialmente en el cine de terror. De vez en cuando, aparece alguna cinta que destaca sobre las demás y utiliza el recurso de cámara en mano, en su propio beneficio, como en el caso de: Behind the Mask (2006), The Fourth Kind (2009), Afflicted (2013) o The Den (2014). A día de hoy, estos son mis falsos documentales favoritos y, ya os adelanto, que Lake Mungo no ha pasado a ampliar este reducido grupo.

Una joven desaparece mientras pasaba el día con sus padres y su hermano en un lago. Días después se confirma lo peor, Alice ha muerto ahogada y su familia hace frente a la perdida a su manera. La madre contacta con un médium y el hermano se dedica a hacer grabaciones de la casa, en busca de manifestaciones de Alice.

Aunque esta pequeña producción australiana, escrita y dirigida por Joel Anderson, se estrenó en el año 2008, no fue hasta que fue incluida en la programación del After Dark’s HorrorFest del 2010, que se dio a conocer entre en gran público. Una vez vista, me ha sorprendido bastante el grado de aceptación y de buenas críticas que ha recibido la cinta porque Lake Mungo no es una película de terror al uso, sino más bien un drama con tintes sobrenaturales, con un desarrollo excesivamente lento.

Está claro que para las películas que cuentan con un presupuesto muy ajustado, la opción de realizar un mockumentary o Found footage es muy atractiva. En este sentido, Lake Mungo funciona a la perfección, porque en todo momento parece que estamos viendo un documental real: entrevistas de los familiares y de las personas relacionadas con la investigación, videos domésticos, grabaciones de la casa, fotos con destellos fantasmales ….

La película se centra principalmente en el drama que vive la familia y cómo el vacío que ha dejado su hija y algunos sucesos extraños que ocurren en la casa, llevan al hermano a hacer grabaciones nocturnas, al creer que el espíritu de Alice todavía sigue allí. A través de estas grabaciones, irán descubriendo la vida oculta de su hija y cómo ésta tenía algunos secretos que la estaban perturbando. Estos hallazgos, llevarán a la familia al lago Mungo, dónde encontrarán enterrados parte de esos secretos, entre los que se encuentra la grabación que ella misma hizo con su móvil y que supone el momento más terrorífico de toda la cinta.

Pero no os equivoquéis porque, como os he dicho antes, Lake Mungo no es ninguna película de terror, es un drama con algunos toques sobrenaturales que destila tristeza y melancolía por todos lados. Por eso, a pasar de ser una película que no me ha entusiasmado, sí que debo reconocer que ha dejado algo de poso en mí y no dejo de pensar qué fue lo que le pasó a Alice verdaderamente.

Uno de los principales problemas que le veo a la cinta es su desarrollo lento y que tenga algunas líneas argumentales, como las últimas revelaciones sobre las grabaciones nocturnas del hermano, que no se han desarrollado lo suficiente. Me quedé bastante ojiplática con que este hecho no tuviese más relevancia porque termina echando por tierra todo lo visto hasta ese momento.

No sé si habrán sido las grandes expectativas que tenía sobre el supuesto “mejor mockumentary” de los últimos años, pero a mí no me ha impresionado tanto. Reconozco que la calidad de la fotografía, el montaje y los actores es buenísima y que en todo momento, Lake Mungo, podría pasar por un documental real. El problema es que la historia de Alice, su doble vida y el circo que crean a  su alrededor no me parecen lo suficientemente interesantes, ni impactantes para mantenerme enganchada en todo momento.


No sería una película que recomendaría a todo el mundo, como a mi compañera de trabajo, a la que la estoy introduciendo de lleno en en el cine de terror con títulos como: The Descent (2005), Slither (2006), The Mist (2007), Eden Lake (2008) o I saw the devil (2010) (éstas sí que son maratones de peliculones y no las mías, jajajaja) Sería un cinta sólo apta para aquellos que a los que no les moleste  un desarrollo lento y que no teman enfrentarse a un drama sobrenatural, muy de estilo de The Eclipse (2009). Nunca entenderé por qué intentan vender estas producciones como cintas de terror ya que, normalmente, el espectador se siente engañado y esto acaba repercutindo en su impresión de la película.

miércoles, 12 de julio de 2017

THE HORROR IS COMING 7/17


¿Os creíais que me había ido de vacaciones? Pues ya me gustaría, pero no. Además, quería traeros muchas cosas este mes de Julio, pero veo que el tiempo se me está echando encima y es que a mí las jornadas intensivas = madrugones de encender el pelo + calor sofocante = Bloody Princess mortimer. Pero bueno, no me voy a desesperar y si no me da tiempo sacar adelante todo lo que tenía pensado, seguiré trabajando para traeros algun especial jugosito en Septiembre, que ya es hora.

Pero centrémonos en hoy y en los próximos estrenos que nos esperan para el resto del año porque la verdad es que vamos a tener las agendas un tanto apretadas. Puede que todo no vayan a ser grandes películas, ni las grandes joyas del 2017, pero encontraremos títulos entretenidos, disfrutables y algún que otro truño, pero habrá que verlo todo para averiguarlo. De momento, os dejo tres propuestas que, por una cosa o por otra, a mí me han resultado interesantes y tengo ganas de ver. ¡Vamos a por ello!


SERPENT 




No siempre esperamos ver una obra maestra o la nueva joya del cine de terror, hay veces que sólo buscamos una película que nos entretenga y nos mantenga en tensión e interesados durante todo el metraje. Pues bien, creo que ese puede ser el caso de Serpent, una película con una serpiente mortífera (no se han devanado los sesos con el título) que sufre de la misma manía persecutoria que el tiburón de The Shallows (2016). Pero no os adelanto más y vamos directamente con la sinopsis porque me llama mucho la atención que hayan construido una película de 90 minutos, en torno a una premisa tan simple.

En un intento por apartarse de su amante, Gwynneth Kealy, se ofrece para acompañar a su marido, entomólogo de profesión, a una expedición por la selva en solitario. Parece que el amor vuelve a surgir en la tienda de campaña en la que duermen, hasta que una Mamba Negra interrumpe el idílico momento. A partir de aquí, la vida de este matrimonio empezará a desmoronarse y no sólo por esta amenaza mortal.

La guionista y directora, Amanda Evans, da el salto al mundo del cine con esta película de tensión psicológica y animal mortífero, tras su paso por la televisión con el documental sobre skaters: Monumental: Re-Riding History (2007). Las cosas no le han ido nada mal a Evans, que en la premier mundial de la cinta que tuvo lugar en la pasada edición del LA Film Festival, consiguió alzarse con uno de los premios.

A diferencia de lo que suele ser habitual en las películas de género recientes, en las que las mujeres infieles o con una vida sexual activa, contraen enfermedades veneras que les pudren la piel, aquí el “castigo” viene en forma de serpiente ultra venenosa. Para los que no lo sepáis, la Mamba Negra en la serpiente más peligrosa de África y una sola de sus picaduras contiene alrededor de 100 mg de dendrotoxina, cuando la dosis mortal para un humano es de 10/15 mg. Así que imaginaros lo divertido que tiene que ser lidiar con semejante espécimen dentro de una minúscula tienda de campaña, mientras lidias con las infidelidades de tu pareja. 

Pues viendo que este año voy a tener complicado elegir la película de tiburones del verano porque el mercado de escualos está en horas bajas, quizás sea la hora de ampliar el círculo y Serpent parece una digna candidata a convertirse en la cinta de animales mortíferos de la época estival.




Estreno en algun momento del 2017


MIDNIGHTERS




Tengo que confesar que tengo debilidad por Alex Essoe desde que me cautivó en Starry Eyes (2014). Así que cuando me enteré, gracias a mi amigo Howard Gorman, de su nuevo trabajo, me fui derechita a ver el trailer y reconozco que lo que vi, despertó mi interés.

A medio camino entre el segmento del Autoestopista en Creepshow 2 (1987) y Stuck (2007), basada en el caso real de Gregory Glen Biggs, Midnighters nos presenta a un matrimonio que, tras la tradicional fiesta de nochevieja, atropellan a un viandante de camino a su casa. No contentos con ello, deciden llevarse el cuerpo y ocultarlo en su garaje. Pero lo que no saben es que esa persona no era alguien que se encontraba en el lugar erróneo, en el momento equivocado, si no que tenía una razón muy poderosa para estar cerca de su casa y hay personas que le están buscando deseperadamente.

Su director, Julius Ramsey, al que precede una larga trayectoria como editor, ha decidido dar el salto al cine, después de haber dirigido varios capítulos para The Walking Dead (2014/2015), Scream: The TV Series (2015) y Outcast (2016). En este primer largometraje, Ramsey ha trabajado junto a su hermano Alston, que firma el guion y juntos han conseguido la financiación para sacar este proyecto adelante.

Como os he dicho antes, Midnighters me llamó la atención, en un primer momento, porque estaba protagonizada por Alex Essoe, pero una vez visto el trailer me interesa averiguar cuáles son las razones que puede justificar la ocultación de semejante crimen. Teniendo en cuenta que los protagonistas de la historia son este joven matrimonio, no sé si llegaremos a entenderemos sus motivaciones o serán de estos personajes antipáticos que últimamente abundan en películas y series. Otra cosa que se me ocurre es que la víctima sea tan malvada, y la venganza de quienes le bucan tan desmedida, que acabemos sintiendo compasión por esta pareja.

En definitiva, puede que estemos ante un tenso thriller de estilo Hitchcockniano como muchos críticos la han señalado, pero a mí no me gusta utilizar estos calificativos muy a la ligera. La verdad es que me conformaría con una cinta con giros argumentales que nos sean demasiado predecibles y que nos mantengan entretenidos durante todo el metraje. No es mucho pedir, ¿verdad?




Estreno en algun momento del 2017/2018

HAPPY DEATH DAY




El estreno de este trailer irrumpió en las redes sociales como un torbellino hace unas pocas semanas. La verdad es que yo me quede ojiplática porque con la búsqueda incansable de películas que hago todos los meses para esta sección, Happy Death Day me había pasado totalmente desapercibida.

¿De qué va? Si es que todavía queda alguien en el mundo que no ha visto el trailer. Pues bien, tenemos a Tree que es una guapa y rubia universitaria que es asesinada el día de su cumpleaños (ya es mala suerte). El problema es que cada vez que muere, la historia se reinicia y vuelve a revivir el mismo día con todo lujo de detalles. Para salir de esta espiral de muerte, Tree tendrá que averiguar la identidad de su asesino.

La película ha sido producida por BlumHouse que en este año ya lleva dos bombazos ultra taquilleros con Split (2017) y Get Out (2017). Por lo que no es difícil imaginar que intenten convertir a Happy Death Day en su Blockbuster halloweeniano, ya que su estreno está previsto para el 13 de octubre en tierras estadounidenses. Es curioso ver como BlumHouse está utilizando la fórmula de transformar el argumento de una comedia, en una cinta de género. Si en Get Out convirtieron Adivina quién viene a cenar esta noche (1967) en algo siniestro y aterrador, ahora le toca el turno a Happy Death Day que convierte la premisa de Atrapado en el tiempo (1993) en un slasher con asesino enmascarado. ¿Adivináis que será lo siguiente?

Volviendo a la película, ha sido co-escrita y dirigida por Christopher Landon que ya había dirigido anteriormente otra título para la BlumHouse, Paranormal Activity: The Marked Ones (2014). Otro de los trabajos de Landon que destacaría es la comedia de terror, Scouts Guide to the Zombie Apocalyse (2015) de la que sólo he oído buenas críticas y que está incluída en mi siguiente visionado.

Salvando todas las distancias del mundo, me recuerda en cierta manera a Scream (1996): un slasher típico con asesino enmascarado, pero con una vuelta de tuerca que le da un toque original y que incluye ciertas dosis de humor que encajan a la perfección con el resto de la película. Y, ¿qué me decís de la máscara que han elegido? Un bebe al estilo del muñeco de Profondo Rosso (1975), que acojona, a pesar de su cara simpática.

Otra de las cosas que me has gustado es que su protagonista, interpretada por Jessica Rothe, conocida por ser una de las secundarias en La La Land (2016), no es la perfecta universitaria, acosada por un asesino. Tree se emborracha hasta tal punto que no recuerda ni dónde se ha acostado, lleva el rímel corrido, dice tacos y va a enfrentarse al destino y su asesino para lograr salir con vida de esta pesadilla. En definitiva, una chica algo más normal que las perfectas y angelicales Final Girls a las que estamos acostumbrados.

No aspiro a que Happy Death Day se convierta en la gran película del 2017, ni muchísimo menos, pero sí en un producto muy entretenido que seguramente llene las salas de cine. Además, cada vez que una película de género que no pertenece a ninguna saga, consigue llegar a las salas españolas es motivo de celebración, ¿no? Pues celebrémoslo a lo grande, hundidos en nuestra butaca y degustando un bol gigante de palomitas, o nachos o pizza porque el día menos pensado encontraremos un asador de pollos en pleno cine, jajajaja.ç



Estreno USA el 13 de Octubre de 2017

Estreno en España el 11 de Noviembre de 2017