viernes, 21 de julio de 2017

LAKE MUNGO (2008)


No se la de gente que me ha podido recomendar esta película, alegando que era uno de los mejores mockumentaries actuales y yo, como voy siempre voy a mi ritmo, no encontraba el momento para verla. No soy especialmente reacia a este formato que se hizo tan popular a finales de los años 90 con The Blair Witch Project (1999) y que hoy en día está un tanto sobrexplotado, especialmente en el cine de terror. De vez en cuando, aparece alguna cinta que destaca sobre las demás y utiliza el recurso de cámara en mano, en su propio beneficio, como en el caso de: Behind the Mask (2006), The Fourth Kind (2009), Afflicted (2013) o The Den (2014). A día de hoy, estos son mis falsos documentales favoritos y, ya os adelanto, que Lake Mungo no ha pasado a ampliar este reducido grupo.

Una joven desaparece mientras pasaba el día con sus padres y su hermano en un lago. Días después se confirma lo peor, Alice ha muerto ahogada y su familia hace frente a la perdida a su manera. La madre contacta con un médium y el hermano se dedica a hacer grabaciones de la casa, en busca de manifestaciones de Alice.

Aunque esta pequeña producción australiana, escrita y dirigida por Joel Anderson, se estrenó en el año 2008, no fue hasta que fue incluida en la programación del After Dark’s HorrorFest del 2010, que se dio a conocer entre en gran público. Una vez vista, me ha sorprendido bastante el grado de aceptación y de buenas críticas que ha recibido la cinta porque Lake Mungo no es una película de terror al uso, sino más bien un drama con tintes sobrenaturales, con un desarrollo excesivamente lento.

Está claro que para las películas que cuentan con un presupuesto muy ajustado, la opción de realizar un mockumentary o Found footage es muy atractiva. En este sentido, Lake Mungo funciona a la perfección, porque en todo momento parece que estamos viendo un documental real: entrevistas de los familiares y de las personas relacionadas con la investigación, videos domésticos, grabaciones de la casa, fotos con destellos fantasmales ….

La película se centra principalmente en el drama que vive la familia y cómo el vacío que ha dejado su hija y algunos sucesos extraños que ocurren en la casa, llevan al hermano a hacer grabaciones nocturnas, al creer que el espíritu de Alice todavía sigue allí. A través de estas grabaciones, irán descubriendo la vida oculta de su hija y cómo ésta tenía algunos secretos que la estaban perturbando. Estos hallazgos, llevarán a la familia al lago Mungo, dónde encontrarán enterrados parte de esos secretos, entre los que se encuentra la grabación que ella misma hizo con su móvil y que supone el momento más terrorífico de toda la cinta.

Pero no os equivoquéis porque, como os he dicho antes, Lake Mungo no es ninguna película de terror, es un drama con algunos toques sobrenaturales que destila tristeza y melancolía por todos lados. Por eso, a pasar de ser una película que no me ha entusiasmado, sí que debo reconocer que ha dejado algo de poso en mí y no dejo de pensar qué fue lo que le pasó a Alice verdaderamente.

Uno de los principales problemas que le veo a la cinta es su desarrollo lento y que tenga algunas líneas argumentales, como las últimas revelaciones sobre las grabaciones nocturnas del hermano, que no se han desarrollado lo suficiente. Me quedé bastante ojiplática con que este hecho no tuviese más relevancia porque termina echando por tierra todo lo visto hasta ese momento.

No sé si habrán sido las grandes expectativas que tenía sobre el supuesto “mejor mockumentary” de los últimos años, pero a mí no me ha impresionado tanto. Reconozco que la calidad de la fotografía, el montaje y los actores es buenísima y que en todo momento, Lake Mungo, podría pasar por un documental real. El problema es que la historia de Alice, su doble vida y el circo que crean a  su alrededor no me parecen lo suficientemente interesantes, ni impactantes para mantenerme enganchada en todo momento.


No sería una película que recomendaría a todo el mundo, como a mi compañera de trabajo, a la que la estoy introduciendo de lleno en en el cine de terror con títulos como: The Descent (2005), Slither (2006), The Mist (2007), Eden Lake (2008) o I saw the devil (2010) (éstas sí que son maratones de peliculones y no las mías, jajajaja) Sería un cinta sólo apta para aquellos que a los que no les moleste  un desarrollo lento y que no teman enfrentarse a un drama sobrenatural, muy de estilo de The Eclipse (2009). Nunca entenderé por qué intentan vender estas producciones como cintas de terror ya que, normalmente, el espectador se siente engañado y esto acaba repercutindo en su impresión de la película.

1 comentario:

  1. No es lo mismo "found footage" que "mockumental". El found footage está hecho con imágenes caseras (falsas), como la Bruja de Blair, pero tiene formato de película. El mockumental tiene imágenes profesionales para imitar el formato documental, aunque lo que cuente sea ficticio, como en "Ocurrió cerca de su casa". Son 2 géneros diferentes, que pueden coincidir en la misma película, como "Holocausto caníbal".

    ResponderEliminar