viernes, 9 de noviembre de 2018

NOCTURNA 2018: FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO DE MADRID


Un poco tarde, pero aquí está mi crónica de lo que fue la VI edición de Nocturna. Un año en el que sólo pude asistir el fin de semana, pero ahí me lo vi casi todo. La verdad es que Octubre fue un mes duro para mi entre la mudanza y el reto de #31DaysOfHorror y esa es la razón por la que no he estado tan activa por el blog y esta revisión del Festival ha tardado un poco más de la cuenta. Pero todo eso ya "casi" ha terminado y el blog vuelve a la normalidad y con mas fuerza que nunca. Así que no me enrollo más y os dejo con todas las películas de las que puede disfrutar en Nocturna 2018 que, salvo un truño de los gordos, el resto fue altamente disfrutable.

THE NIGHT SITTER



La primera película de los viernes por la tarde, suele ser la de la siesta. Después de toda una semana de madrugones y después de comer, que queréis que os diga, pero una sala oscura y cómoda de cine suele ser sinónimo de sueño placentero y si no, que me lo digan a mi en la sesión de Mexico Barbaro (2014) de hace unos años, jejeje. Así que yo que iba dispuesta a caer en los brazos de Morfeo, me encontré con una propuesta entretenida, de ese casi subgénero de las niñeras mortíferas o en apuros chungos. Es curioso como tras su fulgurante aparición como protagonistas de los slasher setenteros y ochenteros con títulos como Halloween (1978) o When a stranger calls (1979), las niñeras, aunque nunca desaparición del  mapa cinéfilo, en los últimos años parecen estar más de moda que nunca, dada la proliferación de títulos con esta temática: Emelie (2015), Better Watch Out (2016) The Babysitter (2017).

Una niñera con intereses ocultos acepta cuidar de un par de niños en la casa del director de un programa de sucesos paranormales de dudoso éxito. Aunque las intenciones de nuestra niñera eran la de robar la casa con la ayuda de sus amigos, las cosas toman un cariz un tanto sobrenatural que ninguno de ellos se esperaba o ¿si?

Lo cierto es que sin ser el producto revelación del año, me pareció una comedia de terror muy entretenida que no permitió que me durmiera ni un minuto y eso que sueño había. La ambientación de la casa en Navidad con sus lucecitas y adornos, la carismática niñera pelirroja con oscuras intenciones que para mi siempre es un +1 (¿para cuando nuestro propio emoticón pelirrojo?), el niño rarito, el repelente al que te gustaría exterminar con tus propias manos y el heterogéneo grupo de amigos, cuya amistad en la vida real, sería un tanto improbable, hacen de The Night Sitter una película sin pretensiones con la que pasar un buen rato.

La saturación de los colores producida por las luces navideñas y una potente banda sonora definen los parámetros de una película en la que la brujería tendrá un importante papel. Ahora las niñeras no sólo tendrán que hacer frente a problemas mundanos, sino a fenómenos paranormales y extrañas criaturas que ansían conseguir el alma de los más pequeños, mientras van dejando un rastro de cadáveres a su paso.

En definitiva, si os gustaron las últimas incursiones en el subgénero de "niñeras en apuros de carácter gore", The Night Sitter puede ser la opción perfecta para un viernes por la noche en el que necesitamos algo entretenido, pero que no nos exija demasiado como espectadores. La dosis de gore es aceptable y contamos con varios giros argumentales en los que nadie es quién parece. ¿Qué más se puede pedir?





HERETIKS




Es complicado escribir la crítica sobre la que creo que fue una decepción generalizada para todos los asistentes de Festival, pero también es bueno advertiros de aquellos productos a los que es mejor no acercarse. La verdad es que no tenía muchas esperanzas puesta en esta película porque no me atrae especialmente el tema de las mojas poseídas o satánicas, pero al estar programada el viernes en la sesión de las 19.15 de la sala principal, una de las de mayor afluencia, me hizo dudar. Pero, la duda me duró los primeros 15 minutos porque ya desde bien comenzada la cinta, supe que no era para mi. Me maldije por haberme tomado una coca cola con toda su cafeína en la sesión anterior, porque hubiese invertido mejor el tiempo durmiendo que viendo semejante truño.

Durante el s. XVII, en Inglaterra, una joven acusada de brujería es salvada de morir ejecutada y enviada a un convento remoto para expiar sus pecados. Pronto descubrirá que el lugar esconde un mal mayor del que acaba de huir. 

El especialista en efectos especiales y maquillaje, Paul Hyett, nos propone en esta ocasión una cinta de terror sobrenatural que no cumple las expectativas creadas con sus anteriores trabajos: The Seasoning House (2012) y Howl (2015). Como punto fuerte destacaría la ambientación en un convento laberíntico, que tramite perfectamente el aislamiento y la frialdad del paraje. Sin embargo, la historia el lenta, aburrida y no consigue captar la atención del espectador, salvo en los últimos 10 minutos dónde se concentra la mayor parte de la acción. Hubo un momento, en que el destino de estas monjas, los poseídos y los zombis, me importaban más bien poco y lo único que quería era que muriesen todos rápido para salvarnos de semejante tortura. 

No tengo muy claro cuáles eran las intenciones de esta película. No cuenta con una protagonista carismática, ni tiene un peso en la trama que nos haga identificarnos con ella. La mayor parte del reparto es eminentemente femenino, salvo por la gran actuación de Michael Ironside, lo mejor de la cinta, y un joven que podría haber sido un punto determinante en la trama y se queda en agua de borrajas. 

Me sorprendió especialmente el maquillaje tan básico de los poseídos: arañazos varios y ojos refulgentes, al ser Hyett un experto en maquillaje. A pesar de este bache, tendremos que seguirle la pista a este joven director británico porque puede seguir sorprendiéndonos como ya hizo anteriormente. 





MIRAI OF THE FUTURE



Todas las películas de animación que he visto en Festivales siempre han sido lo mejor del programa y Mirai no ha sido la excepción. Todos coincidimos en que es una película muy tierna que mezcla realidad y fantasía para contarnos la cruda realidad de lo que le supone a una familia la llegada de su segundo hijo, especialmente para el primogénito.

Un niño de unos 4 años descubre que el jardín de su casa es mágico y que le permite viajar en el tiempo para conocer a sus parientes en diferentes épocas, siempre acompañado de su hermana pequeña del futuro. 

Curioso, ¿verdad? Pues en resumidas cuentas, Mirai nos habla de los celos y problemas que tiene un hermano mayor cuando una nueva hermana llega a su vida y la difícil situación de los padres que ven cómo al nacer su segundo hijo, la vida no es tan sencilla. Sin embargo, todo esto no se relata de una manera convencional, si no que nuestro pequeño protagonista viajará a través del tiempo conociendo a su madre de pequeña, a su abuelo de joven e incluso la visión que tiene su propio perro del tema. Todos estos viajes, le aportan puntos de vista diferentes, con los que su rechazo inicial hacia su nueva hermana, se irán modificando, convirtiéndole en el hermano mayor que aspira a ser. 

Una autentica obra maestra que merece ser disfrutada y que nos invita a emocionarnos y reírnos con rabietas de un niño pequeño que ha dejado de ser el rey de la casa y sus curiosas ocurrencias. Además, la película nos habla de la familia, de cómo se establecen los vínculos entre unos y otros, de la importancia del reparto de las tareas domésticas en el hogar y de cómo el nutrirse de diferentes opiniones y vivencias, crea individuos más maduros y coherentes.

En Mirai no encontraréis terror, pero si mucha fantasía de esa que te enamora y te maravilla. No os la perdáis. No es un consejo, es una orden. 







PLEASE STAND BY



Y, vamos con la que sin duda fue la mayor sorpresa de todo el Festival. Aquí no hay terror, ni fantástico, pero que mas da, si estamos frente a una delicia de película. Os confieso que lo poco que había leído sobre ella no me motivaba en absoluto y si hubiese habido otra alternativa en la sala 2 del Cinesa Proyecciones, me habría ido para allá. Así que me alegro enormemente que no me dieran otra opción y que los organizadores de Nocturna 2018, decidieran incluir Please Stand by en la programación de este año, porque ya os adelanto que alguna lagrimilla sí que se me escapó. 

Una joven autista que vive en un centro especializado decide demostrarle a su hermana mayor que es capaz de cuidar de sí misma, escapando del centro para llevar su guion de Star Trek a un concurso de la productora. 

Aunque a simple vista la premisa puede resultar un tanto absurda, ser testigos de cómo una chica con autismo es capaz de dejar volar su imaginación y escribir un guion de 500 páginas y cómo gracias a su tesón, se lanza a atravesar medio país para ir a entregarlo en fecha, resulta un viaje totalmente emocionante y conmovedor. Seguiremos a Wendy, nuestra protagonista interpretada maravillosamente por Dakota Fanning, a través de sus andaduras en la que se topará con no pocos impedimentos. En primer lugar, su perrito se negará a esperarla en casa y la seguirá incansable, provocando algún que otro incidente, ladrones, accidentes y operarios insensibles, se toparán en su camino.

Una película optimista que nos acerca una visión de mundo diferente, pero no por ello menos valida. Una de las cosas que más me gustan de los festivales de cine a los que he acudido es que me dan la oportunidad de ver películas que se alejan de mis gustos o géneros favoritos y me acaban encantando. Así que a pesar de que Please Stand by no es una película de género, sí tenéis el día sensiblón, podéis darle una oportunidad y os echaréis unas risas y alguna lagrimilla.  




CHILD'S PLAY



¿Qué os voy a contar de una de mis películas favoritas y la primera cinta de terror que vi en el cine? Pues que ha envejecido estupendamente y a día de hoy sigue disfrutándose igual que el primer día.

Para mi fue una experiencia única volver a ver esta película en pantalla grande y nada menos que acompañada por su creador, el simpatiquísimo Don Mancini, cuyas intervenciones arrancaron los aplausos de la audiencia. 

Os dejo la crítica que hice este año de ella con motivo de mi cumpleaños, ya que es bastante completa y hasta la relacioné con El Resplandor (1980) y Terminator (1984). Si es que cuando me entra la inspiración, no hay quién me pare, jajaja. Y, como os dije en aquella ocasión, pienso ponerme manos a la obra y revisar la saga completa, que mi afán de completismo viene pisando fuerte. Además, ya que Mancini nos ha confirmado que habrá serie de televisión sobre el muñeco más mortífero de todos los tiempos, tendremos que tener fresca la saga ¿no?




MANDY



El broche final, nos llegó de la mano de Panos Cosmatos y su Mandy que había provocado controversia a su paso por el Festival de Sitges dónde se llevó varios premios. Mandy es una una de esas películas que amas u odias y yo me posiciono más cerca de la primera. No es que me vuelva loca por ella, pero me pareció una propuesta de lo más loca, desenfrenada y rara que disfruté a lo grande. Lo cierto es que en Nocturna, ya se está convirtiendo casi en una tradición que Nicolas Cage cierre el Festival con una explosión de adrenalina que nos deja a todos exhaustos y con la cabeza vuelta del revés.

Éste ha sido mi primer acercamiento a Cosmatos, pero dada la satisfacción que me ha proporcionado no tardaré en ver su ópera prima, Beyond the Back Rainbow. A grandes rasgos, Mandy nos presenta una pareja que vive feliz en una cabaña en el bosque, cuando son asaltados por un extraño culto satánico que rapta a la mujer. Será en este momento cuando, Red Miller (Nicolas Cage) emprenderá una sangrienta venganza contra todos aquellos que han osado separarle de su amada Mandy. Está sería una descripción muy escueta porque esta película es mucho más transcendental, nos adentra en un universo propio, casi cósmico, en el que los motoristas cenobitas mutados y los frikis satánicos son toda una realidad.


La película se divide en dos partes muy bien diferenciadas. Una primera que dura alrededor de una hora, en la que se presenta a los personajes: la feliz pareja y su idílica relación, los frikis de Jesús y su extraño culto satánico y los motoristas infernales que parecen haber sido convocados por éstos. Una vez se produce el conflicto, el rapto de Mandy, nos adentramos de lleno en la segunda parte, caracterizada por una estética psicodélica en la que los tonos rojizos son los protagonistas y una potente banda sonora que nos arrastra irremediablemente a esta espiral de violencia, gore y personajes sin escrúpulos que parecen sacados directamente del infierno. 

Reconozco que esta película puede no ser del gusto de todo el mundo porque es una autentica empanada mental, pero tan loca y visualmente atractiva que hay que dejarse llevar y disfrutar de una cinta cargada de homenajes y referencias a películas de acción y terror de los 80 y 90. ¡¡Un aplauso para Cosmatos por traernos semejante bizarrada!!





Y, hasta aquí dio de si la VI edición de Nocturna que aunque sólo pude disfrutarla durante el fin de semana, fue de lo más intensa y especial. No sólo por poder disfrutar una vez más de Child's Play en pantalla grande con el gran Don Mancini, si no también por todos los amigos y horror lovers a los que pude conocer y es que somos un gran familia que crece y se multiplica como los Gremlims, jajaja. Mi agradecimiento mas especial a Marisa y todo el departamento de Prensa por tratarme siempre con tanto cariño y hacerme sentir siempre tan especial. De verdad que sólo pensar que tenemos que esperar otro año para una nueva edición de Nocturna, me dan ganas de echarme a llorar, pero estoy expectante por ver todo lo que nos traen Sergio Molina y su equipo porque cada año se superan. 


¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Larga vida a NOCTURNA y nos vemos en 2019!!!!!!!!!!!!!!!!!




martes, 23 de octubre de 2018

NOCTURNA 2018: FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO DE MADRID


Lo despacio que pasa el tiempo esperando la próxima edición de un Festival, ¿verdad?. Todos oímos o hemos dicho alguna vez: ¡Las vacaciones se me han pasado volando! ¡No me enterado del fin de semana! pero, ¿habéis oído a algún horror lover decir lo rápido que se le pasa el tiempo entre edición y edición de un Festival? Eso nunca, lo vivimos como una agonía, como una espera interminable que parece que no llegará nunca. Pero como todo en esta vida acaba llegando, la VI edición de Nocturna ya está aquí y desde hoy hasta el 27 de Octubre podremos disfrutar en la capital del mejor cine de terror y fantástico de este 2018 en el Cinesa Proyecciones, principal sede del Festival.

La verdad es que es un alegría poder disfrutar de este festival aquí en Madrid, ya que para los que no pudimos disfrutar del Festival de Sitges otro años más, tenemos la oportunidad de ver grandes películas y disfrutar del ambiente único que se genera en estos eventos. Es poco habitual que en nuestros círculos de amigos abunden los aficionados al cine de terror, aunque yo tengo la suerte de tener a mi gran amiga @andalhaia que le gusta casi tanto como a mi. Sin embargo, este problema desaparece en los festivales ya que todo el mundo comparte tu pasión, puedes pasarte horas comentando y hablando sobre películas y directores y además, se aprende un montón de compañeros mucho más expertos en la materia. Yo siempre digo que si existe el Paraíso, el mio será lo más parecido a una sala de cine en un festival de terror, así que en breve, tocaré el cielo con los dedos, jajaja.

El programa que nos ha preparado Nocturna este año viene cargado de grandes títulos que ya han triunfado por los festivales dónde han pasado. Para la inauguración, no podía haber mejor elección que la nueva película de Halloween dónde veremos la revancha de Laurie Strode, 40 años después, ya que esta cinta es una continuación directa de la película original de 1978 e ignorará lo ocurrido en el resto de películas de la franquicia. También podremos disfrutar de lo nuevo de Pascual Laugier, al que conocimos con la impactante Martyrs (2008). En esta ocasión nos presenta Ghostland, en la que otro par de chicas tendrán que enfrentarse a los extraños sucesos que tienen lugar en la casa de su infancia. Aterrados, el thriller sobrenatural que ha arrasado en Argentina y que está triunfando en los festivales de medio mundo, sobre unos extraños seres con un insaciable gusto por la sangre. Entre las que más me apetece ver está What keeps you alive, el nuevo trabajo de Colin Minihan que nunca me ha defraudado y que, en esta ocasión, nos trae un survival con dos protagonistas femeninas que jugarán a un sádico juego del gato y el ratón. También parece interesante, principalmente por su actriz protagonista, Yvonne Strahovsky, He's Out There, en la que la famosa actriz de Housemaid's Tale será una madre que tendrá que luchar contra un misterioso psicópata que ha elegido a su familia como objetivo. Para la clausura contaremos un año más con Nicolas Cage y su Mandy, en la que da vida a un hombre roto de dolor que emprende una persecución por el desierto para dar caza a la secta que ha acabado con el amor de su vida. En definitiva, otra locura de sangre y gore que será todo un disfrute festivalero para despedirnos de esta edición de Nocturna por todo lo alto 

Entre las actividades paralelas que se montan alrededor de Nocturna, contaremos con la presencia de Don Mancini que recogerá el Premio Maestro del Fantástico. Mancini impartirá una Masterclass en la que quizá nos hable sobre la noticia que ha saltado a las redes sociales en los ultimas semanas, acerca de una serie de televisión sobre Chucky que se está preparando. Además, uno de los momentos más especiales del Festival, o por lo menos para mi, será la proyección en pantalla grande, como la vi en su estreno, de Child's Play (1988) por su 30 aniversario, con la presencia del mítico director en la sala.

También este año, en la sala Berlanga de la Fundacion SAGAE, nueva sede del Festival, se hará un homenaje a los 50 años del Fantaterror con la proyección de: La marca del Hombre Lobo (1968), La semana del asesino (1972), Pánico en el Transiberiano (1972), La novia ensangrentada (1972) y No profanar el sueño de los muertos (1974). Sin olvidar que, como otros años, la  Cineteca será la segunda sede del festival y allí se proyectarán algunas de las películas de la sección Oficial. 

El forum de Fnac Callao acogerá los eventos culturales paralelos al festival como: encuentros con directores, mesas redondas sobre fanzines fantásticos y cómics y hasta una master class impartida por el creador de efectos especiales de maquillaje Oscar del Monte. Es una lástima que todas estas actividades se hagan entre semana, en horario de mañana porque tienen un pinta muy interesante y por temas de trabajo, me va a ser imposible asistir.

Una de las actividades mas curiosas de este año es la Fiesta de Halloween que se celebrará el viernes 26 de Octubre a partir de las 20.30 en el Generator Hostel de Madrid, donde todo el mundo podrá acudir disfrazado.

Como todos los años por estas fechas, se me complica un poco la existencia y no sabré hasta última hora a qué películas podré asistir. Pero no os preocupéis porque os iré actualizando por twitter mi día a día en Nocturna 2018 para que no os perdáis nada de lo que se cuece en el Festival. Os dejo aquí el programa del Festival para todo aquel que quiera acudir.


 ¡¡¡¡Qué empiece lo bueno, qué empiece Nocturna!!!!!






viernes, 28 de septiembre de 2018

31 DÍAS DE TERROR - ESPECIAL HALLOWEEN


Pues sí queridos horror lovers, nuestro mes favorito está a la vuelta de la esquina y es que en Octubre el Terror está más de moda que nunca. Las webs y revistas de cine sacan sus especiales de cine de terror, mientras los norteamericanos comienzan con los preparativos para su fiesta de Halloweeen (¡qué envidia!). Como cinéfila, una práctica que siempre me ha llamado mucho la atención es el reto de #31DaysOfHorror que se extiende como la pólvora en estas fechas. Como su propio nombre indica, consiste en ver una película de terror cada día de Octubre y todo el mundo elabora sus listas con 31 películas para pasar un mínimo de 90 minutos diarios frente a la pantalla.

Debido a que mis planes para acudir este año al tan ansiado Festival de Sitges se han vuelto a truncar, he decidido unirme a este reto para mantenerme muy ocupada y que la envidia no me corroa. Así que para que no me chirríen mucho los dientes cuando vea todos los tweets y oiga todos esos podcasts que nos contarán las maravillas que están viendo en Sitges, he elaborado la que para mí es la mejor y más completa lista de películas de terror de la historia, jajaja. 

El criterio que he usado para elegir las cintas ha sido muy sencillo: Quería estar en paz con la horror bloguer que hay en mí y ponerme al día con todos esos clásicos modernos que todavía no me explico como no he visto y ver también alguna que otra película más actual, pero no por ello menos valiosa. La selección es muy variada, hay películas asiáticas, italianas, mexicanas, con zombis, caníbales, psicokillers y hasta de animación. Más no se puede pedir.

Si os soy sincera Candyman (1992) sí que la había visto en su momento, pero tenía ganas de revisionarla desde que me enteré que Jordan Peele estaba preparando su remake. Por el resto, si queréis podéis crucificarme por no haberlas visto todavía, pero en breve le voy a poner solución así que, ¿por qué no hacéis vosotros lo mismo y rescatáis esas películas que os da miedo confesar que no habéis visto? A no ser que seáis Jorge, de la cuenta de @horrorlosers que él no debe tener nada pendiente porque se lo ve TO-DO, jajaja. 


  1. A DARK SONG (2016)
  2. THE VANISHING (1988)
  3. POSSESSION (1981)
  4. RE-ANIMATOR (1985)
  5. CRONOS (1993)
  6. CANNIBAL HOLOCAUST (1980)
  7. SYMPATHY FOR LADY VENGEANCE (2005)
  8. PARANORMAL ACTIVITY (2007)
  9. BRAINDEAD (1992)
  10. VIDEODROME (1983)
  11. FROM BEYOND (1986)
  12. THE STEPFATHER (1987)
  13. THE ENTITY (1982)
  14. TROUBLE EVERY DAY (2001)
  15. PULSE (2001)
  16. SANTA SANGRE (1989)
  17. V/H/S (2012)
  18. FREAKS (1932)
  19. FADE TO BLACK (1980)
  20. NO PROFANAR EL SUEÑO DE LOS MUERTOS (1974)
  21. LA CHIESA (1989)
  22. SEE NO EVIL (2006)
  23. SOMOS LO QUE SOMOS (2010)
  24. BYZANTIUM (2012)
  25. O APOSTOLO (2012)
  26. IT'S ALIVE (1974)
  27. CANDYMAN (1992)
  28. DARK WATER (2002)
  29. FUNNY GAMES (2007)
  30. THE PROPHECY (1995)
  31. DUMPLINGS (2004)

 NORMAS VISIONADO:

* No seguiré el orden estricto de esta lista para ver las películas, sino que lo haré de manera aleatoria, dependiendo del estado de ánimo y lo que me apetezca cada día.

* Podréis hacer el seguimiento de las películas y sus valoraciones en mi cuenta de twitter @justaida3, bajo el hastag:#BP31DaysOfHorror.


* Todos podéis utilizar este hastag, tanto los que estéis siguiendo esta lista de visionado, como los que tengan la suya propia. Lo importante es compartir qué películas estamos viendo en honor de Halloween.

* Pondré todo de mi parte para poder ver las 31 películas, pero me espera un mes muy ajetreado en el reino y además, tengo el Festival Nocturna de Madrid a finales de mes. 

* No sigas leyendo y ÚNETE a #BP31DaysOfHorror 


miércoles, 26 de septiembre de 2018

POD (2015)


Llevaba mucho tiempo queriendo ver esta película, ya que aparecía en prácticamente todas las listas de cintas infravaloradas que tanto me gustan y a los que soy un tanto adicta. Lo cierto es que la espera ha merecido la pena y, a pesar de ser una película de bajo presupuesto, con una premisa sencilla y puede que excesivamente alargada y previsible, consiguió mantenerme enganchada a la pantalla durante sus poco más de 75 minutos.

Como os he comentado, el argumento de POD es bastante sencillo, hasta dónde se puede confesar sin caer en spoilers: Después de recibir un inquietante mensaje de su hermano, un veterano de guerra con problemas psicológicos que vive aislado en una cabaña junto al lago, Ed y Lyla deciden ir a buscarlo. Una vez allí, ven como éste esta sufriendo lo que ellos piensan es un nuevo brote psicótico, ya que afirma tener encerrado a un Pod en su sótano y estar siendo víctima de una conspiración. 

La película ha sido escrita y dirigida por Michael Keating, un joven director al que la mayor parte conoceréis por sus más recientes trabajos: Darling (2015), Carnage Park (2016) o Psycopaths (2017). Keating que comenzó como becario nada más y nada menos que en la Blumhouse, es un gran fan del cine de terror y actualmente presenta un programa de entrevistas en Shudder, el canal de streaming dedicado al terror y que todo horror lover desearía tener en su país. En dicho programa, The Core, Keating invita a directores y actores como: Adam Green, Danielle Harris, Simon Barret o las hermanas Soska para hablar acerca del terror y de cómo se realizan los efectos prácticos que vemos en las películas. No se a vosotros, pero yo necesito ver este programa ya mismo. 

Según apunta Keating en una entrevista concedida a Bloody Disgusting, se inspiró en la conocida serie de los años 60, The Twilight Zone (1959-1964) para escribir el guion de esta película porque quería representar el terror como una entidad que se contagia de unos a otros. La paranoia que empieza a hacer mella en todos ellos, se contagia como una especie virus o quizá haya algo más...

La trama de POD es bastante simple y su éxito reside casi totalmente en la credibilidad que le demos a sus tres personajes principales. En los primeros minutos de la cinta, vemos como Martin, el ex militar, está persiguiendo algo por un bosque nevado mientras, por otro lado, presenciamos la difícil relación de sus hermanos, discutiendo sobre si es conveniente ir a buscar a Martin o no. Una vez llegan a la cabaña, situada en un paraje nevado y desolado, nos adentramos en una atmósfera claustofóbica e inquietante, al ver el bunker en el que ha sido transformada la cabaña. Un lugar sucio, con puertas y ventanas tapiadas que responden a la paranoia de Martin que cree ser la víctima de una teoría de la conspiración perpetrada por el gobierno. La tensión va en aumento, a medida que éste empieza a perder contacto con la realidad, Lyla parece darle credibilidad a la paranoica postura de su hermano y el pobre Ed se siente desbordado al encontrase sin apoyos. Pero y ¿si todo lo que está contando Martin no es producto de su mente enferma y es real? Éste es el principal juego de este thriller psicológico, arrastrarnos hasta el extremo de no saber qué va a ocurrir a continuación e incrementar nuestra tensión a cada minuto. 


Aunque la película es de bajo presupuesto y eso se nota en la escasez de personajes y  localizaciones, han sabido muy bien como exprimir sus recursos a la perfección para deleitarnos con este tenso thriller que se guarda algún que otro giro argumental bajo la manga y que me dejó con la boca abierta. Debido a esta escasez de medios, en la segunda mitad de la cinta abundan los planos oscuros y los movimientos de cámara frenéticos, pero  encajan perfectamente con el tono de la película. Además, cuando se tiene que ver algo, se ve de manera bastante explicita. 

Tampoco quiero que penséis que POD es una de esas joyas ocultas de las que muchas veces os hablo porque algunos fallos. En primer lugar, la trama al ser tan simple, hubiese funcionado mejor como el capítulo de una serie y aunque tiene un metraje de tan sólo 75 minutos, hay varias partes, como la presentación de los hermanos, que se notan excesivamente alargadas. Por otro lado, las interpretaciones de los tres personajes principales, de los secundarios no tengo ninguna queja, me parecieron bastante exageradas. Lauren Ashley Carter interpreta a esa hermana que se echa un chorrete de whisky en el café del desayuno y que piensas que va a ser un personaje interesante, pero se acaba convirtiendo en la típica chillona que no aporta mucho. Por su parte, Brian Morvant que da vida al exmilitar con problemas psicológicos abusa bastante de los ticks nerviosos y de sus gesticulaciones de loco. Y, por último tenemos a Dean Cates, en el papel del hermano escéptico y analítico, que fue la actuación que más me convenció, a pesar de que las decisiones  que toma su personaje son un tanto estúpidas: si tu hermano inestable te ha reiterado que no entres en la cabaña, no es muy aconsejable que te saltes a la torera sus indicaciones y vayas con tu hermana porque luego, pasan cosas...

POD me ha convencido y también soy de las que piensan que, a pesar de sus fallos, es una película muy digna e injustamente infravalorada que merece ser rescatada. Además, después de todo lo que he averiguado acerca de la carrera de Michael Keating, ha despertado mi interés por ver el resto de su filmografía, ya que os confieso que ésta ha sido mi primera incursión en su obra. POD me parece una película muy interesante para ser su segundo trabajo y demuestra una vez más, que muchas veces sólo se necesita una buena idea y ganas de llevarla a cabo, para conseguir una producción más que decente. ¿Qué es un tanto engañosa? ¿Qué es previsible? No os digo que no, pero a veces el camino es lo más interesante y el final de esta película no es ni mucho menos decepcionante. 

El cartel promocional de la cinta no puede ser más desafortunado. Por un lado, la imagen no representa a nada que aparezca en la película porque no hay ningún huevo Alien eclosionando a lo loco y por otro, comparar a esta pequeña producción con X-Files es bastante pretencioso y genera unas expectativas que pueden conducir a una decepción de caballo. Es mucho mejor acercarse a POD sin ningún tipo de pretensión, ni idea preconcebida, pero lo que tenéis que evitar a toda costa, es el trailer porque os arruinaría el quiz de la trama de un plumazo.

jueves, 20 de septiembre de 2018

THE RUINS (2008)


No se por qué no os había reseñado antes The Ruins porque es otra de esas películas que no han recibido la atención y el reconocimiento que se merece. Parece que he venido de las vacaciones con espíritu reivindicativo y viendo que la anterior propuesta, House of Wax (2005) ha tenido muy buen recibimiento y muchos de vosotros la valoráis tanto como yo, quizás vaya siendo hora de sacar a la luz esas cintas que no aparecen en las listas de lo mejor del terror, pero que sin duda no proporcionan grandes dosis de diversión, tensión y sangre, mucha sangre.

The Ruins nos presenta a un grupo de 4 amigos que se han ido de vacaciones a Cancún, pero que a penas han salido del hotel y la playa durante su estancia. Un día conocen a un mochilero alemán, Henrich, que les propone visitar unas ruinas mayas recientemente descubiertas, en las que se encuentra su hermano con su nueva novia, arqueóloga de profesión. A la mañana siguiente, emprenden el viaje hacia las ruinas, pero una vez allí, les recibe un grupo de nativos muy poco hospitalarios que les amenazan con armas y les impiden salir del lugar. 

El guión es una adaptación llevada acabo por el propio autor de la novela homónima, Scott B. Smith. El libro, alabado por todo el mundo, hasta por el mismísimo Stephen King, ha despertado mi curiosidad, sobretodo porque existe una gran polémica en torno a la adaptación, ya que Smith se tomó ciertas licencias en el guion que para los fans de la novela no eran necesarias. Como el género de terror es algo que quiero empezar a cultivar en el campo de la literatura, no he podido evitar hacerme con un ejemplar de la novela para comprobar por mi misma, si es tan maravillosa como apuntan. The Ruins fue la ópera prima con la que Carter Smith, conocido por su trabajo como fotógrafo de moda, decidió abrirse paso en la meca del cine. Ya había hecho sus pinitos en la dirección en varios cortometrajes y tras está película, ha seguido trabajando en ellos y sólo ha dirigido otro largo más, Jamie Marks is dead (2014), un drama sobrenatural con bastante con buen pinta.

Lo que más me gusta de esta cinta es que parte de una premisa mil veces vista: el grupo de amigos norteamericanos que se van de viaje a un país exótico y allí les suceden cosas, nunca buenas. En este caso, no ligan con quién no deberían como en Hostel (2005), ni van a parar a un lugar dónde los donantes de órganos escasean como en Turistas (2006), ni se topan con lugareños indeseables como en And Soon The Darkness (2010), remake de la versión británica de 1970. Aquí el problema va estar relacionado con la Madre Naturaleza y ya sabemos que cuando ésta se pone dura, no hay quien la pare.

Es interesante y digno de admirar como en una cinta en la que sus dos últimos tercios transcurren en un escenario bastante reducido, la cima de las ruinas de una pirámide azteca, la tensión y el ritmo no decaen en ningún momento. Me gusta especialmente que la acción se centra en un lugar al aire libre y a plena luz del día y no por ello deja de ser menos aterrador y asfixiante. 



Reconozco que una de mis debilidades en el cine de género es el body horror y estás películas suelo disfrutarlas mucho, principalmente si los efectos de maquillaje son buenos. En este caso, no es que el virus que les ha infectado sea tan agresivo como el come-carne de Cabin Fever (2002), pero es interesante ver como jóvenes perfectamente sanos empiezan a sufrir los efectos de un parásito que se ha metido en su piel y como esto puede llegar a obsesionarles y hasta volverles locos. 

Desconozco si la arrogancia que suelen mostrar los americanos en este tipo de películas es real o simplemente un estereotipo, pero no pueden dejar de chirriarme afirmaciones como la que lanza uno de los personajes que viene a decir que: "alguien vendrá a rescatarlos porque cuatro turistas americanos no pueden desaparecer del mapa sin más". Parece que si eres de otro país, como el personaje alemán de la cinta, esfumarse sin que nadie se percate, debe estar a la orden del día. Además, a este personaje no se le ocurrió pensar que aunque los encuentren, quizá sea demasiado tarde para todos ellos. Lo que está claro es que si eres norteamericano, lo tienes bastante complicado en la vida: si viajan al extranjero, ya os he contado algunas de las cosas que les pueden pasar, si viajan por el país, no es que les vaya mucho mejor: Texas Chainsaw Massacre (1974), The Hills have eyes (1977), Wrong Turn (2003), ... y si deciden quedarse en casa: Funny Games (2007), The Strangers (2008)You're Next (2011), ...

En cuento al reparto, las actuaciones de todos son solventes y creíbles. Los rostros más conocidos son los de Jena Malone a la que todos descubrimos en Donnie Darko (2001) y el de Shawn Ashmore que aparecía en la película que inauguró este blog, Frozen (2010) y que ha participado en la franquicia de X-Men. Pero si hay una actuación que destaca sobre las demás, esa es la de Laura Ramsey, en cuyo personaje, el deterioro y el sufrimiento es tan palpable que traspasa la propia pantalla. 

Las dosis de sangre y escenas desagradables no faltarán en esta producción, en la que en algunas ocasiones, nos costará incluso mirar a la pantalla. Sólo puedo deciros que hay unas escena igual de impactante que la depilación de Cerina Vincent en la antes mencionada Cabin Fever.

En definitiva, ya habréis notado por mis palabras que me encanta esta película y que nunca dejaré de recomendarla. Una premisa sencilla que nos transporta hasta la piel de unos personajes en la que no nos gustaría estar. Prepararos para una hora y media de pura tensión y desesperación, mientras os adentráis en la selva mexicana.



lunes, 17 de septiembre de 2018

MAYHEM (2017)


Soy muy fan de esas películas que sacan a la luz los más oscuros deseos de una parte de la población del mundo occidental: liarte a palos y exterminar a algún compañero de curro, incluso a tu propio jefe. Todos lo hemos pensado alguna vez en nuestra vida y en esta época que nos ha tocado vivir de contratos temporales y precarios, parece que las películas de esta temática han proliferado como la espuma: Bloodsucking Bastards (2015) o The Belko Experiment (2016). Aunque las causas que provocan la violencia dentro de la oficina son diferentes en cada caso, siempre acaban con ejecutivos, secretarias y administrativos como auténticos psicokillers masacrándose unos a otros. 

Un virus que provoca que la barrera del respeto y el autocontrol desaparezcan y que los instintos más primarios como la violencia y el sexo afloren sin ningún tipo de freno, ha infectado un bloque de oficinas. El edificio está cerrado por cuarentena y un empleado que acaba de ser despedido, intentará abrirse paso a través de este jungla, para poder llegar hasta la última planta dónde se encuentra el departamento ejecutivo y convencerles de que revoquen su decisión. Para ello contará con la ayuda de una atractiva abogada que también quiere presentarle su causa al mandamás del edifico.

El responsable de este festival de sangre y grapadoras asesinas es Joe Lynch, al que sólo conocía por Wrong Turn 2: Dead End (2007) y la verdad es que preferiría no acordarme de ella. Con una estética de videoclip y un ritmo trepidante, Lynch consigue que su propuesta, lejos de aburrirnos al tener una premisa vista recientemente, nos parezca un producto refrescante y muy entretenido. Aunque la película destaca por su humor negro y una violencia de lo más chusca, esto no significa que Mayhem pretenda, a su manera, criticar la avaricia y el despotismo de las grandes corporaciones. 

La cinta está protagonizada por Steven Young, el chino de Walking Dead que se ve que su técnica de aniquilar zombis, le sirve igualmente para los infectados y rabiosos. A su lado, la impresionante Samara Weaving, de la que todos nos enamoramos en The Babysitter (2017). La química de la pareja, en cuento a compañeros de armas, es muy buena porque todo lo demás resulta altamente increíble. Aunque la vis cómica y macarra de Weaving ya la conocíamos y nos funciona, con Young tengo mis dudas. Me parece un actor muy inexpresivo y con un registro interpretativo muy limitado como para que el peso de toda la película recaiga sobre sus hombros.



El estallido de violencia que transforma a los ejecutivos en asesinos sin escrúpulos, se debe al virus ID-7 que convierte a los infectados en seres rabiosos. El único rasgo físico que los diferencia es que tiene uno de los ojos inyectado en sangre, así que el ahorro en efectos de maquillaje es considerable, pero no menos efectivo. Hay que tener en cuenta que el edificio en el que se encuentran ha sido puesto en cuarentena por sanidad o el ejército mientras hace efecto un antídoto que han lanzado por los conductos del aire y que en 8 horas erradicará el virus. Los cambios físicos no podían ser muy notables si a las 8 horas se pueden ir todos a su casa tan a gusto, ¿no os parece?

La película no se limita a presentarnos una Battle Royale de oficina, si no que sus dos protagonistas, antagónicos en un primer momento, aúnan esfuerzos para conseguir un objetivo y nosotros, como espectadores, los seguimos en su "hazaña épica". Digo antagónicos porque, en un primer momento, el personaje interpretado por Young, Derek Cho, es un abogado de renombre en la firma que ha ido perdiendo su integridad y su alma, es pos de una ambición desmedida con una total falta de escrúpulos. Sin embargo, Melanie Cross a la que da vida Weaving es una abogada que está luchando porque un tiburón empresarial como es la empresa de Cho, no deje a personas desfavorecidas sin su casa. El virus y una causa común: presentar sus quejas ante el director de la firma, harán que luchen contra todos los ejecutivos y oficinistas que quieren hacerles frente. Ataviados con material de obra, imperdible la destreza de la Weaving con una pistola de clavos, la sangre, amputaciones y heridas surgirán por doquier.

Los enemigos están en los pisos de arriba y nuestros protagonistas, como si de un videojuego se tratara, tendrán que ir subiendo planta a planta, para conseguir la llave que los lleve al siguiente nivel. En la cima tendrán que enfrentarse con "La Sirena", la mano derecha del jefe y con "La Muerte" un jefe sin escrúpulos, ni humanidad, totalmente estereotipado, que no dejará que Cho se salga con la suya. 

En definitiva, Mayhem no es una película perfecta, pero dudo que alguien pueda aburrirse con ella. La música y el ritmo de la cinta son frenéticos y te mantienen pegado a la butaca esperando a ver cuál será la siguiente barbaridad que aparezca en pantalla. La violencia extrema, unida al humor negro, funciona a la perfección y en la comparativa inevitable con The Belko Experiment (2016), para mies una clara vencedora. Gana en diversión y gamberrismo a la cinta de Mc Lean, sin desmerecer a ésta. No esperaba mucho de Mayhem por ser una premisa muy repetida en los últimos años, pero la verdad es que me ha sorprendido y me pareció una propuesta de los más refrescante, perfecta para un Festival o para una noche de amigos y cervezas en casa.



lunes, 10 de septiembre de 2018

HOUSE OF WAX (2005)



Las vacaciones se acaban y toca volver al trabajo y a la rutina. ¿Depresión? Ninguna, el otoño siempre es la época preferida para los horror lovers y no sólo porque se celebre nuestra fiesta por excelencia, Halloween, sino porque en estas fechas se concentran la mayor parte de festivales de cine de terror de nuestro país. 

Seguro que os preguntaréis porque he elegido esta película para mi regreso y la respuesta en muy sencilla: he visto mucha película mediocre durante el verano y decidí revisar una cinta que sabía perfectamente lo que me iba a ofrecer: argumento simple, muertes espectaculares y entretenimiento. Hay veces que no le exijo más a una película, no siempre vamos a encontrar joyas como It Follows (2014)The Witch (2015) o Get Out (2017) , pero hay rachas cinéfilas en las que conseguir estos tres sencillos requisitos es tarea imposible.

Antes de hacer correr a Liam Nesson por todo el mundo intentado salvar a su familia y al mundo entero de terroristas despiadados, el director español afincado en EEUU, Jaume Collet-Serra nos traía un slasher rural que bien podría definirse como una mezcla de The Texas Chainsaw Massacre (1974) Tourist Trap (1979): Un grupo de amigos hacen un viaje por carretera para asistir a un importante partido de fútbol, pero deciden descansar la víspera y acampar por el camino. A la mañana siguiente, uno de los coches ha sufrido una "avería" y un lugareño se ofrece a llevarles a la gasolinera de un pueblo cercano. Mientras esperan que el dueño de la gasolinera les traiga la pieza que necesitan, deciden visitar la impresionante Casa de Cera de Trudy. Quedan asombrados por el realismo de las esculturas de cera, pero para cuando descubran el secreto de tal artesanía, quizás sea ya demasiado tarde para todos ellos.

Como la mayor parte de vosotros ya sabréis, esta película es el remake protagonizado por Vicent Price de la House of Wax (1953), que a su vez lo era de Mystery of the Wax Museum (1933). Aunque las dos primeras versiones comparten el mismo argumento y tono, lo cierto es que la producción de Collet-Serra, sólo toma prestado el título para crear una cinta que nada tiene que ver con sus predecesoras, si no mas bien con un slasher rural protagonizado por adolescentes que morirán de las maneras más sanguinarias posibles. La cinta de Collet-Serra se enmarca en una época, la de finales de los 90 y principios del 2000, en la que proliferaban los remakes de la época dorada del terror: House on Haunted Hill (1999), Thirteen Ghost (2001), The Texas Chainsaw Massacre (2003), Dawn of the dead (2004) o Toolbox Murders (2004).

Todos recordamos House of Wax por la participación de Paris Hilton y la posibilidad de verla morir a manos de un psicokiller, pero lo cierto es que estamos ante una película bastante digna y con algunos elementos notables. Es cierto que tenemos al típico grupo de adolescentes atractivos y sin demasiadas neuronas que quieren ir a un partido de fútbol y mientras tanto se entretienen bebiendo o practicando sexo, pero la ambientación de Ambrose, el pueblo dónde está situada la casa de cera de Trudy y el propio museo, son de lo más tétrico y mal rollero. No sólo es increíble el realismo de todas las esculturas de cera, así como los muebles y cualquier otro detalle realizado en este material, si no que el taller dónde el villano realiza sus trabajos con todos esos artilugios y aparatos que parecen sacados del imaginario del Dr. Frankenstein, es absolutamente sobrecogedor.  

Otros de los aspectos a destacar de la cinta son la violencia y la abundancia de hemoglobina en su segunda mitad. No es muy habitual ver a la final girl de un slasher, ser mutilada durante la trama, ni que Paris Hilton realice una actuación decente y además tenga la muerte más espectacular de toda la cinta. Por otro lado, no deja de ser interesante la curiosa técnica de creación de las estatuas de cera (que con esa técnica también las hago yo).



Puede que a muchos de vosotros no os funcione el clímax de House of Wax porque os parezca un tanto fantástico ver una mansión derritiéndose pero, ¿qué me decís de un psicokiller como Michael Myers que muere y revive como si fuera un gato con 7 vidas? Pues lo dicho, que una vez aceptado lo increíble, hay que disfrutar de esta escena de acción trepidante que nos ofrece la pantalla, en la que los dos protagonistas intentan escapar de una casa que se derrite literalmente bajo sus pies, mientras son perseguidos por los artífices de esta atrocidad. Sin duda, un disfrute digno como colofón de la cinta y un despliegue de efectos especiales muy bien ejecutados. Bien es cierto, que al final se guardan un último e innecesario giro de la trama, que podría dejar la puerta abierta a una posible secuela que de momento, no se ha realizado. 


Lo que más puede perjudicar al visionado de House of Wax es su ritmo, excesivamente lento en ocasiones. El planteamiento de los chicos, su partido de fútbol y su acampada se alargan durante bastante tiempo, hasta que nos deleitan con la primera muerte. Pero, por otro lado, el excesivo metraje de la cinta, 108 minutos, nos permiten un desarrollo más profundo de alguno de los personajes. La difícil relación de la protagonista, Carly, interpretada por Elisha Cuthbert, muy de moda en esta época gracias a la serie 24 (2001-2010), con su conflictivo hermano o la historia detrás de los asesinos que queda muy bien hilvanada y explicada. 

En definitiva, House of Wax no es una gran película, pero sí un slasher rural que destaca por su brutalidad y mal rollismo. Además, ese museo de cera tan tétrico y escalofriante que nos recuerda, sin duda, al de Tourist Trap (1979) y el clímax final con todo derritiéndose, paredes que parecen mantequilla y litros y litros de cera, no tiene desperdicio. Si todavía no os he convencido para un revisionado, tened en cuenta que la muerte de Paris Hilton es digna de rememorar y que sólo así seréis capaces de saciar vuestras ansias de haterismo contra la celebrity, jejeje.


lunes, 6 de agosto de 2018

ANIMALES MORTÍFEROS: RANDOM

Dibujo del artista R.J. Palmer

Llegamos a la última entrega de este especial de verano sobre animales mortíferos en el cine de terror, con la que he disfrutado de lo lindo, viendo películas más malas que buenas, aunque a todos nos ha divertido, dado el éxito de estas entradas. Como no podía ser de otra manera, he dejado lo mejor para el final, así que os he preparado una selección de animales variados, reales y fantásticos, orientados igualmente al verano, para incrementar un poco más los temores que acudirán a vuestra mente, cuando vuestros pies se metan en el agua de la playa. Os acordaréis de mi, me odiareis un poquito, pero yo habré conseguido mi objetivo,jajaja.

Como cada película va sobre un animal diferente, os hablaré de sus características, en cada una de las entradas, para que conozcáis mucho mejor a estas bestias. No os relajéis demasiado cuando os hable de seres fantásticos porque recordad que sólo se ha explorado un 5% de los océanos y allí abajo, puede haber cualquier cosa....



DEEP RISING (1998)




Si os soy sincera, no había oído hablar de esta película hasta que no investigué qué cintas iba a incluir en esta sección, pero para mi sorpresa ha sido una de las que más he disfrutado en todo este especial veraniego. Deep Rising no es una película buena, ni muchísimo menos, es más bien una mala versión acuática de Alien (1979), pero muy entretenida y disfrutable.

El capitán de un pequeño barco y su equipo, han sido contratados para transportar a un grupo de mercenarios hasta un trasatlántico de lujo que se encuentra en el mar de China. Cuando nuestros protagonistas suben a bordo, descubren que el barco está desierto y hay mucha sangre por todos lados. No tardan en dar con un puñado de supervivientes que les confirman que el barco ha sido atacado por una bestia marina. Tendrán que aunar fuerzas para poder escapar de allí con vida, aunque puede que alguno de ellos tenga otros intereses...


ANIMAL MARINO: Nuestros protagonistas se va a enfrentar nada más y nada menos que a una mutación del Ottoia Aqueana. Me imagino vuestra cara de estupefacción al leer esto porque fue la misma que se me quedo a mi cuando lo explicaron en la película, pero una vez investigado, os diré que es un tipo de gusano del periodo Cámbrico, extinto hoy en día. El dueño de trasatlántico, que debía de ser experto en estos gusanos prehistóricos y en las mutaciones fantásticas que sufren en este universo, nos cuenta que:

  • A los 1.200 m los Ottoia son del tamaño de una pelota de golf.
  • A los 6.000 m son capaces de comerse tiburones adultos.
  • Y de 9.000-12.000 m son de tamaño que aparecen en la película. (Así que el simpático gusano de la cinta, ya sabemos que vino de muy muy abajo)

Pero lo mas interesante son sus métodos de aniquilación: Estos inmensos Ottoia te atrapan con sus tentáculos dentados y te chupan tus fluidos, para después deshechar el esqueleto. ¿Cómo os quedáis? jajaja.

Aunque el diseño de los bichos es espectacular con unas enormes bocas, llenas de multibocas con cientos de dientes y una manera de reptar y moverse rapidísima, lo cierto es que el CGI falla en ocasiones y se nota demasiado.

VICTIMAS: Tenemos un grupo de rudos mercenario, a cada cuál mas borde y con una gran facilidad para apretar el gatillo. Junto a ellos, los tres miembros de la tripulación que les han llevado hasta el trasatlántico, entre los que se encuentra el héroe al que cuesta tomarse en serio, el alivio cómico y la novia de éste. Por otro lado, están los escasos supervivientes del buque, uno de ellos es una atractiva y famosa ladrona que se ha colado en este crucero de lujo para hacerse con un gran botín. 

Algunas de las muertes son espectaculares, sobre toda una en la que engullen entero a uno de los personajes y al expulsarlo, las secreciones del bicho deben ser corrosivas como las de Alien, y el pobre empieza a deshacerse frente a nosotros, con una destreza de medios técnicos y de maquillaje, bastante espectacular. Sólo por esta escena creo que merece la pena ver esta cinta. 

ACTORES: Como buena película noventera, aparecen varios rostros conocidos, algunos consolidados años después. No es el caso de Treat Williams, nuestro héroe, que ya había saltado a la fama en 1979 con su papel en Hair y al que le siguieron infinidad de títulos como la grandiosa Dead Heat (1988), que no os deberías perder. Lo cierto es que este actor no me pega mucho como héroe en una película de acción, pero como veo Deep Rising como una especie de comedia involuntaria, que no se toma demasiado en serio así misma, podemos aceptarle. Su parteneire es la impresionante Famke Janssen, que está perfecta en su papel de sexy ladrona, un tanto chistosa, aunque como pareja de Treat Williams no nos pega ni con cola. El reparto se completa con otros actores conocidos como Jason Flemyng, Anthony Heald o Wes Studi

VALORACIONA pesar de que se estrenó en la salas de cine, Deep Rising es una Monster movie de serie B, que no aporta nada nuevo al género, pero que resulta bastante entretenida y disfrutable. Es una cinta que no se toma demasiado en serio así misma y eso la beneficia, porque cualquier otra cosa hubiese sido un completo desastre. En ocasiones, el CGI de las criaturas es bastante lamentable y se nota muchísimo cuando vamos a pasar a un plano de pantalla verde, por el cambio en la textura de la imagen. Pero independientemente de esto, estos impresionantes Ottoias mutados tienen un diseño espectacular y eso de engullir a personas de un solo bocado, tiene su atractivo, jajaja. Dadle una oportunidad porque es una de esas malas películas, a las que les terminas cogiendo un cariño especial. 



MERMAID CHRONICLES PART 1: SHE CREATURE (2001)



Muy pocos habrán oído hablar de este telefilm, pero las sirenas asesinas llegaron mucho antes al cine de terror que las cantarinas retro de The Lure (2015) o de la nueva serie Siren (2018) a la que tendré que echar un vistazo . Yo también he descubierto esta pequeña película de serie B gracias a este especial y la historia que hay detrás es bastante interesante. Durante el Halloween de 2001, la cadena por cable Cinemax realizó y proyectó 5 películas a las que llamó: Creature Feature. Esta serie de películas reutilizaban en algunos casos y en otros hicieron un remake de las cintas de bajo presupuesto que produjo la API (American International Pictures) durante la década de los 50. El resto de producciones fueron: Earth vs. the Spider, How to Make a Monster, The Day the World Ended y Teenage Caveman.

En el caso de nuestra película, tomó el título de una cinta de 1956, en la que la asistente de un hipnotizador desconocía ser descendiente de un monstruo marino y cuando éste la hipnotizaba, se convertía en la bestia, matando a todo aquel que se interpusiera en su camino. Digamos que el argumento de la película de 2001, se basa ligeramente en esta premisa, pero con algunas licencias para actualizarla: lo dueños de un circo ambulante en la Irlanda de 1900, conocen a un enigmático hombre que les lleva a su castillo para mostrarle su tesoro más preciado: una sirena viva, encerrada en un tanque de agua. Ávidos de fama y dinero roban a la criatura para llevársela a América, sin saber que la sirena tiene unos planes muy diferentes para el viaje.

ANIMAL MARINO: Tenemos a una atractiva y enigmática sirena que no habla apenas, porque no lo necesita. Es capaz de meterse en tu mente y manipularte a su antojo. Sólo come carne humana y cuando se enfada y va atacar emite un sonido agudo como el de los delfines. La caracterización de la sirena corre a cargo del maestro Stan Winston, así que os podéis imaginar que es perfecta: manos con membranas interdigitales, cola de pez enorme y mucho más que no os voy a desvelar. 

VICTIMAS:Todo aquel que se encuentra cerca de la sirena, en este caso su antigua dueña y alguna persona random del pasado, pero ahora, los marineros del barco que les transportan a América son carne de cañón para una atractiva sirena medio desnuda y letal. El problema es que la mayor parte de las muertes tienen lugar fuera de pantalla y disfrutamos poco de la sangre y las vísceras, pero algo hay. 

ACTORES: El dueño del circo ambulante están interpretados por Rufus Sewell en el papel de ambicioso empresario de s.XIX que cree haber encontrado algo único y extraordinario y quiere sacarle el máximo provecho posible, sin importarle el precio que tenga que pagar. Su mujer, interpretada por la gran Carla Gugino que daba vida a la sirena falsa del espectáculo, verá como su papel en la vida de su marido, toma un segundo plano, en pos de su ambición. La amplitud de emociones que transmite este personaje, nos hará sentir el sufrimiento de esta mujer, así como la conexión psíquica que la une a la sirena y que la harán dudar de su propia cordura. Pero sin duda, la que sobresale notablemente es Rya Kihlsted, que en su papel de sirena dota al personaje de un magnetismo, misterio y realismo que si estás criaturas marinas existieran, serían como Rya, jejeje.

VALORACION: A pesar de ser una película de bajo presupuesto realizada directamente para la televisión, es una producción muy disfrutable en la que la ambientación de principios del s. XX está bastante cuidada, con una oscura iluminación , que nos transporta a un cuento terrorífico más que por lo que muestra, por lo que sugiere. Cómo nos engañaron los de Disney, haciéndonos creer que la sirenas eran princesas acuáticas dulces y cariñosas, cuando ya desde la antigüedad griega las retrataban como seductoras perversas que atraían a los marineros para que se estrellasen contras los escollos cercanos y así poder devorarlos. En esta película tenemos una de esas sirenas, así que cuidado con dejaros engatusar por ella y disfrutad de la cinta.



ORCA 1977


Ésta era una de las películas que más ganas tenía de ver de todas las que han pasado por esta sección. Un cinta que se estrenó a los dos años de la mítica Jaws (1975), pero que merece ser recordada por mucho más que un simple ripoff de la cinta de Spielberg. Aunque las dos películas tratan el tema de la venganza, lo hacen desde planos totalmente diferentes. En el caso de las película de 1975, una cinta de terror marino y en el de Orca, un drama ecológico.

Os resumo su trama para que entendáis mejor de qué os estoy hablando: Nolan y un grupo de pescadores hieren de muerte a una orca hembra embarazada. Su pareja que ha presenciado su  muerte emprenderá una cruenta venganza contra todos los involucrados en la muerte de su "familia"


ANIMAL MARINO: Tenemos una orca asesina rota por el dolor y con ansias de venganza. Según nos cuentan en la película, la orca es el mamífero de sangre caliente más poderoso de todos los mares. El macho adulto puede medir 9 metros y pesar 6 toneladas, pero hay casos en los que han sobrepasado los 13 metros, así que imaginad cómo es el protagonista de nuestra cinta. Su boca tiene 48 dientes distribuidos en dos hileras y posee una inteligencia en muchos aspectos, superior a la humana. Su instinto de venganza es sorprendente y pueden fijar en su memoria la imagen de la persona que les ha hecho daño, para vengarse aunque hayan pasado años. En este caso, vemos como la pupila de la orca fotografía la imagen de Nolan para fijar el foco de su venganza. 

La representación de la Orca, mezclando imágenes documentales, con efectos especiales, es espectacular porque en todo momento te parece estar viendo una Orca real. Teniendo en cuenta que es una película de 1977, esto tiene más merito si cabe y os aseguro que os sorprenderá.

VICTIMAS: Aunque su enemigo es Nolan, las víctimas van ser todos los pescadores que iban con él en el barco, porque en mayor o menor medida, contribuyeron al asesinato de su familia. Veremos saltos impresionantes de la orca para atrapar a sus victimas y estratagemas mucho más inteligentes para hacerse con ellas u obligar a Nolan y a su gente a que salgan al mar a darle caza porque allí es dónde quiere enfrentarse a ellos. Los efectos especiales de las muertes, están bastante bien conseguidos y en ningún momento restan credibilidad a la historia. 

ACTORES: Contamos con un elenco de actores muy reseñable. El imprudente Nolan está interpretado por Richard Harris, en un papel que recuerda de lejos al capitán Ahab de Moby Dick, con esa obsesión que se va fraguando poco a poco  y que le acerca cada vez más a una muerte segura. A su lado, dos de las bellezas de la época, Charlotte Rampling y la debutante, Bo Derek, en dos personajes muy dispares. La primera una profesora especialista en animales marinos, concretamente, en orcas y la otra, uno de los miembros de la tripulación de Nolan

VALORACIÓN: Una película que tuvo la mala suerte de estrenarse dos años después de Jaws y ser considerada  uno más de los ripoffs que surgieron a colación de ésta, pero nada más lejos de la realidad. Una cinta con un gran presupuesto, unos actores de renombre y la banda sonora de Ennio Morricone, no puede ser un producto de serie B. Orca es un drama ecológico, reflejado desde el punto de vista de la ballena que se venga de los asesinos de su familia, en una forma muy humanizada que quizás, sea con lo que algunos espectadores tengan problemas. La trama analizada desde un punto de vista racional es inverosímil, pero la capacidad que tiene el guion de conmovernos, de hacernos vivir el sufrimiento de la orca con cuyos lastimosos chillidos se nos parte el corazón, eso es el cine en mayúsculas. Así que desterrad de vuestro pensamiento que Orca es una copia barata de Jaws y preparaos para poneros en el lugar de unos de los mamíferos marinos más grandes del mundo y para que se os encoja el alma con su sufrimiento, tan humano, que aterra.


LEVIATHAN (1989)


Por ir resumiendo y no decíroslo en cada una de las películas de esta sección, Orca (1977) es la única que conocía antes de hacer este especial y lo cierto es que, al haber más variedad de opciones, las elecciones han sido más gratificantes. En este caso, esta es la película en la que Alien (1979) conoció a The Thing (1982) y todos juntos se fueron al escenario de Abyss (1989).  Esto no es ninguna crítica, ni muchísimo menos, a veces los productos hechos a partir de un pastiche de muchas cosas, funcionan y este es el caso. No es que Leviathan esté a la altura de ninguno de los tres películones que os he nombrado anteriormente, pero en una cinta muy disfrutable, en la que la tensión y la claustrofobia van de la mano, sin darnos un minuto de respiro. 

Pero dejadme que eche algo de luz a esta mezcolanza que os acabo de contar, explicándoos a grandes rasgos su argumento. Los miembros de una expedición minera que extrae metales preciosos de la profundidad marina, encuentran un buque soviético abandonado del que se traen la caja fuerte. Una vez de vuelta en sus instalaciones, varios de los miembros de la tripulación enfermarán y es que algo más ha venido con ellos del barco soviético, algo letal a lo que nunca nadie se ha enfrentado, aunque puede que Kurt Russell sepa algo, jejeje.

ANIMAL MARINO: En este caso, tenemos algo parecido a un monstruo mutante marino que sea crea a partir de una especia de virus que contagia al personal, alterando su genética y fundiéndolos con el monstruo. Ya os aviso que el monstruo es una pasada, tiene tentáculos que terminan en cabecitas de Alien, babas de las que gotean por todos sitios y dientes, muchos dientes. Todo esto es obra de gran técnico de efectos especiales, Stan Winton, que vuelve a pasarse por esta sección. 

VICTIMAS:Los miembros de esta heterogénea tripulación de mineros submarinos. Algunos con oscuras intenciones, pero en su mayoría gente normal, aunque la cuota femenina es más atractiva de lo que cabría esperar. Los efectos especiales y de maquillaje que vemos en la victimas son absolutamente espectaculares y se acercan mucho a la grandeza de The Thing, así que no perdáis la oportunidad de ver en estado puro al bueno de Stan. Si bien es cierto que una de las criaturas se parece a los típicos monstruos de película de antaño japonesas, se lo perdonamos todo por el festival de sangre y mutaciones que nos ha otorgado.

ACTORES:En el aspecto interpretativo, contamos con un grupo de actores bastante conocidos que elevan la calidad de esta producción. Como protagonista tenemos a Peter Weller, nuestro querido Robocop (1987) que hace aquí las veces de geólogo encargado de la misión. Un héroe atípico, al que la situación le viene un poco grande, porque no es ningún exmarine, ni un Ripley de la vida, pero que con tensón e inteligencia consigue salir adelante. A su lado tenemos a Richard Crenna, el inolvidable coronel Trautman de Rambo, a la guapísima Amanda Pays, Daniel Stern, uno de los ladrones de Home Alone (1990), etc. Pero el golpe de efecto, lo da el pequeño papel de Megan Foster, esa mujer que con su sola mirada ya te hiela la sangre y para un papel malvado y despiadado no puede haber mejor elección.

VALORACION: La verdad es que esta película me sorprendió por su tensión, sus efectos especiales y las actuaciones de sus actores. Es cierto que si analizamos su argumento detenidamente, es bastante absurdo, pero para disfrutar una de estas largas y calurosas noches de verano es más que recomendable. A quien no le gusta una película de acción marina con monstruos de por medio y mutaciones genéticas a lo The Thing. Lo dicho, no os la perdáis porque esta película merece ser rescatada del abismo. 


Y, aquí llega a su fin este especial de verano que espero que hayas disfrutado tanto como yo haciéndolo y ahora llega el momento de que el blog se tome sus merecidas vacaciones. Ha sido un año de duro trabajo y los horror bloguers también necesitamos un descanso, para recargar pilas y volver a la carga con mas fuerza que nunca. Esto no significa que no vaya a seguir viendo películas de terror y que las comente por twitter porque mi pasión nunca duerme. Así que nos veremos por allí para seguir compartiendo nuestros entusiasmo por el cine de género y, a la vuelta, espero traeros muchas sorpresas porque sin duda, la nueva temporada del blog va a ser la BOMBA, sangrienta, eso sí.


¡¡¡¡FELICES VACACIONES HORROR LOVERS!!!!