martes, 10 de julio de 2018

ANIMALES MORTÍFEROS: PIRAÑAS


Aunque un poco tarde, arrancamos con el especial de verano dedicado este año a los animales mortíferos veraniegos. Esta primera semana es el turno de un animal que asociamos con aguas dulces sudamericanas, las pirañas, pero es que, ¿quién no ha soñado con irse al Caribe de vacaciones y hacer excursiones por sus ríos y selvas? Yo la primera y os aseguro que cuando vaya, me dará mucho respeto, por no decir miedo, meter un pie en uno de sus ríos, jajaja. También he querido iniciar el ciclo con las pirañas, porque la única película que había visto de esta "saga" era la de Aja y que mejor forma que recuperar esos clásicos y ripoffs de Tiburón (1975) que acabaron convirtiéndose en un éxito. 

Para empezar, vamos a conocer un poquito más de cerca a estos pececitos tan sonrientes y... letales. Como os he dicho antes, las pirañas están presentes en algunos ríos de Sudamérica, por lo tanto son de agua dulce. Es cierto que al igual que nos muestras las películas que veremos a continuación son seres insaciables y agresivos. En cuanto a sus ataques, las pirañas tienen el olfato muy agudo y pueden oler la sangre a kilómetros, así que si no hay sangre, no atacan. Otro de sus motivaciones para el ataque es el chapoteo de los bañistas, porque lo confunden con una presa o en época de desove, suelen atacar a la personas que están cerca como instinto de protección hacia sus renacuajos. Una vez conocido su comportamiento a grandes rasgos, seremos capaces de analizar el gran poder de inventiva de los guionistas de cine de género, para dotar a sus películas de más sangre, víctimas y miembros mordisqueados. ¡¡¡Qué empiece las pesca!!



PIRANHA 1978



Uno de los ripoffs más famosos que surgieron a raíz de la exitosa película de Spielberg, Tiburon (1975), fue el resultado de una combinación prodigiosa: Roger Corman y Joe Dante. Éste fue el primer largometraje de Dante, en el que ya le demostraría al productor el dinero que le iba a hacer ganar. Con un presupuesto de 660.000 dolares y una recaudación de 16 millones, se convirtió no sólo en una de las películas más rentables para el ambicioso productor, si no en toda una cinta de culto del cine de género. 

El argumento es bastante sencillo: Unas pirañas tratadas genéticamente son soltadas por error río abajo, provocando la infección de las aguas de un complejo vacacional. Los protagonistas intentarán rescatar a los niños de un campamento de la actividades acuáticas, antes de que éstos sean devorados por nuestros queridos pececillos.

Particularidades de las pirañas: Utilizadas como armas de guerra: Modificadas genéticamente para ser más voraces, letales y adaptarse a cualquier medio, como la guerra de Vietnam. Cuando las pirañas aparecen en pantalla, hay una especie de sonido ululante, como si éstas se hubiesen vuelto cantarinas, jajaja.

Víctimas: En su mayor parte personas adultas y niños del campamento. Aunque hay una pequeñas dosis de mujeres ligeras de ropa, pero no son la carnaza principal de nuestras pirañas. Los efectos de maquillaje de las víctimas están bastante bien conseguidos y son obra del maestro Rob Bottin (The Thing (1982)), así que no hay nada más que decir.

Mensaje: La película de Dante es una sátira antimilitarista y ecologista que se manifiesta en la creación de las pirañas como máquinas de matar. Denuncia el alcance de la irresponsabilidad y ambición del gobierno de los EEUU que no se detiene ante nada por conseguir sus fines, personalizado en un puñado de personas infames y sin escrúpulos. En el pensamiento estadounidense seguía imperando el rechazo a la guerra de Vietnam, que tras la derrota definitiva en 1975, acrecentó el descontento con el gobierno y las revueltas.

Actores: La franquicia va ser conocida por contar en todas sus películas con rostros conocidos. En esta primera entrega tenemos al inolvidable Kevin McCathy que deja a un lado las vainas de Invasion of the Body Snatchers (1956) para convertirse en el creador de estás pirañas asesinas. Como antigua compañera de trabajo, tiene nada más y nada menos que a Barbara Steele, que aunque tiene un pequeño papel, eclipsa la pantalla con su sola presencia. 

Valoración: A pesar de haber sido concebido como un ripoff de Tiburón, lo cierto es que Dante le dio su personalidad y consiguió crear un Creature Feature de serie B, bastante decente y entretenida. La carga política, el ecologismo barato y un argumento sencillo, pero efectivo, convierte a esta película en uno de esos clásicos que no deberíais perderos. 



PIRANHA II: THE SPAWNING (1981)



Dado el éxito de la película de Dante, no tardó en llegar la secuela, una producción italiana que aunque no cuenta con la carga política y el efectismo de su antecesora, sí que tiene varios aspectos destables, sobretodo porque fue la ópera prima de un famoso director: James Cameron. Aunque éste reniega de la película y su autoría, lo cierto es que en ella encontramos un par de aspectos que más tarde definirían el estilo del ambicioso director: Una protagonista fuerte y atlética que sabe defenderse por sí misma y múltiples escenas subacuáticas. Sin embargo, Piranha II es eminentemente un producto de explotación italiano: desnudos gratuitos, personajes estúpidos, humor chusco y abundantes víctimas y sangre.

En esta ocasión, tenemos a una instructora de submarinismo que está investigando la muerte de uno de sus alumnos, cuando descubre que las responsables son unas pirañas mutadas voladoras. Con la ayuda de su exmarido policía, en un papel muy similar al de Roy Scheider en Jaws (1975), intentarán hallar la forma de detener a estos peces carnívoros, antes de que asolen el resort caribeño en el que se encuentran.

Particularidades de las pirañas: Pues como ya os he adelantado, nuestras queridas pirañas mutadas de la primera parte, ahora se han hecho mas fieras y voladoras, en un intento de convertirlas en el organismo mortal definitivo, pero eso sí, siguen con su sonido ululante que no sabemos a qué obedece. Como sabréis, esto no tiene nada que ver con las características anatómicas de las pirañas, sino que es más bien un recurso cinematográfico para que no nos sintamos seguros ni fuera del agua...

Víctimas: Toda secuela debe ser más excesiva, con más víctimas y más sangre. En este sentido y contando con productores italianos, esto se ha seguido a rajatabla, aunque la naturaleza de la víctimas ha cambiado. Aquí se inicia una de las características principales de esta saga: las víctimas son mujeres atractivas con pocas neuronas, desinhibidas y con  ganas de que sus esculpidos cuerpos sean el alimento de nuestros pececillos simpáticos. En el caso de los hombres, la cosa no es que mejore mucho porque vamos desde personajes estúpidos, hasta explotadores sin escrúpulos. 

Mensaje: Si eres guapa y atractiva, sin más cosas en la cabeza, vas a morir pronto.

Actores: En esta ocasión destaca uno de los actores fetiche de Cameron, Lance Henriksen, en el papel de rudo policía descamisado. Sin duda, es la interpretación más destacable, junto a la de la protagonista, Tricia O'Neil, aunque juntos no logran salvar un argumento desastroso.

Valoración: Entiendo el descontento de Cameron, tras el férreo control al que fue sometido por los productores y el mediocre resultado final. La película se deja ver pero como afán de completismo de la saga Piranha o de la filmografía del propio director. A pesar de que el argumento es bastante absurdo, sí que tiene algún tramo entretenido como cuando las pirañas se la lanzan contra los bañistas, a modo de vampiros con branquias. Por lo demás, podéis prescindir de ella con total tranquilidad, os lo aseguro.


PIRANHA 3D (2010)



Ésta fue la primera película que vi de la saga y es que no me pierdo nada de mi adorado Alexandre Aja. Este remake cambia el origen de las pirañas mutadas genéticamente, en pos de una especie prehistórica liberada de una falla, tras un terremoto o movimiento sísmico. El festival gore, unas pirañas más numerosas y desatadas, la comedia desenfadada y chusca, hacen de este producto, todo un ejercicio de entretenimiento y exploit renovado. 

Ésta vez, no situamos en Lake Victoria, una población que se duplica con motivo de la celebración del Spring Break. Pero este año la fiesta va ser algo más que borracheras, cuerpos al sol y ligoteo, ya que como consecuencia de un terremoto, una especie prehistórica de pirañas ha sido liberada, sembrando el terror entre los cientos de bañistas. En el lado de los buenos, tenemos a la intrépida alguacil que junto con la ayuda de un equipo de sismólogos intentarán, por todos los medios, salvar la situación.

Particularidades de las pirañas: Especie prehistórica que ha aprendido a sobrevivir en el abismo, siguiendo la ley del más fuerte y una vez liberadas muestran una voracidad inusitada por la carne humana. No necesitan que haya sangre para atacar a su presa, pero una vez derramada, son como un enjambre de abejas asesinas.

Víctimas: Adolescentes borrachos y ligeros de ropa y neuronas, actrices de cine para adultos, empresarios sin escrúpulos, en definitiva, lo mejor de cada casa. En esta película la mayor parte de las veces, vamos con las pirañas, jajaja. 

Mensaje: Nunca sale nada bueno del desfase de las vacaciones de primavera americanas, pero es un entorno idílico para nutrirse de cientos de víctimas potenciales en una película de terror.

Actores: En términos generales, las actuaciones en la película de Aja son bastante aceptables. La oscarizada Elisabeth Sue, en un papel más físico que lo que nos tiene acostumbrados, un histriónico y odioso Jerry O'Conell, Christopher Lloyd que últimamente esta viviendo una nueva etapa dorada, concretamente, en el cine de terror, Ving Rhames y el mismísimo Eli Roth en un pequeño cameo. 

Valoración: Me gusta mucho el remake de Aja, me parece una película creada para la diversión y el espectador de cine de terror más gamberro, entre los que me incluyo, jajaja. Las dosis de sangre, víctimas y cachondeo se multiplican hasta niveles estratosféricos, convirtiéndola en uno de los mejores festivales gore de los últimos tiempos. Esa escena final con todos los bañistas siendo masacrados por las pirañas, tendría que estar enmarcada a modo de gif en casa de todo horror lover. No os la perdáis, la diversión está asegurada.



PIRANHA 3DD (2010)



Llegamos al declive total de la saga, con una película que de verdad se podían haber ahorrado. Lo que pretendía ser un intento de continuar la saga renovada por Aja, se convirtió en un producto casposo, en el que el principal interés eran los cuerpos siliconados, los desnudos, un CGI de baratillo, una trama de lo más absurda y David Hasselhoff luciendo palmito. Es una pena porque detrás de todo esto está John Gulager, responsable de Feast, una trología B bastante recomendable. 

Un ambicioso empresario ha montado un parque acuático para adultos para el que decide bombear agua subterránea procedente del Lago Victoria, para economizar gastos. Y, ¿cuá es el problema? Pues que el agua viene con nuestras queridas pirañas que se van a dar un festín de niños y silicona.

Particularidades de las pirañas: Las mismas pirañas que en Piranha 3D, pero con un CGI bastante peor. Se ha incrementado su poder destructor, lo que les permiten romper rejas para acceder a sus presas y también muestran una predilección por introducirse en todos los huecos corporales.

Víctimas: Adolescentes y adultos con poca ropa y pechos muy grandes, que no son más que carnaza para las pirañas. Aquí siempre vamos con las pirañas y lamentamos que no se coman más rápido a esta panda de descerebrados.


Mensaje: Ninguno.

Actores: Aquí es donde debieron gastarse la mayor parte del presupuesto porque desde luego en el guion no fue, jejeje. Encabezando el reparto tenemos a Danielle Panabaker, rostro habitual de cine de género a la que pudimos ver en Friday the 13th (2009) o The Crazies (2010). Acompañándola tenemos a Gary Busey, Ving Rhimes y Christopher Lloyd que repiten el papel de la película de Aja y, como no, a David Hasselholf interpretándose a sí mismo que, aunque gracioso, da vergüenza ajena. 

Valoración: Una castaña de las importantes. A mi no me ha gustado nada ya que el guion me parece muy pobre y con la única intención de enseñar carne hasta la saturación y una masacre en una piscina. Absolutamente olvidable y prescindible.