domingo, 7 de julio de 2019

VACACIONES MORTÍFERAS: AUSTRALIA


Ya estamos en Julio y con él llega el especial de verano del blog, que aunque esta primera mitad del año he estado poco activa por estos lares, no quería dejaros sin una completa selección de cintas para disfrutar o sufrir, según se vea, este verano.

Este año el tema elegido son las vacaciones mortíferas y es que si algo nos ha enseñado el cine norteamericano de género es que cuando sus queridos ciudadanos abandonan la seguridad del sueño americano, siempre les pasan cosas y ninguna buena. Si bien es cierto que el turismo de interior por los Estados Unidos tampoco es que sea muy seguro a ojos de estos cineastas, he querido centrarme en su visión hacia los países extranjeros y como aquí, peligros de todo tipo les están acechando, casi nada más bajarse del avión.

Esta semana viajaremos, eso sí, con mucha precaución, hasta el continente AUSTRALIANO. En este caso, no han sido producciones norteamericanas las que nos han mostrado los infinitos peligros que tiene viajar a las antípodas, sino que han sido directores patrios como Greg Mc Lean, Andrew Traucki o Chris Sun los que nos han vendido Australia y Nueva Zelanda como territorios más hostiles que viajar a Marte sin traje espacial. La función de estos especiales veraniegos no es traeros las mejores películas o más conocidas que hay sobre estos temas, si no cintas más desconocidas y que nunca se han pasado por este blog. Así que es muy probable que nos topemos con más de un truño, como ya pasó el año pasado, pero también es necesario advertiros de esas cintas de las que debéis huir muy fuerte. Y, dicho estos, empezamos con las PELÍCULAS de VACACIONES MORTÍFERAS en AUSTRALIA.


STORM WARNING (2007)



Empezamos fuerte la selección de películas porque sin duda, Storm Warning es una pequeña joya del cine de terror australiano. Quién piense como yo que está frente a una cinta de desastres fortuitos en el mar al estilo de All is lost (2013) o The Perfect Storm (2000), esta muy equivocado. El problema de nuestra pareja de urbanitas que han decidido pasar la jornada navegando por las marismas australianas, no es otro que al no haber comprobado las condiciones climatológicas de su ruta, se ven avocados a refugiarse de la tormenta en una isla y es aquí dónde empieza su verdadero problema. Digamos que han saltado de la sartén para caer en las brasas porque la casa en la que se han refugiado que parece de los primos lejanos de Leatherface, está habitada por tres paletos bastante sanguinarios a los que no les ha hecho mucha gracia su visita.

La cinta estaba avalada por Jaimie Blacks conocido director australiano de terror por títulos como: Urband Legend (1998), Valentine (2001) o Long Weekend (2008), remake de la película homónima de 1978, que también refleja los peligros que esconde la naturaleza australiana. Según apunta Blacks en una entrevista que podéis encontrar en Youtube, Greg McLean inicio un nuevo subgénero de anti-turismo hacia el país y él sólo se ha dedicado a seguir su pasos. Imagino que el ministerio de turismo australiano tiene que estar muy contento con su directores de terror, ¿no os parece?

Storm Warning recuerda bastante a los exploits setenteros del tipo Straw Dogs (1971), The Last House on the Left (1972) o I Spit on your grave (1978), por su alto contenido violento y sexual. Los urbanitas civilizados y educados se ven obligados a convertirse en autenticas máquinas de matar sádicas y despiadadas para escapar con vida de una panda de paletos que han decido acabar con ellos. Lo que me encanta de estas películas es ver cómo los protagonistas buenos y que, en un primer momento, intentan salir de la situación mediante el diálogo y la negociación, se vuelven seres mucho más sádicos que sus atacantes. Y es que hoy en día, hay que tener mucho cuidado a quién robas o intentas atacar porque puede ser una bestia salvaje que sólo necesitaba ser despertada: No one lives (2012) o Don't Breathe (2016).

Ya sabéis que las películas protagonizadas por mujeres fuertes ya sean heroínas o asesinas, me suelen gustar bastante y la protagonista de Storm Warning, Nadia Farès se ha convertido en una de mis favoritas. Ella se las ingenia para escapar del encierro al que las han sometido los paletos porque la ayuda que recibe de su marido es practicamente nula. Aceptamos que a la primera de cambio le hieren una pierna para que toda la responsabilidad de la supervivencia y huida recaiga sobre la mujer, pero cuando estaba en plena forma sus decisiones tampoco eran de los más acertadas. Este personaje es uno de los pocos aspectos que no me gustaron de la película porque se acaba convirtiendo en un lastre para nuestra heroína que tiene una ideas para acabar con sus captores de los más originales y sangrientas. Los amantes del gore, las vísceras y los litros y litros de sangre no se van a sentir decepcionados con esta película ya que una vez superado la primer mitad mas lenta y de presentación de la situación, pasaremos a un festival de sangre y muertes de los más sugerentes.

CONSEJO VACACIONAL: Si estás navegando por el mar y ves que se avecina una tormenta, vuelve al sitio del que viniste y no te aventures por nuevas rutas porque puede ser peor el remedio que la enfermedad.

VALORACIÓN: Storm warning me ha sorprendido bastante porque estaba predispuesta a encontrarme un producto cercano al telefilm y me he encontrado con un exploit mucho mas sanguinario y entretenido de lo que me esperaba. Así que a los horror lovers que les gusten las experiencias fuertes en la línea de las películas que os he ido nombrando, no os perdáis esta pequeña joyita sanguinaria. 


DYING BREED (2008)




De momento no va mal la cosa porque el nivel de las películas está siendo aceptable y en estos especiales en los que suelo huir de las cintas más conocidas, no siempre en una tarea fácil de conseguir. Dying Breed aúna dos de los iconos más importantes de la historia de Tasmania: el extinto tigre de Tasmania y la leyenda en torno a Alexander Pearce, el preso fugado del penal australiano que se alimentó de sus compañeros para sobrevivir y finalmente fue apresado y ahorcado en 1824. 

La cinta nos sitúa en la piel de Nina, una estudiante de zoología que viaja a Tasmania para continuar con las investigaciones que su hermana había llevado acabo en la isla, antes de fallecer en un fatal accidente. Con ella viajan su novio y una pareja de amigos australianos con los que se adentran en la selva para hallar pruebas de la existencia del mítico tigre. Pronto darán con un poblado aislado, habitado por autóctonos un tanto peculiares que no parecen demasiado hospitalarios. Sí, queridos horror lovers, estamos frente a lo que podríamos llamar una versión australiana de Wrong Turn (2013) o The Hills have eyes (1977), con aldeanos chungos, pero en este caso, no están físicamente deformados porque su peculiaridad no es originaria de ninguna prueba nuclear o de productos tóxicos.

Primer y último largometraje hasta la fecha de Jody Dwyer que contó con la participación de Leigh Whannell famoso guionista, director y actor por películas como la saga SawInsidious o la gran Upgrade (2018) entre otras. También podemos ver a Nathan Phillips, la víctima masculina de unos de mis asesinos favoritos Mick Taylor en Wolf Creek (2005).

En Dying Breed volvemos a tener a una protagonista femenina que es la que lleva a todos los personajes a la boca del lobo, pero al mismo tiempo sabe defenderse por sí misma y luchar. Además, es el único personaje con un desarrollo un poco mas elaborado que el de sus compañeros con los que no llegas a empatizar en ningún momento e incluso deseas que el personaje interpretado por Nathan Philips muera pronto.

La cinta cuenta con un arranque inicial en el que se nos presenta la leyenda de Alexander Pearce, ocurrida en 1824, en la que este mercenario logra escapar de la cárcel en la que se había convertido la isla de Tasmania y cómo se alimenta de los otros fugados para sobrevivir en un paraje tan árido como éste. Si la historia de este personaje histórico despierta vuestra curiosidad, tanto como lo hizo en mi, os recomienda Van Diemen´s Land (2009) que precisamente, cuenta esta historia. 

Tras este prometedor comienzo, tenemos el típico planteamiento de los survivals: un grupo de jóvenes sin demasiado sentido de la autoconservación, se adentran en la naturaleza más salvaje o en un zona alejada de su zona de confort, con consecuencias terribles. El problema que tiene Dying Breed es que la presentación de personajes y el planteamiento del conflicto son demasiado alargados y terminan provocando una perdida de interés, cuando finalmente llegamos a la mejor parte de la película en el último tercio, dónde se concentran la mayor parte de las muertes, el gore y los torcimientos de culo. 

Es triste decir que Dwyer no ha sabido aprovechar una trama de lo más interesante que nos podía haber ofrecido un  gran historia de supervivencia, con escenas de acción y tensión, en un paraje tan exótico como Tasmania. Si a esto le sumamos que contábamos con dos amenazas iniciales: unos lugareños con ansias de matar y captar nuevos efectivos para su clan, junto con un tigre, supuestamente extinto, que nos podría haber deleitado con varios ataques, hubiese tenido el survival definitivo. ¿No os parece? Sin embargo, tendremos que conformamos con un producto un tanto insustancial que consigue remontar algo en su trama final, aunque no tanto como para que alguna de sus escenas perdure durante mucho tiempo en nuestra memoria.

CONSEJO VACACIONAL: No vayas a explorar parajes desconocidos en busca de un animal mítico sin ir escoltado por un equipo profesional, al estilo del que llevaban en Kong: Skull Island (2017).

VALORACIÓN: Un survival bastante justito que se pone más interesante hacia su tramo final. Lo mejor, el origen de nuestros lugareños sanguinarios y alguna escena gore resultona. 



LEMON TREE PASSAGE (2014)



Pues como era de esperar después de una buena racha de cintas, pinchamos y de qué manera con Lemon Tree Passage. Una película que toma como premisa una leyenda urbana que surgió a raíz de un vídeo de Youtube en el que un motorista murió en un accidente contra un coche conducido por adolescentes, en la carretera de Lemon Tree Passsage. El fantasma del hombre se aparece a los jóvenes que conducen por esta carrera a alta velocidad, como un coche que va tras ellos y al llegar al punto del siniestro, se sale de la carretera y se choca contra algo. Os dejo por aquí el vídeo, aunque ya os advierto que no se ve nada.

La cinta nos presenta a tres mochileros americanos de vacaciones por Australia que conocen en la playa a un par chicos que les cuentan esta leyenda urbana y juntos deciden averiguar si son capaces de dar con el fantasma. Cuando se le encuentren, las cosas para nuestros cinco protagonistas irán de mal en peor.

Primer largometraje para el australiano David Campbell, que también participa en el guión junto a Erica Brien y aquí es dónde reside para mi el principal problema de esta película. Aunque toman como premisa inicial la leyenda de este fantasma de carretera, lo cierto es que la historia se abandona a los pocos minutos de metraje, para darnos una explicación totalmente diferente de la entidad que persigue a los chicos. La historia es bastante farragosa, con personajes que aparecen escasos minutos y luego tendrán un papel fundamental al final, muertes inexplicables, flasbacks de los que no terminas de entender su conexión con la trama, ... 

En definitiva, que llegas al tramo final de la película que posiblemente sea lo más interesante y potente, con un interés nulo. Además, lejos de darte una solución satisfactoria, te crea más dudas porque no entiendes porque han muerto personas inocentes que nada tuvieron que ver con el crimen por el que los persigue el fantasma.

CONSEJO VACACIONAL: Si viajas a un lugar sobre el que existe una leyenda urbana, no quieras comprobar si es cierta porque puede ser que pagues un precio muy alto.

VALORACIÓN: Os recomendaría que no perdieras el tiempo con este thriller sobrenatural de fantasmas vengativos que los hay infinitamente mejores, principalmente en el cine asiático. 



THE CLINIC (2010)



Vamos llegando casi al final de este especial de películas que nos demuestran lo peligroso que es viajar a Australia y en esta ocasión, me topé con una cinta sobre la cuál no tenía ninguna expectativa y lo cierto es que sin ser un gran producto, me mantuvo interesada durante la mayor parte del tiempo.

The Clinic nos presenta a una pareja de guapos a rabiar, Cameron, al que da vida el tristemente desaparecido Andy Whitfield, ese Spartacus que quitaba el hipo y Tabrett Bethell como Beth, su prometida en avanzado estado de gestación. En la Nochebuena de 1979, nuestra pareja viaja en coche por el Outback australiano para visitar a la madre de Beth y, aunque no se te aparezca Mick Taylor , esta zona sigue siendo peligrosa y un camión les saca de la carretera provocando un accidente. Tras el susto, deciden descansar en un motel de carretera y cuando por la noche, Cameron vuelve a la habitación, tras haberse ausentado unos minutos para comprar comida en una gasolinera cercana, se encuentra con que su prometida ha desaparecido y no hay rastro de ella. Cameron alerta a la policía de la desaparición y mientras tanto, Beth despierta en una bañera cubierta de hielo dónde descubre que le han sacado a su hijo del útero y una cicatriza atraviesa su abdomen. 

¡Qué mal rollo! ¿verdad? Pues si os digo que su guionista y director, James Rabbitts se inspiró en hechos reales de raptos de bebes nonatos, ya nos quedamos muertos del todo. Rabbitts debutó en el cine con este thriller de terror en que descubriremos por qué varias mujeres embarazadas han sido raptadas y sus bebes robados. No os penséis que la explicación va a ser sencilla porque las mujeres que parecen haber sido dejadas de la mano de dios en una clínica abandonada en medio de la nada, estarán siendo motorizadas por cámaras, a modo de un Gran Hermano terriblemente siniestro. Por si esto no fuera ya suficientemente dramático, hay algo o alguien que las está dando caza y se nos encoje el corazón ver como unas víctimas tan indefensas que acaban de sufrir una cesárea rudimentaria, tienen que huir mientras sus heridas se abren y sangran. Lo cierto es que quedaba un tanto artificial que todas las víctimas que visten una especie de pijama banco con numeración romana, luciesen exactamente las misma mancha de sangre. Es cierto que las heridas se deben a la incisión de la cesaría, pero que todas tengas la misma longitud y cantidad de sangre me parecía poco creíble.

La trama es de esas que se va enredando de tal manera que temes que la conclusión no vaya a ser satisfactoria, porque salir de ese embrollo, no es tarea fácil. Aunque aquí hay todo es bastante increíble y absurdo por los menos intentan dar una explicación y eso siempre es de agradecer. 

Lo que no me gustó nada son los flasbacks en los que aparece un bebe tumbado sobre unos números romanos por los que corren ríos de sangre realizados con un CGI tan cutre que hacía daños a los ojos. Exceptuando este tema, la producción es bastante decente y la laberíntica clínica, rodeada de una especia de explotación ganadera, da bastante mal rollo. No hace falta quedarte encerrado por la noche en el corral de Isolation (2005) con vacas mutantes para ponerte los pelos de punta.

Éste fue el ultimo trabajo de Andy Whitfield, ya que enfermó durante la grabación y eso propició la re escritura de su personaje y su desaparición de la trama principal.  

CONSEJO VACACIONAL: Nunca pasar la noche en un motel de carretera rural regentado por un persona con un nivel evolutivo inferior a un hombre Cromagnon. Además, tratándose del Outback australiano, en el mejor de los casos serás atacado por algún cocodrilo o jabalí gigante o incluso por el psicópata de turno, así que búscate otro lugar para hospedarte.

VALORACIÓN: Aunque no hay mucho momentos sanguinarios en The Clinic ya que la cesárea forzada que sufre la protagonista ocurre fuera de pantalla por lo que no es tan perturbadora como À L'intérieur (2007), basa su fuerza en el terror a lo desconocido, a no saber qué está pasando. Me pareció una película bastante entretenida, con sus carencias y con una resolución final  un tanto absurda, pero sí se lo personamos a Haute Tension (2003) porque no lo vamos a hacer ahora.



GONE (2007)



Finalizamos este viaje tan peligroso por Australia con una película sobre la que no había oído hablar hasta que me puse con este especial. Argumentalmente es bastante parecida a Wolf Creek (2005), pero carece de la fuerza y la contundencia de la cinta de Greg MacLean. En esta caso se han centrado más en crear un thriller psicológico y un ambiente malrollero que un producto de terror.

En Gone seguimos los pasos de una pareja británica, Alex y Sophie, que han planeado un viaje por la costa Australiana. Antes de rencontrarse con su novia en Sidney, Alex pierde su autobús de conexión y conoce por casualidad al carismático Taylor, un turista norteamericano más experimentado en la isla.  Taylor les propone conocer la verdadera esencia de Australia, haciendo un viaje por el interior para conocer el famoso Outback y la pareja accede a abandonar su tour organizado en pos de la aventura. A medida que pasan los días y se van internando en paisajes desérticos y de tierras áridas, Alex empezará a sospechar que Taylor no es trigo limpio y que quizás no haya sido tan buena idea adentrase con él, en lo desconocido.

Una road-movie en la que sabes en todo momento lo que va a pasar porque se ve venir a la legua, pero quieres descubrir hasta qué punto se va a tensar la situación. Los dos primeros tercios en los que se desarrolla esta relación enfermiza entre los tres protagonista se hace un poco lenta porque no hay mucha acción y algunas de las decisiones de las víctimas se te hacen un tanto absurdas  y que sirven sólo para darle más juego a la trama. Es en la parte final dónde se concentra toda la acción y la situación explota por los aires con una muerte bastante original y curiosa, pero que hubiese requerido de más contundencia y fuerza, para salvar una cinta que termina haciéndose un tanto tediosa.

Se que las comparaciones son odiosas, pero todos los que hayáis visto Wolf Creek os va a ser imposible desligar su recuerdo cuando veáis Gone porque todo lo que podría haber sido esta película para ser grande, ya lo había hecho MacLean un año antes. Digamos que se nos queda un poco a medio gas porque aunque la tensión se mantiene durante casi todo el metraje y la relación infecta entre los personajes está bastante bien construida, lo cierto es que desconocemos las motivaciones de Taylor para hacer lo que hace. No es que las razones de Mick Taylor para asesinar turistas fueran las mejores, pero dentro de su psicopatía tenía un sentido. Aquí es que carecemos de todo dato al respecto y hay momentos en los que su actitud no es demasiado creíble y si el asesino de un thriller falla, apaga y vámonos.

Destacaría la fotografía de los paisajes australianos que es absolutamente espectacular y esto no es de extrañar porque su director, Ringan Ledwidge es uno de los directores de publicidad mas importantes y reconocidos hoy en día. Gone supuso su primer y único largometraje hasta le fecha porque tras él, sólo ha hecho cortos pero con actrices de reconocimiento internacional como Rosamund Pike o Kristen Steward. Es posible que no le beneficiara estrenarse sólo un año después de Wolf Creek, ya que esta cinta no disfrutó de estreno comercial y tras pasar por algún festival, fue directamente al mercado doméstico. Sinceramente, esta película parece un gran telefilm de esos que nos ponen los fines de semana en Antena 3  por la tarde y si no buscáis nada más, en en ese sentido funciona perfectamente. 

CONSEJO VACACIONAL: Nunca viajes con extraños

VALORACIÓN: Un thriller psicológico para una tarde de verano y disfrutar de unos paisajes increíbles y de una situación enfermiza con unos personajes un tanto planos. 


Hasta aquí nuestro viaje por Australia y los terribles peligros que nos acechan en cada esquina. En esta selección no ha habido ninguna cinta con animal mortífero, pero ya sabéis que en esta zona existe una gran concentración de ellos y que sus directores no tienen ningún reparo en mostrárnoslo. Ésta sólo ha sido una selección de películas de viajes más desconocidas y que no había visto, pero si queréis mandanga de la buena, acomodaros en el sillón y preparad palomitas porque a continuación os dejo mis cintas preferidas sobre este tema.



MEJORES PELÍCULAS DE TERROR VIAJERO EN AUSTRALIA


  • Wolf Creek (2005)
  • Rogue (2007)
  • Black Water (2007)
  • The Triangle (2009)
  • The Reef (2010)
  • Wolf Creek 2 (2013)