viernes, 28 de septiembre de 2018

31 DÍAS DE TERROR - ESPECIAL HALLOWEEN


Pues sí queridos horror lovers, nuestro mes favorito está a la vuelta de la esquina y es que en Octubre el Terror está más de moda que nunca. Las webs y revistas de cine sacan sus especiales de cine de terror, mientras los norteamericanos comienzan con los preparativos para su fiesta de Halloweeen (¡qué envidia!). Como cinéfila, una práctica que siempre me ha llamado mucho la atención es el reto de #31DaysOfHorror que se extiende como la pólvora en estas fechas. Como su propio nombre indica, consiste en ver una película de terror cada día de Octubre y todo el mundo elabora sus listas con 31 películas para pasar un mínimo de 90 minutos diarios frente a la pantalla.

Debido a que mis planes para acudir este año al tan ansiado Festival de Sitges se han vuelto a truncar, he decidido unirme a este reto para mantenerme muy ocupada y que la envidia no me corroa. Así que para que no me chirríen mucho los dientes cuando vea todos los tweets y oiga todos esos podcasts que nos contarán las maravillas que están viendo en Sitges, he elaborado la que para mí es la mejor y más completa lista de películas de terror de la historia, jajaja. 

El criterio que he usado para elegir las cintas ha sido muy sencillo: Quería estar en paz con la horror bloguer que hay en mí y ponerme al día con todos esos clásicos modernos que todavía no me explico como no he visto y ver también alguna que otra película más actual, pero no por ello menos valiosa. La selección es muy variada, hay películas asiáticas, italianas, mexicanas, con zombis, caníbales, psicokillers y hasta de animación. Más no se puede pedir.

Si os soy sincera Candyman (1992) sí que la había visto en su momento, pero tenía ganas de revisionarla desde que me enteré que Jordan Peele estaba preparando su remake. Por el resto, si queréis podéis crucificarme por no haberlas visto todavía, pero en breve le voy a poner solución así que, ¿por qué no hacéis vosotros lo mismo y rescatáis esas películas que os da miedo confesar que no habéis visto? A no ser que seáis Jorge, de la cuenta de @horrorlosers que él no debe tener nada pendiente porque se lo ve TO-DO, jajaja. 


  1. A DARK SONG (2016)
  2. THE VANISHING (1988)
  3. POSSESSION (1981)
  4. RE-ANIMATOR (1985)
  5. CRONOS (1993)
  6. CANNIBAL HOLOCAUST (1980)
  7. SYMPATHY FOR LADY VENGEANCE (2005)
  8. PARANORMAL ACTIVITY (2007)
  9. BRAINDEAD (1992)
  10. VIDEODROME (1983)
  11. FROM BEYOND (1986)
  12. THE STEPFATHER (1987)
  13. THE ENTITY (1982)
  14. TROUBLE EVERY DAY (2001)
  15. PULSE (2001)
  16. SANTA SANGRE (1989)
  17. V/H/S (2012)
  18. FREAKS (1932)
  19. FADE TO BLACK (1980)
  20. NO PROFANAR EL SUEÑO DE LOS MUERTOS (1974)
  21. LA CHIESA (1989)
  22. SEE NO EVIL (2006)
  23. SOMOS LO QUE SOMOS (2010)
  24. BYZANTIUM (2012)
  25. O APOSTOLO (2012)
  26. IT'S ALIVE (1974)
  27. CANDYMAN (1992)
  28. DARK WATER (2002)
  29. FUNNY GAMES (2007)
  30. THE PROPHECY (1995)
  31. DUMPLINGS (2004)

 NORMAS VISIONADO:

* No seguiré el orden estricto de esta lista para ver las películas, sino que lo haré de manera aleatoria, dependiendo del estado de ánimo y lo que me apetezca cada día.

* Podréis hacer el seguimiento de las películas y sus valoraciones en mi cuenta de twitter @justaida3, bajo el hastag:#BP31DaysOfHorror.


* Todos podéis utilizar este hastag, tanto los que estéis siguiendo esta lista de visionado, como los que tengan la suya propia. Lo importante es compartir qué películas estamos viendo en honor de Halloween.

* Pondré todo de mi parte para poder ver las 31 películas, pero me espera un mes muy ajetreado en el reino y además, tengo el Festival Nocturna de Madrid a finales de mes. 

* No sigas leyendo y ÚNETE a #BP31DaysOfHorror 


miércoles, 26 de septiembre de 2018

POD (2015)


Llevaba mucho tiempo queriendo ver esta película, ya que aparecía en prácticamente todas las listas de cintas infravaloradas que tanto me gustan y a los que soy un tanto adicta. Lo cierto es que la espera ha merecido la pena y, a pesar de ser una película de bajo presupuesto, con una premisa sencilla y puede que excesivamente alargada y previsible, consiguió mantenerme enganchada a la pantalla durante sus poco más de 75 minutos.

Como os he comentado, el argumento de POD es bastante sencillo, hasta dónde se puede confesar sin caer en spoilers: Después de recibir un inquietante mensaje de su hermano, un veterano de guerra con problemas psicológicos que vive aislado en una cabaña junto al lago, Ed y Lyla deciden ir a buscarlo. Una vez allí, ven como éste esta sufriendo lo que ellos piensan es un nuevo brote psicótico, ya que afirma tener encerrado a un Pod en su sótano y estar siendo víctima de una conspiración. 

La película ha sido escrita y dirigida por Michael Keating, un joven director al que la mayor parte conoceréis por sus más recientes trabajos: Darling (2015), Carnage Park (2016) o Psycopaths (2017). Keating que comenzó como becario nada más y nada menos que en la Blumhouse, es un gran fan del cine de terror y actualmente presenta un programa de entrevistas en Shudder, el canal de streaming dedicado al terror y que todo horror lover desearía tener en su país. En dicho programa, The Core, Keating invita a directores y actores como: Adam Green, Danielle Harris, Simon Barret o las hermanas Soska para hablar acerca del terror y de cómo se realizan los efectos prácticos que vemos en las películas. No se a vosotros, pero yo necesito ver este programa ya mismo. 

Según apunta Keating en una entrevista concedida a Bloody Disgusting, se inspiró en la conocida serie de los años 60, The Twilight Zone (1959-1964) para escribir el guion de esta película porque quería representar el terror como una entidad que se contagia de unos a otros. La paranoia que empieza a hacer mella en todos ellos, se contagia como una especie virus o quizá haya algo más...

La trama de POD es bastante simple y su éxito reside casi totalmente en la credibilidad que le demos a sus tres personajes principales. En los primeros minutos de la cinta, vemos como Martin, el ex militar, está persiguiendo algo por un bosque nevado mientras, por otro lado, presenciamos la difícil relación de sus hermanos, discutiendo sobre si es conveniente ir a buscar a Martin o no. Una vez llegan a la cabaña, situada en un paraje nevado y desolado, nos adentramos en una atmósfera claustofóbica e inquietante, al ver el bunker en el que ha sido transformada la cabaña. Un lugar sucio, con puertas y ventanas tapiadas que responden a la paranoia de Martin que cree ser la víctima de una teoría de la conspiración perpetrada por el gobierno. La tensión va en aumento, a medida que éste empieza a perder contacto con la realidad, Lyla parece darle credibilidad a la paranoica postura de su hermano y el pobre Ed se siente desbordado al encontrase sin apoyos. Pero y ¿si todo lo que está contando Martin no es producto de su mente enferma y es real? Éste es el principal juego de este thriller psicológico, arrastrarnos hasta el extremo de no saber qué va a ocurrir a continuación e incrementar nuestra tensión a cada minuto. 


Aunque la película es de bajo presupuesto y eso se nota en la escasez de personajes y  localizaciones, han sabido muy bien como exprimir sus recursos a la perfección para deleitarnos con este tenso thriller que se guarda algún que otro giro argumental bajo la manga y que me dejó con la boca abierta. Debido a esta escasez de medios, en la segunda mitad de la cinta abundan los planos oscuros y los movimientos de cámara frenéticos, pero  encajan perfectamente con el tono de la película. Además, cuando se tiene que ver algo, se ve de manera bastante explicita. 

Tampoco quiero que penséis que POD es una de esas joyas ocultas de las que muchas veces os hablo porque algunos fallos. En primer lugar, la trama al ser tan simple, hubiese funcionado mejor como el capítulo de una serie y aunque tiene un metraje de tan sólo 75 minutos, hay varias partes, como la presentación de los hermanos, que se notan excesivamente alargadas. Por otro lado, las interpretaciones de los tres personajes principales, de los secundarios no tengo ninguna queja, me parecieron bastante exageradas. Lauren Ashley Carter interpreta a esa hermana que se echa un chorrete de whisky en el café del desayuno y que piensas que va a ser un personaje interesante, pero se acaba convirtiendo en la típica chillona que no aporta mucho. Por su parte, Brian Morvant que da vida al exmilitar con problemas psicológicos abusa bastante de los ticks nerviosos y de sus gesticulaciones de loco. Y, por último tenemos a Dean Cates, en el papel del hermano escéptico y analítico, que fue la actuación que más me convenció, a pesar de que las decisiones  que toma su personaje son un tanto estúpidas: si tu hermano inestable te ha reiterado que no entres en la cabaña, no es muy aconsejable que te saltes a la torera sus indicaciones y vayas con tu hermana porque luego, pasan cosas...

POD me ha convencido y también soy de las que piensan que, a pesar de sus fallos, es una película muy digna e injustamente infravalorada que merece ser rescatada. Además, después de todo lo que he averiguado acerca de la carrera de Michael Keating, ha despertado mi interés por ver el resto de su filmografía, ya que os confieso que ésta ha sido mi primera incursión en su obra. POD me parece una película muy interesante para ser su segundo trabajo y demuestra una vez más, que muchas veces sólo se necesita una buena idea y ganas de llevarla a cabo, para conseguir una producción más que decente. ¿Qué es un tanto engañosa? ¿Qué es previsible? No os digo que no, pero a veces el camino es lo más interesante y el final de esta película no es ni mucho menos decepcionante. 

El cartel promocional de la cinta no puede ser más desafortunado. Por un lado, la imagen no representa a nada que aparezca en la película porque no hay ningún huevo Alien eclosionando a lo loco y por otro, comparar a esta pequeña producción con X-Files es bastante pretencioso y genera unas expectativas que pueden conducir a una decepción de caballo. Es mucho mejor acercarse a POD sin ningún tipo de pretensión, ni idea preconcebida, pero lo que tenéis que evitar a toda costa, es el trailer porque os arruinaría el quiz de la trama de un plumazo.

jueves, 20 de septiembre de 2018

THE RUINS (2008)


No se por qué no os había reseñado antes The Ruins porque es otra de esas películas que no han recibido la atención y el reconocimiento que se merece. Parece que he venido de las vacaciones con espíritu reivindicativo y viendo que la anterior propuesta, House of Wax (2005) ha tenido muy buen recibimiento y muchos de vosotros la valoráis tanto como yo, quizás vaya siendo hora de sacar a la luz esas cintas que no aparecen en las listas de lo mejor del terror, pero que sin duda no proporcionan grandes dosis de diversión, tensión y sangre, mucha sangre.

The Ruins nos presenta a un grupo de 4 amigos que se han ido de vacaciones a Cancún, pero que a penas han salido del hotel y la playa durante su estancia. Un día conocen a un mochilero alemán, Henrich, que les propone visitar unas ruinas mayas recientemente descubiertas, en las que se encuentra su hermano con su nueva novia, arqueóloga de profesión. A la mañana siguiente, emprenden el viaje hacia las ruinas, pero una vez allí, les recibe un grupo de nativos muy poco hospitalarios que les amenazan con armas y les impiden salir del lugar. 

El guión es una adaptación llevada acabo por el propio autor de la novela homónima, Scott B. Smith. El libro, alabado por todo el mundo, hasta por el mismísimo Stephen King, ha despertado mi curiosidad, sobretodo porque existe una gran polémica en torno a la adaptación, ya que Smith se tomó ciertas licencias en el guion que para los fans de la novela no eran necesarias. Como el género de terror es algo que quiero empezar a cultivar en el campo de la literatura, no he podido evitar hacerme con un ejemplar de la novela para comprobar por mi misma, si es tan maravillosa como apuntan. The Ruins fue la ópera prima con la que Carter Smith, conocido por su trabajo como fotógrafo de moda, decidió abrirse paso en la meca del cine. Ya había hecho sus pinitos en la dirección en varios cortometrajes y tras está película, ha seguido trabajando en ellos y sólo ha dirigido otro largo más, Jamie Marks is dead (2014), un drama sobrenatural con bastante con buen pinta.

Lo que más me gusta de esta cinta es que parte de una premisa mil veces vista: el grupo de amigos norteamericanos que se van de viaje a un país exótico y allí les suceden cosas, nunca buenas. En este caso, no ligan con quién no deberían como en Hostel (2005), ni van a parar a un lugar dónde los donantes de órganos escasean como en Turistas (2006), ni se topan con lugareños indeseables como en And Soon The Darkness (2010), remake de la versión británica de 1970. Aquí el problema va estar relacionado con la Madre Naturaleza y ya sabemos que cuando ésta se pone dura, no hay quien la pare.

Es interesante y digno de admirar como en una cinta en la que sus dos últimos tercios transcurren en un escenario bastante reducido, la cima de las ruinas de una pirámide azteca, la tensión y el ritmo no decaen en ningún momento. Me gusta especialmente que la acción se centra en un lugar al aire libre y a plena luz del día y no por ello deja de ser menos aterrador y asfixiante. 



Reconozco que una de mis debilidades en el cine de género es el body horror y estás películas suelo disfrutarlas mucho, principalmente si los efectos de maquillaje son buenos. En este caso, no es que el virus que les ha infectado sea tan agresivo como el come-carne de Cabin Fever (2002), pero es interesante ver como jóvenes perfectamente sanos empiezan a sufrir los efectos de un parásito que se ha metido en su piel y como esto puede llegar a obsesionarles y hasta volverles locos. 

Desconozco si la arrogancia que suelen mostrar los americanos en este tipo de películas es real o simplemente un estereotipo, pero no pueden dejar de chirriarme afirmaciones como la que lanza uno de los personajes que viene a decir que: "alguien vendrá a rescatarlos porque cuatro turistas americanos no pueden desaparecer del mapa sin más". Parece que si eres de otro país, como el personaje alemán de la cinta, esfumarse sin que nadie se percate, debe estar a la orden del día. Además, a este personaje no se le ocurrió pensar que aunque los encuentren, quizá sea demasiado tarde para todos ellos. Lo que está claro es que si eres norteamericano, lo tienes bastante complicado en la vida: si viajan al extranjero, ya os he contado algunas de las cosas que les pueden pasar, si viajan por el país, no es que les vaya mucho mejor: Texas Chainsaw Massacre (1974), The Hills have eyes (1977), Wrong Turn (2003), ... y si deciden quedarse en casa: Funny Games (2007), The Strangers (2008)You're Next (2011), ...

En cuento al reparto, las actuaciones de todos son solventes y creíbles. Los rostros más conocidos son los de Jena Malone a la que todos descubrimos en Donnie Darko (2001) y el de Shawn Ashmore que aparecía en la película que inauguró este blog, Frozen (2010) y que ha participado en la franquicia de X-Men. Pero si hay una actuación que destaca sobre las demás, esa es la de Laura Ramsey, en cuyo personaje, el deterioro y el sufrimiento es tan palpable que traspasa la propia pantalla. 

Las dosis de sangre y escenas desagradables no faltarán en esta producción, en la que en algunas ocasiones, nos costará incluso mirar a la pantalla. Sólo puedo deciros que hay unas escena igual de impactante que la depilación de Cerina Vincent en la antes mencionada Cabin Fever.

En definitiva, ya habréis notado por mis palabras que me encanta esta película y que nunca dejaré de recomendarla. Una premisa sencilla que nos transporta hasta la piel de unos personajes en la que no nos gustaría estar. Prepararos para una hora y media de pura tensión y desesperación, mientras os adentráis en la selva mexicana.



lunes, 17 de septiembre de 2018

MAYHEM (2017)


Soy muy fan de esas películas que sacan a la luz los más oscuros deseos de una parte de la población del mundo occidental: liarte a palos y exterminar a algún compañero de curro, incluso a tu propio jefe. Todos lo hemos pensado alguna vez en nuestra vida y en esta época que nos ha tocado vivir de contratos temporales y precarios, parece que las películas de esta temática han proliferado como la espuma: Bloodsucking Bastards (2015) o The Belko Experiment (2016). Aunque las causas que provocan la violencia dentro de la oficina son diferentes en cada caso, siempre acaban con ejecutivos, secretarias y administrativos como auténticos psicokillers masacrándose unos a otros. 

Un virus que provoca que la barrera del respeto y el autocontrol desaparezcan y que los instintos más primarios como la violencia y el sexo afloren sin ningún tipo de freno, ha infectado un bloque de oficinas. El edificio está cerrado por cuarentena y un empleado que acaba de ser despedido, intentará abrirse paso a través de este jungla, para poder llegar hasta la última planta dónde se encuentra el departamento ejecutivo y convencerles de que revoquen su decisión. Para ello contará con la ayuda de una atractiva abogada que también quiere presentarle su causa al mandamás del edifico.

El responsable de este festival de sangre y grapadoras asesinas es Joe Lynch, al que sólo conocía por Wrong Turn 2: Dead End (2007) y la verdad es que preferiría no acordarme de ella. Con una estética de videoclip y un ritmo trepidante, Lynch consigue que su propuesta, lejos de aburrirnos al tener una premisa vista recientemente, nos parezca un producto refrescante y muy entretenido. Aunque la película destaca por su humor negro y una violencia de lo más chusca, esto no significa que Mayhem pretenda, a su manera, criticar la avaricia y el despotismo de las grandes corporaciones. 

La cinta está protagonizada por Steven Young, el chino de Walking Dead que se ve que su técnica de aniquilar zombis, le sirve igualmente para los infectados y rabiosos. A su lado, la impresionante Samara Weaving, de la que todos nos enamoramos en The Babysitter (2017). La química de la pareja, en cuento a compañeros de armas, es muy buena porque todo lo demás resulta altamente increíble. Aunque la vis cómica y macarra de Weaving ya la conocíamos y nos funciona, con Young tengo mis dudas. Me parece un actor muy inexpresivo y con un registro interpretativo muy limitado como para que el peso de toda la película recaiga sobre sus hombros.



El estallido de violencia que transforma a los ejecutivos en asesinos sin escrúpulos, se debe al virus ID-7 que convierte a los infectados en seres rabiosos. El único rasgo físico que los diferencia es que tiene uno de los ojos inyectado en sangre, así que el ahorro en efectos de maquillaje es considerable, pero no menos efectivo. Hay que tener en cuenta que el edificio en el que se encuentran ha sido puesto en cuarentena por sanidad o el ejército mientras hace efecto un antídoto que han lanzado por los conductos del aire y que en 8 horas erradicará el virus. Los cambios físicos no podían ser muy notables si a las 8 horas se pueden ir todos a su casa tan a gusto, ¿no os parece?

La película no se limita a presentarnos una Battle Royale de oficina, si no que sus dos protagonistas, antagónicos en un primer momento, aúnan esfuerzos para conseguir un objetivo y nosotros, como espectadores, los seguimos en su "hazaña épica". Digo antagónicos porque, en un primer momento, el personaje interpretado por Young, Derek Cho, es un abogado de renombre en la firma que ha ido perdiendo su integridad y su alma, es pos de una ambición desmedida con una total falta de escrúpulos. Sin embargo, Melanie Cross a la que da vida Weaving es una abogada que está luchando porque un tiburón empresarial como es la empresa de Cho, no deje a personas desfavorecidas sin su casa. El virus y una causa común: presentar sus quejas ante el director de la firma, harán que luchen contra todos los ejecutivos y oficinistas que quieren hacerles frente. Ataviados con material de obra, imperdible la destreza de la Weaving con una pistola de clavos, la sangre, amputaciones y heridas surgirán por doquier.

Los enemigos están en los pisos de arriba y nuestros protagonistas, como si de un videojuego se tratara, tendrán que ir subiendo planta a planta, para conseguir la llave que los lleve al siguiente nivel. En la cima tendrán que enfrentarse con "La Sirena", la mano derecha del jefe y con "La Muerte" un jefe sin escrúpulos, ni humanidad, totalmente estereotipado, que no dejará que Cho se salga con la suya. 

En definitiva, Mayhem no es una película perfecta, pero dudo que alguien pueda aburrirse con ella. La música y el ritmo de la cinta son frenéticos y te mantienen pegado a la butaca esperando a ver cuál será la siguiente barbaridad que aparezca en pantalla. La violencia extrema, unida al humor negro, funciona a la perfección y en la comparativa inevitable con The Belko Experiment (2016), para mies una clara vencedora. Gana en diversión y gamberrismo a la cinta de Mc Lean, sin desmerecer a ésta. No esperaba mucho de Mayhem por ser una premisa muy repetida en los últimos años, pero la verdad es que me ha sorprendido y me pareció una propuesta de los más refrescante, perfecta para un Festival o para una noche de amigos y cervezas en casa.



lunes, 10 de septiembre de 2018

HOUSE OF WAX (2005)



Las vacaciones se acaban y toca volver al trabajo y a la rutina. ¿Depresión? Ninguna, el otoño siempre es la época preferida para los horror lovers y no sólo porque se celebre nuestra fiesta por excelencia, Halloween, sino porque en estas fechas se concentran la mayor parte de festivales de cine de terror de nuestro país. 

Seguro que os preguntaréis porque he elegido esta película para mi regreso y la respuesta en muy sencilla: he visto mucha película mediocre durante el verano y decidí revisar una cinta que sabía perfectamente lo que me iba a ofrecer: argumento simple, muertes espectaculares y entretenimiento. Hay veces que no le exijo más a una película, no siempre vamos a encontrar joyas como It Follows (2014)The Witch (2015) o Get Out (2017) , pero hay rachas cinéfilas en las que conseguir estos tres sencillos requisitos es tarea imposible.

Antes de hacer correr a Liam Nesson por todo el mundo intentado salvar a su familia y al mundo entero de terroristas despiadados, el director español afincado en EEUU, Jaume Collet-Serra nos traía un slasher rural que bien podría definirse como una mezcla de The Texas Chainsaw Massacre (1974) Tourist Trap (1979): Un grupo de amigos hacen un viaje por carretera para asistir a un importante partido de fútbol, pero deciden descansar la víspera y acampar por el camino. A la mañana siguiente, uno de los coches ha sufrido una "avería" y un lugareño se ofrece a llevarles a la gasolinera de un pueblo cercano. Mientras esperan que el dueño de la gasolinera les traiga la pieza que necesitan, deciden visitar la impresionante Casa de Cera de Trudy. Quedan asombrados por el realismo de las esculturas de cera, pero para cuando descubran el secreto de tal artesanía, quizás sea ya demasiado tarde para todos ellos.

Como la mayor parte de vosotros ya sabréis, esta película es el remake protagonizado por Vicent Price de la House of Wax (1953), que a su vez lo era de Mystery of the Wax Museum (1933). Aunque las dos primeras versiones comparten el mismo argumento y tono, lo cierto es que la producción de Collet-Serra, sólo toma prestado el título para crear una cinta que nada tiene que ver con sus predecesoras, si no mas bien con un slasher rural protagonizado por adolescentes que morirán de las maneras más sanguinarias posibles. La cinta de Collet-Serra se enmarca en una época, la de finales de los 90 y principios del 2000, en la que proliferaban los remakes de la época dorada del terror: House on Haunted Hill (1999), Thirteen Ghost (2001), The Texas Chainsaw Massacre (2003), Dawn of the dead (2004) o Toolbox Murders (2004).

Todos recordamos House of Wax por la participación de Paris Hilton y la posibilidad de verla morir a manos de un psicokiller, pero lo cierto es que estamos ante una película bastante digna y con algunos elementos notables. Es cierto que tenemos al típico grupo de adolescentes atractivos y sin demasiadas neuronas que quieren ir a un partido de fútbol y mientras tanto se entretienen bebiendo o practicando sexo, pero la ambientación de Ambrose, el pueblo dónde está situada la casa de cera de Trudy y el propio museo, son de lo más tétrico y mal rollero. No sólo es increíble el realismo de todas las esculturas de cera, así como los muebles y cualquier otro detalle realizado en este material, si no que el taller dónde el villano realiza sus trabajos con todos esos artilugios y aparatos que parecen sacados del imaginario del Dr. Frankenstein, es absolutamente sobrecogedor.  

Otros de los aspectos a destacar de la cinta son la violencia y la abundancia de hemoglobina en su segunda mitad. No es muy habitual ver a la final girl de un slasher, ser mutilada durante la trama, ni que Paris Hilton realice una actuación decente y además tenga la muerte más espectacular de toda la cinta. Por otro lado, no deja de ser interesante la curiosa técnica de creación de las estatuas de cera (que con esa técnica también las hago yo).



Puede que a muchos de vosotros no os funcione el clímax de House of Wax porque os parezca un tanto fantástico ver una mansión derritiéndose pero, ¿qué me decís de un psicokiller como Michael Myers que muere y revive como si fuera un gato con 7 vidas? Pues lo dicho, que una vez aceptado lo increíble, hay que disfrutar de esta escena de acción trepidante que nos ofrece la pantalla, en la que los dos protagonistas intentan escapar de una casa que se derrite literalmente bajo sus pies, mientras son perseguidos por los artífices de esta atrocidad. Sin duda, un disfrute digno como colofón de la cinta y un despliegue de efectos especiales muy bien ejecutados. Bien es cierto, que al final se guardan un último e innecesario giro de la trama, que podría dejar la puerta abierta a una posible secuela que de momento, no se ha realizado. 


Lo que más puede perjudicar al visionado de House of Wax es su ritmo, excesivamente lento en ocasiones. El planteamiento de los chicos, su partido de fútbol y su acampada se alargan durante bastante tiempo, hasta que nos deleitan con la primera muerte. Pero, por otro lado, el excesivo metraje de la cinta, 108 minutos, nos permiten un desarrollo más profundo de alguno de los personajes. La difícil relación de la protagonista, Carly, interpretada por Elisha Cuthbert, muy de moda en esta época gracias a la serie 24 (2001-2010), con su conflictivo hermano o la historia detrás de los asesinos que queda muy bien hilvanada y explicada. 

En definitiva, House of Wax no es una gran película, pero sí un slasher rural que destaca por su brutalidad y mal rollismo. Además, ese museo de cera tan tétrico y escalofriante que nos recuerda, sin duda, al de Tourist Trap (1979) y el clímax final con todo derritiéndose, paredes que parecen mantequilla y litros y litros de cera, no tiene desperdicio. Si todavía no os he convencido para un revisionado, tened en cuenta que la muerte de Paris Hilton es digna de rememorar y que sólo así seréis capaces de saciar vuestras ansias de haterismo contra la celebrity, jejeje.


lunes, 6 de agosto de 2018

ANIMALES MORTÍFEROS: RANDOM

Dibujo del artista R.J. Palmer

Llegamos a la última entrega de este especial de verano sobre animales mortíferos en el cine de terror, con la que he disfrutado de lo lindo, viendo películas más malas que buenas, aunque a todos nos ha divertido, dado el éxito de estas entradas. Como no podía ser de otra manera, he dejado lo mejor para el final, así que os he preparado una selección de animales variados, reales y fantásticos, orientados igualmente al verano, para incrementar un poco más los temores que acudirán a vuestra mente, cuando vuestros pies se metan en el agua de la playa. Os acordaréis de mi, me odiareis un poquito, pero yo habré conseguido mi objetivo,jajaja.

Como cada película va sobre un animal diferente, os hablaré de sus características, en cada una de las entradas, para que conozcáis mucho mejor a estas bestias. No os relajéis demasiado cuando os hable de seres fantásticos porque recordad que sólo se ha explorado un 5% de los océanos y allí abajo, puede haber cualquier cosa....



DEEP RISING (1998)




Si os soy sincera, no había oído hablar de esta película hasta que no investigué qué cintas iba a incluir en esta sección, pero para mi sorpresa ha sido una de las que más he disfrutado en todo este especial veraniego. Deep Rising no es una película buena, ni muchísimo menos, es más bien una mala versión acuática de Alien (1979), pero muy entretenida y disfrutable.

El capitán de un pequeño barco y su equipo, han sido contratados para transportar a un grupo de mercenarios hasta un trasatlántico de lujo que se encuentra en el mar de China. Cuando nuestros protagonistas suben a bordo, descubren que el barco está desierto y hay mucha sangre por todos lados. No tardan en dar con un puñado de supervivientes que les confirman que el barco ha sido atacado por una bestia marina. Tendrán que aunar fuerzas para poder escapar de allí con vida, aunque puede que alguno de ellos tenga otros intereses...


ANIMAL MARINO: Nuestros protagonistas se va a enfrentar nada más y nada menos que a una mutación del Ottoia Aqueana. Me imagino vuestra cara de estupefacción al leer esto porque fue la misma que se me quedo a mi cuando lo explicaron en la película, pero una vez investigado, os diré que es un tipo de gusano del periodo Cámbrico, extinto hoy en día. El dueño de trasatlántico, que debía de ser experto en estos gusanos prehistóricos y en las mutaciones fantásticas que sufren en este universo, nos cuenta que:

  • A los 1.200 m los Ottoia son del tamaño de una pelota de golf.
  • A los 6.000 m son capaces de comerse tiburones adultos.
  • Y de 9.000-12.000 m son de tamaño que aparecen en la película. (Así que el simpático gusano de la cinta, ya sabemos que vino de muy muy abajo)

Pero lo mas interesante son sus métodos de aniquilación: Estos inmensos Ottoia te atrapan con sus tentáculos dentados y te chupan tus fluidos, para después deshechar el esqueleto. ¿Cómo os quedáis? jajaja.

Aunque el diseño de los bichos es espectacular con unas enormes bocas, llenas de multibocas con cientos de dientes y una manera de reptar y moverse rapidísima, lo cierto es que el CGI falla en ocasiones y se nota demasiado.

VICTIMAS: Tenemos un grupo de rudos mercenario, a cada cuál mas borde y con una gran facilidad para apretar el gatillo. Junto a ellos, los tres miembros de la tripulación que les han llevado hasta el trasatlántico, entre los que se encuentra el héroe al que cuesta tomarse en serio, el alivio cómico y la novia de éste. Por otro lado, están los escasos supervivientes del buque, uno de ellos es una atractiva y famosa ladrona que se ha colado en este crucero de lujo para hacerse con un gran botín. 

Algunas de las muertes son espectaculares, sobre toda una en la que engullen entero a uno de los personajes y al expulsarlo, las secreciones del bicho deben ser corrosivas como las de Alien, y el pobre empieza a deshacerse frente a nosotros, con una destreza de medios técnicos y de maquillaje, bastante espectacular. Sólo por esta escena creo que merece la pena ver esta cinta. 

ACTORES: Como buena película noventera, aparecen varios rostros conocidos, algunos consolidados años después. No es el caso de Treat Williams, nuestro héroe, que ya había saltado a la fama en 1979 con su papel en Hair y al que le siguieron infinidad de títulos como la grandiosa Dead Heat (1988), que no os deberías perder. Lo cierto es que este actor no me pega mucho como héroe en una película de acción, pero como veo Deep Rising como una especie de comedia involuntaria, que no se toma demasiado en serio así misma, podemos aceptarle. Su parteneire es la impresionante Famke Janssen, que está perfecta en su papel de sexy ladrona, un tanto chistosa, aunque como pareja de Treat Williams no nos pega ni con cola. El reparto se completa con otros actores conocidos como Jason Flemyng, Anthony Heald o Wes Studi

VALORACIONA pesar de que se estrenó en la salas de cine, Deep Rising es una Monster movie de serie B, que no aporta nada nuevo al género, pero que resulta bastante entretenida y disfrutable. Es una cinta que no se toma demasiado en serio así misma y eso la beneficia, porque cualquier otra cosa hubiese sido un completo desastre. En ocasiones, el CGI de las criaturas es bastante lamentable y se nota muchísimo cuando vamos a pasar a un plano de pantalla verde, por el cambio en la textura de la imagen. Pero independientemente de esto, estos impresionantes Ottoias mutados tienen un diseño espectacular y eso de engullir a personas de un solo bocado, tiene su atractivo, jajaja. Dadle una oportunidad porque es una de esas malas películas, a las que les terminas cogiendo un cariño especial. 



MERMAID CHRONICLES PART 1: SHE CREATURE (2001)



Muy pocos habrán oído hablar de este telefilm, pero las sirenas asesinas llegaron mucho antes al cine de terror que las cantarinas retro de The Lure (2015) o de la nueva serie Siren (2018) a la que tendré que echar un vistazo . Yo también he descubierto esta pequeña película de serie B gracias a este especial y la historia que hay detrás es bastante interesante. Durante el Halloween de 2001, la cadena por cable Cinemax realizó y proyectó 5 películas a las que llamó: Creature Feature. Esta serie de películas reutilizaban en algunos casos y en otros hicieron un remake de las cintas de bajo presupuesto que produjo la API (American International Pictures) durante la década de los 50. El resto de producciones fueron: Earth vs. the Spider, How to Make a Monster, The Day the World Ended y Teenage Caveman.

En el caso de nuestra película, tomó el título de una cinta de 1956, en la que la asistente de un hipnotizador desconocía ser descendiente de un monstruo marino y cuando éste la hipnotizaba, se convertía en la bestia, matando a todo aquel que se interpusiera en su camino. Digamos que el argumento de la película de 2001, se basa ligeramente en esta premisa, pero con algunas licencias para actualizarla: lo dueños de un circo ambulante en la Irlanda de 1900, conocen a un enigmático hombre que les lleva a su castillo para mostrarle su tesoro más preciado: una sirena viva, encerrada en un tanque de agua. Ávidos de fama y dinero roban a la criatura para llevársela a América, sin saber que la sirena tiene unos planes muy diferentes para el viaje.

ANIMAL MARINO: Tenemos a una atractiva y enigmática sirena que no habla apenas, porque no lo necesita. Es capaz de meterse en tu mente y manipularte a su antojo. Sólo come carne humana y cuando se enfada y va atacar emite un sonido agudo como el de los delfines. La caracterización de la sirena corre a cargo del maestro Stan Winston, así que os podéis imaginar que es perfecta: manos con membranas interdigitales, cola de pez enorme y mucho más que no os voy a desvelar. 

VICTIMAS:Todo aquel que se encuentra cerca de la sirena, en este caso su antigua dueña y alguna persona random del pasado, pero ahora, los marineros del barco que les transportan a América son carne de cañón para una atractiva sirena medio desnuda y letal. El problema es que la mayor parte de las muertes tienen lugar fuera de pantalla y disfrutamos poco de la sangre y las vísceras, pero algo hay. 

ACTORES: El dueño del circo ambulante están interpretados por Rufus Sewell en el papel de ambicioso empresario de s.XIX que cree haber encontrado algo único y extraordinario y quiere sacarle el máximo provecho posible, sin importarle el precio que tenga que pagar. Su mujer, interpretada por la gran Carla Gugino que daba vida a la sirena falsa del espectáculo, verá como su papel en la vida de su marido, toma un segundo plano, en pos de su ambición. La amplitud de emociones que transmite este personaje, nos hará sentir el sufrimiento de esta mujer, así como la conexión psíquica que la une a la sirena y que la harán dudar de su propia cordura. Pero sin duda, la que sobresale notablemente es Rya Kihlsted, que en su papel de sirena dota al personaje de un magnetismo, misterio y realismo que si estás criaturas marinas existieran, serían como Rya, jejeje.

VALORACION: A pesar de ser una película de bajo presupuesto realizada directamente para la televisión, es una producción muy disfrutable en la que la ambientación de principios del s. XX está bastante cuidada, con una oscura iluminación , que nos transporta a un cuento terrorífico más que por lo que muestra, por lo que sugiere. Cómo nos engañaron los de Disney, haciéndonos creer que la sirenas eran princesas acuáticas dulces y cariñosas, cuando ya desde la antigüedad griega las retrataban como seductoras perversas que atraían a los marineros para que se estrellasen contras los escollos cercanos y así poder devorarlos. En esta película tenemos una de esas sirenas, así que cuidado con dejaros engatusar por ella y disfrutad de la cinta.



ORCA 1977


Ésta era una de las películas que más ganas tenía de ver de todas las que han pasado por esta sección. Un cinta que se estrenó a los dos años de la mítica Jaws (1975), pero que merece ser recordada por mucho más que un simple ripoff de la cinta de Spielberg. Aunque las dos películas tratan el tema de la venganza, lo hacen desde planos totalmente diferentes. En el caso de las película de 1975, una cinta de terror marino y en el de Orca, un drama ecológico.

Os resumo su trama para que entendáis mejor de qué os estoy hablando: Nolan y un grupo de pescadores hieren de muerte a una orca hembra embarazada. Su pareja que ha presenciado su  muerte emprenderá una cruenta venganza contra todos los involucrados en la muerte de su "familia"


ANIMAL MARINO: Tenemos una orca asesina rota por el dolor y con ansias de venganza. Según nos cuentan en la película, la orca es el mamífero de sangre caliente más poderoso de todos los mares. El macho adulto puede medir 9 metros y pesar 6 toneladas, pero hay casos en los que han sobrepasado los 13 metros, así que imaginad cómo es el protagonista de nuestra cinta. Su boca tiene 48 dientes distribuidos en dos hileras y posee una inteligencia en muchos aspectos, superior a la humana. Su instinto de venganza es sorprendente y pueden fijar en su memoria la imagen de la persona que les ha hecho daño, para vengarse aunque hayan pasado años. En este caso, vemos como la pupila de la orca fotografía la imagen de Nolan para fijar el foco de su venganza. 

La representación de la Orca, mezclando imágenes documentales, con efectos especiales, es espectacular porque en todo momento te parece estar viendo una Orca real. Teniendo en cuenta que es una película de 1977, esto tiene más merito si cabe y os aseguro que os sorprenderá.

VICTIMAS: Aunque su enemigo es Nolan, las víctimas van ser todos los pescadores que iban con él en el barco, porque en mayor o menor medida, contribuyeron al asesinato de su familia. Veremos saltos impresionantes de la orca para atrapar a sus victimas y estratagemas mucho más inteligentes para hacerse con ellas u obligar a Nolan y a su gente a que salgan al mar a darle caza porque allí es dónde quiere enfrentarse a ellos. Los efectos especiales de las muertes, están bastante bien conseguidos y en ningún momento restan credibilidad a la historia. 

ACTORES: Contamos con un elenco de actores muy reseñable. El imprudente Nolan está interpretado por Richard Harris, en un papel que recuerda de lejos al capitán Ahab de Moby Dick, con esa obsesión que se va fraguando poco a poco  y que le acerca cada vez más a una muerte segura. A su lado, dos de las bellezas de la época, Charlotte Rampling y la debutante, Bo Derek, en dos personajes muy dispares. La primera una profesora especialista en animales marinos, concretamente, en orcas y la otra, uno de los miembros de la tripulación de Nolan

VALORACIÓN: Una película que tuvo la mala suerte de estrenarse dos años después de Jaws y ser considerada  uno más de los ripoffs que surgieron a colación de ésta, pero nada más lejos de la realidad. Una cinta con un gran presupuesto, unos actores de renombre y la banda sonora de Ennio Morricone, no puede ser un producto de serie B. Orca es un drama ecológico, reflejado desde el punto de vista de la ballena que se venga de los asesinos de su familia, en una forma muy humanizada que quizás, sea con lo que algunos espectadores tengan problemas. La trama analizada desde un punto de vista racional es inverosímil, pero la capacidad que tiene el guion de conmovernos, de hacernos vivir el sufrimiento de la orca con cuyos lastimosos chillidos se nos parte el corazón, eso es el cine en mayúsculas. Así que desterrad de vuestro pensamiento que Orca es una copia barata de Jaws y preparaos para poneros en el lugar de unos de los mamíferos marinos más grandes del mundo y para que se os encoja el alma con su sufrimiento, tan humano, que aterra.


LEVIATHAN (1989)


Por ir resumiendo y no decíroslo en cada una de las películas de esta sección, Orca (1977) es la única que conocía antes de hacer este especial y lo cierto es que, al haber más variedad de opciones, las elecciones han sido más gratificantes. En este caso, esta es la película en la que Alien (1979) conoció a The Thing (1982) y todos juntos se fueron al escenario de Abyss (1989).  Esto no es ninguna crítica, ni muchísimo menos, a veces los productos hechos a partir de un pastiche de muchas cosas, funcionan y este es el caso. No es que Leviathan esté a la altura de ninguno de los tres películones que os he nombrado anteriormente, pero en una cinta muy disfrutable, en la que la tensión y la claustrofobia van de la mano, sin darnos un minuto de respiro. 

Pero dejadme que eche algo de luz a esta mezcolanza que os acabo de contar, explicándoos a grandes rasgos su argumento. Los miembros de una expedición minera que extrae metales preciosos de la profundidad marina, encuentran un buque soviético abandonado del que se traen la caja fuerte. Una vez de vuelta en sus instalaciones, varios de los miembros de la tripulación enfermarán y es que algo más ha venido con ellos del barco soviético, algo letal a lo que nunca nadie se ha enfrentado, aunque puede que Kurt Russell sepa algo, jejeje.

ANIMAL MARINO: En este caso, tenemos algo parecido a un monstruo mutante marino que sea crea a partir de una especia de virus que contagia al personal, alterando su genética y fundiéndolos con el monstruo. Ya os aviso que el monstruo es una pasada, tiene tentáculos que terminan en cabecitas de Alien, babas de las que gotean por todos sitios y dientes, muchos dientes. Todo esto es obra de gran técnico de efectos especiales, Stan Winton, que vuelve a pasarse por esta sección. 

VICTIMAS:Los miembros de esta heterogénea tripulación de mineros submarinos. Algunos con oscuras intenciones, pero en su mayoría gente normal, aunque la cuota femenina es más atractiva de lo que cabría esperar. Los efectos especiales y de maquillaje que vemos en la victimas son absolutamente espectaculares y se acercan mucho a la grandeza de The Thing, así que no perdáis la oportunidad de ver en estado puro al bueno de Stan. Si bien es cierto que una de las criaturas se parece a los típicos monstruos de película de antaño japonesas, se lo perdonamos todo por el festival de sangre y mutaciones que nos ha otorgado.

ACTORES:En el aspecto interpretativo, contamos con un grupo de actores bastante conocidos que elevan la calidad de esta producción. Como protagonista tenemos a Peter Weller, nuestro querido Robocop (1987) que hace aquí las veces de geólogo encargado de la misión. Un héroe atípico, al que la situación le viene un poco grande, porque no es ningún exmarine, ni un Ripley de la vida, pero que con tensón e inteligencia consigue salir adelante. A su lado tenemos a Richard Crenna, el inolvidable coronel Trautman de Rambo, a la guapísima Amanda Pays, Daniel Stern, uno de los ladrones de Home Alone (1990), etc. Pero el golpe de efecto, lo da el pequeño papel de Megan Foster, esa mujer que con su sola mirada ya te hiela la sangre y para un papel malvado y despiadado no puede haber mejor elección.

VALORACION: La verdad es que esta película me sorprendió por su tensión, sus efectos especiales y las actuaciones de sus actores. Es cierto que si analizamos su argumento detenidamente, es bastante absurdo, pero para disfrutar una de estas largas y calurosas noches de verano es más que recomendable. A quien no le gusta una película de acción marina con monstruos de por medio y mutaciones genéticas a lo The Thing. Lo dicho, no os la perdáis porque esta película merece ser rescatada del abismo. 


Y, aquí llega a su fin este especial de verano que espero que hayas disfrutado tanto como yo haciéndolo y ahora llega el momento de que el blog se tome sus merecidas vacaciones. Ha sido un año de duro trabajo y los horror bloguers también necesitamos un descanso, para recargar pilas y volver a la carga con mas fuerza que nunca. Esto no significa que no vaya a seguir viendo películas de terror y que las comente por twitter porque mi pasión nunca duerme. Así que nos veremos por allí para seguir compartiendo nuestros entusiasmo por el cine de género y, a la vuelta, espero traeros muchas sorpresas porque sin duda, la nueva temporada del blog va a ser la BOMBA, sangrienta, eso sí.


¡¡¡¡FELICES VACACIONES HORROR LOVERS!!!!


sábado, 28 de julio de 2018

ANIMALES MORTÍFEROS: TIBURONES



Ya echabais de menos a nuestro animal mortífero por excelencia del verano en este especial, ¿verdad? Vuestra espera será recompensada, porque en esta tercera entrega, le cedo el turno al Tiburón. Las películas de terror protagonizadas por escualos se cuentan por centenares y es que tras el éxito cosechado por Steven Spielberg con Jaws en 1975, los ripoffs se multiplicaron, en su intento por recoger beneficios de la expectación causada por este fiero animal. A continuación, os hablaré de algunas de las películas de tiburones más modernas y es que la fascinación por estos temibles depredadores no ha cesado. Si bien es cierto que la mayor parte de las producciones actuales son de bajo presupuesto y argumento desastroso, sí que se pueden rescatar algunas que merecen bastante la pena y que he reseñado durante estos tres años y medio en el blog: Deep Blue Sea (1999) In the deep (2016) The Shallows (2016). No obstante, siguiendo la línea de este especial, aquí no vais a encontrar peliculones de tiburones, pero si una muestra muy sugerente y divertida.

Y, para saber qué es real y que se inventan los guionistas de cine, que a veces parece que escribieron el guion bajo los efectos de alguna sustancia prohibida, vamos a conocer más de cerca al depredador marino más temido: En la actualidad existe cerca de 375 especies de tiburones que van desde ejemplares pequeños que se encuentran en las profundidades marinas, hasta escualos que pueden desplazarse por agua dulce o especies como el tiburón blanco o el tigre que son los responsables de la mayoría de los ataques a humanos. Todas las especies de escualos tienen varias hileras de dientes y un sentido muy desarrollados del olfato y el gusto, lo que les permite, a partir de unas pocas moléculas de sangre, detectar a su presa a bastante distancia. Además de estas sorprendentes cualidades, algunas especies detectan pequeños impulsos eléctricos generados por otros seres vivos a través de sus poros y otros poseen una línea lateral a cada costado que les permite detectar los cambios de presión y movimientos en el agua, por no hablar de su agudo sentido del oído y la vista. Dicho esto, ¿todavía queda alguien que piense que el tiburón no es la máquina biológica perfecta para la caza y la aniquilación? Dejadme que os lo demuestre....


SHARK NIGHT 3D (2011)


No os lo había contado, pero otra de las modas del cine de tiburones actual, es el 3D , pero como actualmente no dispongo de esa tecnología, no he visto esta película así y ya os digo que es totalmente indiferente porque podéis disfrutar o sufrir las película igualmente.  La mayor parte de las veces, estos efectos se utilizan para distraer al espectador de un guión pésimo y, en este caso, no es una excepción.

Como prueba os voy a explicar a grandes rasgos, en que cosiste la trama: Un grupo de siete amigos universitarios se van de fin de semana a la casa que una de ellos tiene en un lago salado. Con esto se explicaría la existencia de tiburones en esas aguas, pero no, su presencia en fruto de los maquiavélicos planes de un grupo de depravados que han infectado las aguas con todo tipo de escualos para grabar su versión de la Shark Week.

Particularidades del tiburón: En esta película aparecen escualos de todas clases con los que nos volveremos auténticos expertos en la materia: Tiburones toro, martillo, sarda, tigre, mako, los tiburones cigarro, que son los más pequeñitos y cuyo ataque se parece al de las pirañas de la películas de hace un par de semanas y como no, el temido tiburón blanco. Además, en la película lo solucionan todo diciendo que es un lago de agua salada y se quedan tan a gusto, jejeje. Los tiburones nadan a bastante velocidad y, aunque eso nos sorprenda un poco, nada comparable a los saltos tipo delfín que dan para pillar a sus víctimas desprevenidas. 

Víctimas: En en su mayor parte el grupo de amigos, entre los que no hay nadie que no sea atractivo o con cuerpo atlético. Bueno, a excepción de graciosillo que nunca puede faltar en una reunión de amigos. Algunas de las muertes son bastante impactantes, especialmente cuando porque los protagonistas no ven acercarse al tiburón-canguro, pero por lo demás son las típicas zambullidas en el agua en la que el ésta se inunda de sangre y la víctima desaparece. El ataque en grupo, emprendido por el más pequeño de los escualos, el tiburón cigarro, se asemeja bastante a los ataques de las pirañas en Piranha 3D y 3DD.

Actores: El elenco de actores que da vida a este grupo de amigos, está encabezado por Sara Paxton, un rostro conocido para los horror lovers ya que la hemos podido ver en películas míticas del género como en el remake de The Last House on the Left (2009), Inkeepers (2011) o Cheap Thrills (2013). A su lado tenemos nuestro gran amigo Chris Zylka, al que pudimos ver en la nefasta Piranha 3DD (2012), en un papel algo más simpático. El resto de actores es bastante desconocido o por lo menos si no eres residente en EEUU.

ValoraciónShark night es de esas cintas que aprueban por los pelos, en las listas de mejores películas de tiburones mortíferos y no voy a ser yo la que les lleve contraria. Digamos que se deja ver, es entretenida, con un ritmo frenético, pero el argumento deja bastante que desear... 



DEEP BLUE SEA 2 (2018)




Casi veinte años han tenido que pasar para que pudiésemos tener la secuela de una de las grandes películas de escualos, Deep Blue Sea (1999). ¿En serio hacia falta esperar tanto para traernos semejante bodrio? Soy de las que opina que para hacer esto, mejor no haber hecho nada, pero voy a argumentar mi opinión para que no penséis que soy una hater de pacotilla, jajaja.

Su original argumento es el siguiente: Un multimillonario obsesionado con que las máquinas están ganando terreno al hombre (ha visto demasiadas veces Terminator y piensa que Skynet anda cerca), se ha propuesto aumentar la capacidad cognitiva del cerebro humano. Para ello está realizando experimentos con tiburones toro y ha reunido a un par de científicos y una experta en estos animales para que le ayuden en su misión de salvar el mundo. El problema, como en la original, es que han creado tiburones mas inteligentes y letales que no dudarán en atacar a su captores para escapar de su encierro.


Particularidades del tiburón: Basta deciros que los tiburones de esta película son peores que los de 1999. Han empleado un CGI baratillo para mostrarnos a unos escualos tan inteligentes que son capaces de conspirar a partir de las conversaciones que mantienen los protagonistas para su destrucción. Aunque hay varios tiburones que bien podrían ganarse la medalla de oro en natación sincronizada, porque todos ellos van en perfecta formación como un escuadrón de la muerte, la única que nos interesa es Bella, su cabecilla. Nuestro tiburón protagonista da a luz a una multitud de pequeños tiburones, a modo de pirañas, que casi aniquilan a más personajes que el gran tiburón toro. 

Víctimas: Los únicos personajes son estos científicos y expertos en tiburones que se encuentran en la base en medio del océano. Totalmente anodinos y con una falta de carisma que le sobraba a la original. Los ataques repiten el esquemas mil veces visto y sólo por destacar algo, hay una decapitación y la muerte del villano que son de lo mejor de la cinta.

Actores: Los actores son totalmente desconocidos y pésimos, sólo deciros que porque sabía que estaba viendo Deep Blue Sea 2, que si no habría pasado perfectamente por un telefilm malo de antena 3 por la tarde. Los protagonistas siguen el patrón de los de la película original, por lo que aquí tenemos a un Samuel L. Jackson, Safron Barrows y Thomas Jane, pero de marca blanca. Además de ser planos, sin apenas matices y con diálogos absurdos, los personajes son terriblemente molestos y se hace tedioso esperar hasta que  nuestros queridos tiburones los aniquilen. Aunque cada vez en menor medida, se que el cine de terror está enfocado a un público mayoritariamente masculino, pero no puedo evitar que me escame cada vez que veo a un personaje femenino con un escotazo de vértigo, en situaciones en las que seria de lo más incomodo ir así por la vida, pero se ve que los productores de la cinta siguen en el cretácico.

Valoración: Creo que ya os habrá quedado bastante claro que no me ha gustado nada Deep Blue Sea 2. Me parece una mala copia u homenaje de la original, ya que además de sus personajes, muchas de las escenas y situaciones son un calco de su predecesora, pero aquí carecen de profesionalidad y carisma (el complejo en el océano, las explosiones, la persecuciones por pasillos estrechos y hasta la escena en la que uno de los personajes introduce el brazo en un tiburón aparentemente sedado). Las escenas de acción brillan por su ausencia y es todo tan absurdo y está tan mal hecho, que en ningún momento resulta creíble. Deep Blue Sea 2 es un producto totalmente innecesario y prescindible. No entiendo porque la Warner se ha gastado ni medio dolar en semejante producción, más digna de Syfy que otra cosa. 



BAIT (2012)


Le toca el turno a una producción australiana y es que en las antípodas saben un rato de animales mortíferos y tienen muchas películas dedicadas al tema. En esta ocasión, os traigo una versión con menos presupuesto y artesanía que Lo Imposible (2102) pero con tiburones que quieren comerse a todo bicho viviente. Con lo de falta de artesanía me refiero que después de haber visto representado un tsunami en la película de J. A. Bayona, esta reproducción por ordenador se nota falsa y por lo tanto pierde mucha de la carga dramática que sí tenia la película de español, a pesar de no ser una película de género. 

El argumento es el siguiente: Unos atracadores van a asaltar un supermercado, cuando un tsunami arrasa la zona, inundándolo todo. Nuestros protagonistas se encuentran atrapados en el centro comercial, con el agua hasta la orejas, pero... ¿que trae el agua? pececillos, medusas y como no, tiburones. Atracadores, policías, trabajadores y clientes del supermercado estarán obligados a entenderse para escapar con vida de una de las situaciones más aterradoras de su vida.

Particularidades del tiburón: Tenemos varios tiburones, por lo menos uno en el aparcamiento y otra en la zona del supermercado. El de superficie, según dos de nuestros protagonistas, anteriormente pareja y que son expertos en el tema, comentan que es un tiburón blanco de 4 metros. Además estos escualos tienen que tener un sensores de movimiento muy desarrollados porque es meterse o caerse alguien en al agua y van a por él en segundos. El CGI de los tiburones es bastante mejor que el de tsunami y resultan bastante creíbles. 


Víctimas: La variedad de personajes es amplia. Tenemos a los atracadores, de los que no entendí muy bien el motivo de este robo, los policías que habían ido a detener a una chica que estaba robando artículos de supermercado y que resulta ser la hija de uno de ellos. También tenemos a los trabajadores del supermercado, un jefe asiático indeseable y que quieres que muera la primera vez que abre la boca, el buen chico enamorado de la chica que roba y el protagonista, el ex vigilante de la playa traumatizado por la muerte un año antes del hermano de su prometida, que casualmente ha elegido ese bonito día para volver a Australia, después de mucho tiempo fuera. No hay que olvidar a dos de los personajes más divertidos de la película, una pareja de jóvenes pijos, a los que todo este embrollo pilla por sorpresa en el interior de su coche. La chica, a pesar de tener un papel pequeño y no protagonista, está genial como esta pija tonta que afronta los peligros a su manera.

Actores: Al tratarse de una producción australiana, tenemos algunos actores conocidos, a  los que hemos visto en otras películas de terror. El guardacostas protagonista no es otro que Xavier Samuel, que por el nombre no os sonará, pero si os digo que es el chico de la gran The Loved Ones (2009), ya vais recordando, ¿verdad? Su compañera es Sharni Vinson, la Final Girl que nos enamoró en You're Next (2011), hace aquí el papel de otra chica fuerte que puede salvarse por sí misma. La mayor estrella con la que cuentan en Bait es Julian McMahon, ya asentado en Hollywood y protagonista de grandes producciones y de la serie Nip/Tuc (2003-2010).

Valoración: Lo cierto es que esta era la segunda vez que veía esta película y me ha gustado más que el recuerdo que tenía de ella. No es que sea una gran cinta de tiburones, pero a pesar de sus defectos técnicos, se deja ver y resulta lo suficientemente entretenida como para hacernos disfrutar de su hora y media. La historia se basa más que es lo tiburones, en las relaciones de los personajes entre sí y como la verdadera naturaleza de cada uno aflora en situaciones críticas. No os penséis que por esto, las dosis de ataques de escualos son pocas o no abunda la sangre porque en este sentido no os defraudara. Aquí, como su propio título indica, "carnaza", no se limitan a que la víctima desparezca bajo las aguas y que éstas se tiñan de rojo, sino que tendremos miembros amputados, personas desmembradas y bastantes litros de tinte rojo. De todas las películas de este especial sobre escualos es sin duda la mejor y más disfrutable.