domingo, 6 de agosto de 2017

VACACIONES SANGRIENTAS


¿Estáis seguros que queréis iros de vacaciones? ¿Abandonar ese remanso de paz que suelen ser nuestras oficinas? A no ser que trabajéis para Belko Industries que entonces la cosa se complica. ¿Queréis dejar atrás las ciudades, símbolo de organización, integración y armonía? ¿Abandonar vuestros hogares, ese rinconcito en el que nos sentimos seguros en pos de playas, pueblos y resorts? ¿Estáis locos o qué? Cuando terminéis de leer esta entrada se os quitarán las ganas de iros de vacaciones, querréis quedaros en vuestra casa y yo pasaré a ser la mejor amiga de vuestros jefes, que me agradecerán que no querías tomaros el descanso estival. Así que si queréis conocer los peligros que os acechan ahí afuera, no os detengáis y seguir adelante que empezamosss.

EL VIAJEUna vez que dejéis vuestra casa cerrada, con el gas y el agua cortados, os echaréis a la carretera con el coche cargado hasta los topes de maletas y demás bártulos, sin saber que vuestros problemas no han hecho más que empezar. Podéis encontraros en el lugar equivocado, en el momento más inoportuno y ser testigos de un asesinato como le sucede a la pobre Zoe en SAVAGED (2013). Un gran y poco conocido rape & vengeance dónde nuestra protagonista será violada y asesinada por una panda de indeseables, aunque ella regresará de la muerte clamando venganza. También se puede dar el caso que vuestro GPS no esté actualizado, las baterías de vuestros móviles estén muertas y os perdáis por el camino. Esto es lo que le sucede a la familia Harrington en DEAD END (2003) que, tras tomar el desvío equivocado, se verán envueltos en una auténtica pesadilla dónde la línea que separa la realidad, del mundo de los sueños, se desdibuja. Algo parecido a lo que le pasa a la joven pareja de IN FEAR (2003) que, de camino a un concierto se verán atrapados en una carretera que les lleva, una y otra vez, al punto de partida. Una pequeña pero interesante muestra de terror psicológico británico.


En la carreta siempre hay que tener cuidado, sobre todo si estamos atravesando el desierto de nuevo México porque podemos ser asaltados y masacrados por uno seres fruto de experimentos nucleares como en THE HILLS HAVE EYES (2006). Antes de la salida, es conveniente revisar que llevamos la rueda de repuesto a punto porque podemos ir a pedir ayuda a mansiones en medio de la nada como en THE TOURIST TRAP (1979) y ser asesinados por muñecos asesinos. Además, queda totalmente prohibido recoger autoestopistas perturbados del tipo de Rutger Hauer en THE HITCHER (1983). Un icono del cine de los 80 en el que juego del gato y el ratón toma un cariz un tanto escabroso.

VACACIONES DE PLAYA: Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en vacaciones de verano es la playa. Solemos soñar durante todo el año con sus arenas blancas, los chiringuitos y los chapuzones en el mar, pero no todo es diversión es las playas del cine de terror. Las aguas pueden estar infectadas de pirañas come humanos como en PIRANHA 3D (2010), dónde mi querido Alexandre Aja en su remake del clásico de Joe Dante PIRANHA (1978), no escatimó en gastos a la hora de mostramos una cantidad ingente de pirañas devorando a los bañistas en una escena memorable. 

Tampoco deberíais sentiros seguros haciendo actividades acuáticas cómo el submarinismo. En OPEN WATER (2003), basada en una historia real, nos cuentan la historia de un joven matrimonio que es abandonado en alta mar tras una excursión de buceo. Que el agua este infectada de tiburones será el menor de sus problemas. No os fiéis de las medidas de seguridad en las inmersiones en jaula para el avistamiento de tiburones. En la reciente, 47 METERS DOWN (2016), dos hermanas que practicaban esta actividad en las cálidas aguas de México, verán como un plan especial se transforma en la peor experiencia de su vida, al romperse el cable que las unía al barco. Juntas tendrán que lidiar contra la falta de oxígeno, la presión y como no, los tiburones. Tampoco las excursiones en barcos y yates están exentas de peligros. Puede que una tormenta vuelque vuestra embarcación y os quedéis a la deriva en las ya omnipresentes aguas infectas de tiburones cómo en THE REEF (2010)simplemente que la estupidez humana os haga perder la vida en unas aguas más tranquilas que las de nuestro Mediterráneo, cómo en OPEN WATER 2: ADRIFT (2006). También es posible que os pase como en DONKEY PUNCH (2008), dónde la fiesta en un yate, se acaba convirtiendo en una espiral de violencia brutal, al intentar ocultar un accidente.


VACACIONES RURALES:  Hay otra 
variante de veraneantes que prefieren el entorno campestre para descansar y relajarse del bullicio y el estrés de la ciudad. No os dejéis engañar por las apacibles gentes de pueblo, ni por su sencillo modo de vida, porque suelen ocultar un alma perturbada. Acordaros del pobre Dustin Hoffman en STRAW DOGS (1971), que se vio acosado y ultrajado por un grupo de paletos sanguinarios que se sintieron ofendidos por las costumbres urbanitas de los protagonistas. En Australia, la vida no es nada fácil, pero hoy sólo quiero centrarme en los pobres mochileros que han sido perseguidos por el letal Mick Taylor en WOLF CREEK (2005) y en la ligeramente superior, WOLF CREEK 2 (2013). Encontrarte con un cazador del Outback australiano al que no le tiembla el pulso a la hora de torturar y asesinar turistas, no es precisamente el plan ideal para unas vacaciones idílicas. Otra opción muy peligrosa es viajar a esos lugares que visitamos de niños y de los que guardamos un recuerdo idílico. Las cosas pueden haber cambiado como en BEDEVILLED (2010), cuando Hae-won volvió a la isla de Moodo y se encontró a su amiga Bok-nam ultrajada y maltratada por todos los miembros de pueblo. Sin embargo, la visita de su amiga le dará fuerzas para emprender una sangrienta venganza. También se puede dar la posibilidad de que las costumbres del pueblo al que lleguemos, se alejen un poco de nuestro modo de vida. Esto es lo que le pasó al sargento de policía de THE WICKER MAN(1973) que, en la investigación de un caso de desaparición, se dio de bruces contra los extraños y peligrosos ritos de las gentes de Summerisle.

Pero no penséis que este trastorno, se limita a los adultos porque, como dice mi madre, maestra de prescolar desde hace treinta y tantos años, los niños no nacen de las setas. Michael Fassbender y Kelly Reilly todavía se acuerdan de lo mal que lo pasaron en EDEN LAKE (2008), cuando un grupo de niños decidieron darles caza, tras un accidente con su perro. Sin duda, una de mis películas favoritas de los últimos años y que me dejó hecha polvo. Así disfrutamos los horror lovers, jajaja. No os penséis que en el resto de Europa estamos exentos de niños pirados porque en Francia, tenemos a los jóvenes de ILS (2006), que se dedicaron a aterrorizar a una joven pareja que estaba pasando unos días de descanso en una casita de campo. Pero más cerca todavía, en las costas españoles, tenemos ¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO? (1976), en la que un matrimonio de turistas británicos, fue a parar a una isla exclusivamente habitada por niños que tan sólo querían eliminar a los adultos de la faz de la tierra. Encantadores, ¿verdad?



VACACIONES DEPORTIVASTambién hay gente muy deportista y sana que le gusta aprovechar las vacaciones para practicar actividades de alto riesgo, pero por muchas precauciones que tomen, nunca estarán preparados para el sangriento final que les espera. El senderismo, una actividad que, a priori, puede hacer cualquier persona con un poquito de preparación, puede convertirse en una auténtica pesadilla. Puedes encontrarte con cazadores, que cansados de perseguir animales, eligen como presa a humanos como en PRESERVATION (2014) o puede que tu ruta de trekking te lleve a lugares que nunca deberías haber descubierto como le pasa a una de las grandes reinas del grito modernas, Melissa George, en A LONELY PLACE TO DIE (2011). La verdad es que las vacaciones no es algo que se le dé muy bien a Melissa porque cuando se va de crucero, TRIANGLE (2009), la cosa no pinta mucho mejor, jejeje. 

Siguiendo con las actividades al aire libre, la espeleología tampoco es muy recomendable si no se toman las medidas adecuadas. Si no que se lo digan al grupo de amigas que se aventuraron a practicar este deporte en una de las grandes películas de terror del s. XXI, THE DESCENT (2005). La escalada no corre mejor suerte, sobre todo si la practicas en Francia. A los chicos de VERTIGE (2009) se les torció la cosa de mala manera. Tampoco las actividades humanitarias están exentas de peligros porque si por error, terminas en el territorio de una tribu de caníbales como en CANNIBAL HOLOCAUST (1980) o GREEN INFERNO (2013), puedes acabar siendo su próxima cena.


CAMPAMENTOS Y CABAÑASPero sin duda, la actividad más peligrosa en una película de terror suele ser irse de acampada o alquilar una cabaña en el bosque. Esto nunca, nunca sale bien. Tenemos millones de casos para elegir porque el problema puede estar en un lago infectado de un extraño virus que convierte a la gente en depredadores como en PRIMAL (2010) o puede que por alguna extraña razón, la naturaleza se ponga en contra de la humanidad como en LONG WEEKEND (1978). También se puede dar el caso de que te hayas metido, sin querer, en el territorio de un oso negro depredador como en BACKCOUNTRY (2014) o que un asesino esté  buscando venganza y asole un campamento lleno de adolescentes como en THE BURNING (1981) o SLEEPWAY CAMP (1983)

El tema de alquiler de cabañas está bastante complicado. Existe la posibilidad de que en el sótano de la vivienda se hayan llevado a cabo rituales satánicos y que deis con el Necronomicón, un libro con poderes sobrenaturales que convertirá a uno de tus amigos en un demonio sediento de sangre. Esto no es un caso aislado porque si no tuvimos suficiente con EVIL DEAD (1981), tenemos un remake mucho más gore y extremo en EVIL DEAD (2013)

También puedes acabar siendo poseído por un extraño espíritu del bosque que eche a perder tu idílica luna de miel en el bosque como en HONEYMOON (2014). Es posible que entréis en contacto con un bacteria come carne como en la divertida CABIN FEVER (2002) y acabar despellejándoos vivos o que en la cabaña que habéis elegido para pasar el fin de semana o las vacaciones con vuestros amigos, se estén realizando extraños experimentos de lo más macabros como le pasó a Chris Hemsworth y compañía en CABIN IN THE WOODS (2012). Pero no todo son extrañas posesiones y sucesos paranormales, también puede ser algo tan mundano como que alquiles un cabaña en un lugar tranquilo y unos paletos sanguinarios decidan asaltarte y violarte como en I SPIT ON YOUR GRAVE (1978) o en la excesiva I SPIT ON YOUR GRAVE (2010).


VACACIONES EN EL EXTRANJERO:  A los que aprovechéis, como yo, vuestras vacaciones para visitar países extranjeros, tenéis que tener cuidado a dónde vais porque os podéis ver atrapados en una red de tortura de la que os será difícil escapar con vida como en HOSTEL (2005) y toda su saga. En la idílica Italia, podéis acabar conociendo a la mujer/hombre de tu vida y que éste oculte un extraño secreto primordial como en SPRING (2014). Pero sin duda, el mayor número de problemas se concentra en países exóticos como en Hawai, dónde podéis descubrir que hay un grupo dé asesinos cazando y matando turista como en A PERFECT GETAWAY (2009). En Costa Rica os puede picar un bicho como a Elma Begovic en BITE (2015) que deteriore vuestro cuerpo y os acabe trasformando en un ser asqueroso y putrefacto. Pero, lo que nunca tenéis que hacer es uniros a un viaje en el que esté Melissa George. Si no habéis tenido suficiente con lo que os he contado antes, en Brasil tampoco le fueron las cosas mucho mejor, cuando en TURISTAS (2006), un autobús cargado de viajeros sufre un accidente en un pueblo remoto con sanguinarias tradiciones.


Hasta aquí, mis advertencias para vuestras próximas vacaciones estivales y recordad, que aunque todo esto sucede en el cine, desgraciadamente, en muchos casos, la realidad supera a la ficción. Espero que toda esta selección de películas os haya dado alguna idea para disfrutar como más nos gusta de este caluroso mes de agosto. ¡¡¡Nos vemos a la vuelta Horror Lovers!!!

lunes, 31 de julio de 2017

SEE NO EVIL (1971)


Las vacaciones se acercan y con ellas, mi merecido descanso blogueril, pero como todavía me queda algo de carrete antes del cierre estival, hoy os traigo la última película, de aquel maratón un tanto fallido. Esta cinta no estaba tampoco dentro de las 6 películas iniciales, pero como ya sabéis que la cosa no estaba yendo del todo bien, fue otra de las modificaciones que decidí hacer, escarbando un poco en el catálogo de Filmin. La verdad es que es lo mejor que pude hacer porque estas variaciones mejoraron ligeramente el resultado final de mi visionado.

See no Evil (1971), conocida en España como Terror ciego, es un thriller psicológico británico, de ese casi establecido subgénero de mujeres con algún tipo de discapacidad que son acosadas en su casa por un perturbado/psicópata. Protagonizada por la delicada Mia Farrow, tras la estela del éxito de Rosemary’s Baby (1968), nos pone en la piel de Sarah, una joven que se ha quedado ciega, tras sufrir un accidente de equitación. De vuelta a la casa de campo en la que vive con sus tíos, la joven comienza a acostumbrase, poco a poco, a su nueva situación. En una de las salidas con su antiguo novio, un psicópata entra en la casa, masacrando a toda la familia. A su regreso, Sarah se va a la cama sin percatarse de que el lugar está plagado de cadáveres.

La cinta fue dirigida por el prolífico Richard Fleischer, con un guion de Brian Clemens. Fleischer, que tocó casi todos los géneros durante su extensa carrera, es especialmente conocido por títulos como 20.000 leguas de viaje submarino (1954), Tora! Tora! Tora! (1970) o Conan, el destructor (1984). Sin embargo, títulos que nos interesen por temática, tenemos un par de películas basadas en hechos reales: The Boston Strangler (1968), en la que Tony Curtis interpreta al estrangulador Robert de Salvo y 10 Rillington Place (1971), basada en uno de los casos más escabrosos de la crónica negra británica. Por su parte, el guionista, Brian Clemens, ya nos había echo estrmecernos un año antes, con el thriller And soon the darkness (1970).

Este subgénero del que ya tenemos otro clásico protagonizado por la siempre maravillosa Audrey Hepburn, Wait until darl (1967), ha gozado de buen salud en los últimos años con títulos como: Shut in (2015), Hush (2016) o Don´t breathe (2016)… Este tipo de películas me suelen funcionar bastante bien porque, a uno de mis géneros favoritos como es el Home Invasion, se le suma que la víctima no tiene todas sus capacidades disponibles para defenderse de los asaltantes. Al final todo este juego del gato y el ratón se acaba convirtiendo en una fuente de superación para la víctima, que termina sacando partido de sus habilidades más desarrolladas, para escapar del asesino.


Una de las cosas que más me gustó de I see no evil es que refleja a la perfección, las limitaciones que tiene una persona ciega para escapar de un asesino. En el caso de Sarah, vemos como su casa puede estar plagada de cadáveres y ella no darse cuenta hasta que se choca con algún elemento que está fuera de lugar o pisa algún cristal fruto del forcejeo. Pero lo peor de todo, no esto, sino que cuando una persona intenta escapar de un asesino, echa a correr sin volver la vista atrás y una persona ciega haría lo mismo, pero luego se encontraría perdida y con dificultades para regresar a la civilización. En ese sentido, la película transmite muy bien la angustia e impotencia de la protagonista al encontrarse perdida en medio del campo, si saber cómo encontrar el camino a casa.

La acción se sitúa en una casa de campo, en un pueblo parecido al de Raw Dogs (1971), pero en Inglaterra. Gente humilde que vive del campo y de pequeños trabajillos de dudosa legalidad. En este contexto, se encuentra la rica y delicada Mia Farrow que aquí no nos ofrece la mejor de sus actuaciones. En ocasiones, se la ve demasiado hábil manejando su ceguera recientemente adquirida y mirando directamente a los ojos de sus interlocutores. Por lo demás, refleja a la perfección la fortaleza de su personaje que quiere hacer todo lo posible por adaptarse a su nueva situación y salir adelante, pero al mismo tiempo, transmite esa vulnerabilidad y delicadeza que la caracteriza.

También cabría destacar la gran labor del director que emprende un juego con el espectador, mostrándonos las escenas poco a poco, al mismo tiempo que las va descubriendo el personaje de Mia. El asesino permanece en todo momento en las sombras y sólo le reconocemos por las botas de cowboy que actúan como su particular distintivo. Todo esto produce una tensión y una empatía hacia la joven que te mantiene enganchado durante todo el metraje.

En definitiva, See no evil es una película correcta, muy bien dirigida. Para mí es una de las mejores que trasmite las limitaciones que tiene el personaje y como algo muy sencillo para los demás, para una persona invidente puede convertirse en toda una odisea. Es una película bastante recomendable, sobre todo para aquellos que, como a mí, les encanten los Home Invasions, sean del tipo que sean. Y, hasta aquí la revisión de aquel maratón que me monté en el, ya muy lejano, mes de junio. Estoy deseando volver a repetir esta experiencia, que ahora en vacaciones va a ser mucho más sencillo, pero intentaré atinar un poco más con la elección de películas que, en esta ocasión, me dejó un sabor agridulce.


viernes, 28 de julio de 2017

HARBINGUER DOWN (2015)


Recuerdo que la primera película de terror que vi fue por un error de mis padres y acabé en el cine viendo Child's Play, allá por año 1988 pero, a pesar de que Chucky me produjo multitud de pesadillas, salí fascinada por ese muñeco pelirrojo. Desde entonces, he tenido especial predilección por el cine de género, aunque de joven mi acceso fue muy limitado al no estar rodeada por horror lovers. La única víctima fue mi pobre madre que se veía obligada a satisfacer los sangrientos gustos cinéfilos de su hija adolescente y tuvo que tragarse cosas como: Scream (1996), I know what you did last summer (1997), The Faculty (1998) o Urban Legend (1998).

Con todo este rollo os quiero contar que el cine de terror ochentero me pillo muy pequeña y no he podido disfrutar de él, hasta una época muy tardía. En el caso de, The Thing (1982), de mi venerado John Carpenter, la vi al poco de abrir el blog y me fascinó de la misma manera que lo había hecho Chucky en mi más tierna infancia. Así que imaginaros que, después de haber visto la para mí, decente precuela de 2011, lo que supuso enterarme de que existía una secuela no oficial de la película original.

La accidentada historia de esta película no podía ser más interesante para una flipada de The Thing cómo yo. Allá por el 2011, la Universal decidió hacer una precuela/remake de la cinta de Carpenter pero con una protagonista femenina que acabaría siendo la siempre maravillosa Mary Elisabeth Winstead. Conocedores de que la principal baza de la película original, residía en los efectos especiales prácticos, decidieron contratar a Amalgamated Dinamics Inc (ADI), dirigida por Alec Gillis, expertos en la creación de monstruos en películas como Alien 3 (1992),  Tremors (1990) o Alien vs Predator (2004). Pero finalmente, no sabemos debido a qué causa, Universal decidió prescindir de los efectos artesanales de ADI y sustituirlos por CGI, tal y como aparecen en la precuela oficial. Sin embargo, Gillis, lejos de conformarse con esta decisión, decidió aprovechar estos recursos y emprendió una campaña en Kickstarter que se convirtió en la financiación más cuantiosa de un proyecto de ciencia ficción y terror de la plataforma. El resultado fue Harbinger Down, escrita y dirigida por el propio Gillis y protagonizada por un icono del cine de los 80, Lance Herriksen.



Esta secuela, no oficial, cuenta la historia de un grupo de estudiantes de posgrado que se embarcan en el buque que da nombre a la película, con el propósito de estudiar los efectos del calentamiento global en el mar de Bering. La tripulación rescata del fondo marino lo que parecen ser unos restos espaciales soviéticos congelados, pero lo que verdaderamente despiertan es un organismo letal que no dudará en aniquilar a la raza humana.

El propósito de Gillis y su equipo era convertir esta película en una especie de tributo a los clásicos del cine de terror y de la ciencia ficción ochenteros, mediante la utilización exclusiva de animatronics y efectos de maquillaje. El problema es que parece que sólo se centraron en evitar todo tipo de efectos digitales y no en elaborar un guion atractivo e interesante.

Como es habitual, en las películas de serie B de este tipo, tenemos un monstruo que se vuelve muy agresivo al abandonar su entorno y estado habitual, localiza víctimas con las que alimentarse y alcanzar dimensiones gigantescas, poniendo a toda la tripulación de este barco en jaque.


Tenemos un grupo de personajes, bastante estereotipados: El profesor egocéntrico, el capitán duro y valiente, la rusa borde, el gigante de cuerpo imponente, pero más bueno que el pan, el típico sabelotodo y la estudiante inteligente que toma las riendas de la situación, pero que carece del carisma necesario para emular a heroínas como Sigourney Weaver o Linda Hamilton. En definitiva, que ninguno resulta lo suficientemente atractivo como para que nos preocupe ni lo mas mínimo su vida. Además, el orden de bajas, lejos de ser sorprendente, se puede adivinar a los 10 minutos de película.

La historia tiene momentos en los que la intensidad decae y, para ser los efectos especiales el punto fuerte de esta cinta, no me parecieron ninguna maravilla. Sigo prefiriendo los efectos especiales y el diseño del monstruo de la película de Carpenter porque, a pesar de que el diseño del bicho no me desagradó, tenía una especie de fulgor azulado que me recordaba al cutrerío de las peores películas de SyFy.

Sinceramente, no os recomendaría Harbinger Down, a no ser que os guste tanto como a mí la película del 82 o seáis unos fanáticos de los efectos artesanales. Se me hizo bastante pesada, a pesar de que este universo monstruoso me encanta y que estaba como loca por verla desde que me enteré de su existencia. Podéis matarme si queréis, pero os confieso que a mí me gusta mucho más la película del 2011 y creo que como precuela funciona perfectamente. Ahí lo dejo, jejeje. 

martes, 25 de julio de 2017

MACABRE (2009)


Ya estamos en el ecuador de aquella maratón de cine de terror no muy satisfactoria, que me monté a mediados del mes de junio y de la que os prometí traeros todas las reseñas. La película de hoy, Macabre (2009), no estaba incluida en mis primeros planes de visionado, pero visto el estado anestésico al que estaba llegando con The Eclipse (2009) y Lake Mungo (2008), necesitaba animar un poco el cotarro. Lo mejor que se me ocurrió fue poner una película indonesia que según había leído era bastante brutal y en este ámbito, el cine asiático no suele defraudarme nunca. Así que desconozco si mi entusiasmo hacia esta cinta se habrá visto intensificado por esta necesidad de acción y sangre que tenía, pero la verdad es que Macabre se convirtió en una grata sorpresa. 

Un grupo de amigos, entre los que se encuentra una embarazada, se dirigen al aeropuerto de Yakarta cuando, en la carretera, se encuentran con una joven que parece haber sido asaltada. La chica les pide que la lleven a su casa, dónde su madre, cómo muestra de agradecimiento, les invita a cenar. Lo que el grupo de amigos desconoce es que ellos se convertirán en el plato principal de este peculiar banquete.

El dúo indonesio formado por Kimo Stamboel y Timo Tjahjanto, más conocidos como los Mo Bothers, debutaron en la gran pantalla con este slasher gore que era una versión extendida de su corto Dara (2007), que fue incluido en la antología Takut: Faces of Fear (2008). Recientemente han saltado a la palestra con su último trabajo Headshot (2016), una película de acción y peleas salvajes, muy al estilo de la saga The Raid y casualmente protagonizada por el mismo actor, el incansable Iko Uwais.

Para ir entrando en materia, ya os adelanto que esta película hará las delicias de los amantes del gore (entre los que yo me encuentro) porque si algo abunda en Macabre son los litros y litros de sangre, visceras, amputaciones, sierras mecánicas y todo un abanico de muertes, a cada cuál más escabrosa. Concebida al estilo de La Matanza de Texas (1974), con una familia con una especial predilección por la carne humana, los Mo Brothers, claramente influenciados por la corriente de Cine Extremo Francés que imperaba en la época, introducen aquí algunas de sus características: Representación cruda y desgarradora de la difícil situación de los personajes y una crueldad por parte de los atacantes que no conoce límites a la hora de torturar y asesinar. Así que imaginaros con lo que me gusta a mí esta corriente del terror francés, si no iba a estar contenta con el festival de gore que nos ofrecen los indonesios.


Después de una pequeña introducción, en la que conocemos al grupo de amigos y estos llegan a la casa, empezamos a sospechar que algo pasa con esta extraña familia. La anfitriona, Dara, interpretada por una Shareefa Daanish que te hiela la sangre con su mirada y sus inclinaciones de cabeza, parece de la misma edad que su hija, salvo porque va vestida de época. La parte masculina de la familia está formada por su hijo Adam, Arifin Putra, que se comporta como el perfecto mayordomo calladito y servicial, pero que esconde el alma sádica de un autómata sin escrúpulos. Y, por último, y no menos importante, tenemos a Alam, Mike Lucock, que parece un primo hermano de la familia de Leatherface, con su chaleco de carnicero y su motosierra dispuesto a descuartizar hasta el último de sus invitados. En el sector de los pobres infelices que se encuentran en el peor momento, con la embarazada a punto de dar a luz y en el lugar equivocado, me gustaría destacar a la super heroína, Ladya, interpretada por la preciosa Julia Estelle, que tendrá que alcanzar el nivel de sadismo y ferocidad de sus agresores, si aspira a salir con vida de esta masacre.

Si os pensabais que estos eran los únicos personajes, estáis equivocados, porque si algo no va a faltar en esta película son víctimas potenciales con las que practicar todo tipo de asesinatos, descuartizamientos y torturas, hasta que todo y todos estén empapados de sangre. Y es que, si todavía no os había quedado claro, uno de los principales puntos fuertes de la cinta son los efectos especiales y de CGI que funcionan a la perfección.

Como era de suponer, Macabre flojea en su guion porque quedan algunas incógnitas que no se resuelven satisfactoriamente, como la naturaleza inmortal de esta familia o para que necesitan descuartizar y empaquetar a las víctimas. Pero esto no perjudica en absoluto el resultado de la cinta que desde el comienzo fue concebida como un festival gore para goce y disfrute de la audiencia.


En definitiva, todo aquel que se considere amante del splatter y del Terror Extremo Francés no se debería perder esta propuesta tan extrema y macabra, como su propio título indica. Daros la oportunidad de conocer a Dara, para mí el plato fuerte de la cinta, una mujer que hipnotiza con su belleza y su frialdad, pero que cuando su perfecto moño se suelta, se desata la verdadera locura y se vuelve más letal e invencible que el propio T-1000 de Terminator 2 (1991). Así que, si estáis necesitados de una película que no os de demasiados quebraderos de cabeza con su guion, pero que os haga disfrutar de lo lindo, Macabre tiene que ser vuestra elección.

viernes, 21 de julio de 2017

LAKE MUNGO (2008)


No se la de gente que me ha podido recomendar esta película, alegando que era uno de los mejores mockumentaries actuales y yo, como voy siempre voy a mi ritmo, no encontraba el momento para verla. No soy especialmente reacia a este formato que se hizo tan popular a finales de los años 90 con The Blair Witch Project (1999) y que hoy en día está un tanto sobrexplotado, especialmente en el cine de terror. De vez en cuando, aparece alguna cinta que destaca sobre las demás y utiliza el recurso de cámara en mano, en su propio beneficio, como en el caso de: Behind the Mask (2006), The Fourth Kind (2009), Afflicted (2013) o The Den (2014). A día de hoy, estos son mis falsos documentales favoritos y, ya os adelanto, que Lake Mungo no ha pasado a ampliar este reducido grupo.

Una joven desaparece mientras pasaba el día con sus padres y su hermano en un lago. Días después se confirma lo peor, Alice ha muerto ahogada y su familia hace frente a la perdida a su manera. La madre contacta con un médium y el hermano se dedica a hacer grabaciones de la casa, en busca de manifestaciones de Alice.

Aunque esta pequeña producción australiana, escrita y dirigida por Joel Anderson, se estrenó en el año 2008, no fue hasta que fue incluida en la programación del After Dark’s HorrorFest del 2010, que se dio a conocer entre en gran público. Una vez vista, me ha sorprendido bastante el grado de aceptación y de buenas críticas que ha recibido la cinta porque Lake Mungo no es una película de terror al uso, sino más bien un drama con tintes sobrenaturales, con un desarrollo excesivamente lento.

Está claro que para las películas que cuentan con un presupuesto muy ajustado, la opción de realizar un mockumentary o Found footage es muy atractiva. En este sentido, Lake Mungo funciona a la perfección, porque en todo momento parece que estamos viendo un documental real: entrevistas de los familiares y de las personas relacionadas con la investigación, videos domésticos, grabaciones de la casa, fotos con destellos fantasmales ….

La película se centra principalmente en el drama que vive la familia y cómo el vacío que ha dejado su hija y algunos sucesos extraños que ocurren en la casa, llevan al hermano a hacer grabaciones nocturnas, al creer que el espíritu de Alice todavía sigue allí. A través de estas grabaciones, irán descubriendo la vida oculta de su hija y cómo ésta tenía algunos secretos que la estaban perturbando. Estos hallazgos, llevarán a la familia al lago Mungo, dónde encontrarán enterrados parte de esos secretos, entre los que se encuentra la grabación que ella misma hizo con su móvil y que supone el momento más terrorífico de toda la cinta.

Pero no os equivoquéis porque, como os he dicho antes, Lake Mungo no es ninguna película de terror, es un drama con algunos toques sobrenaturales que destila tristeza y melancolía por todos lados. Por eso, a pasar de ser una película que no me ha entusiasmado, sí que debo reconocer que ha dejado algo de poso en mí y no dejo de pensar qué fue lo que le pasó a Alice verdaderamente.

Uno de los principales problemas que le veo a la cinta es su desarrollo lento y que tenga algunas líneas argumentales, como las últimas revelaciones sobre las grabaciones nocturnas del hermano, que no se han desarrollado lo suficiente. Me quedé bastante ojiplática con que este hecho no tuviese más relevancia porque termina echando por tierra todo lo visto hasta ese momento.

No sé si habrán sido las grandes expectativas que tenía sobre el supuesto “mejor mockumentary” de los últimos años, pero a mí no me ha impresionado tanto. Reconozco que la calidad de la fotografía, el montaje y los actores es buenísima y que en todo momento, Lake Mungo, podría pasar por un documental real. El problema es que la historia de Alice, su doble vida y el circo que crean a  su alrededor no me parecen lo suficientemente interesantes, ni impactantes para mantenerme enganchada en todo momento.


No sería una película que recomendaría a todo el mundo, como a mi compañera de trabajo, a la que la estoy introduciendo de lleno en en el cine de terror con títulos como: The Descent (2005), Slither (2006), The Mist (2007), Eden Lake (2008) o I saw the devil (2010) (éstas sí que son maratones de peliculones y no las mías, jajajaja) Sería un cinta sólo apta para aquellos que a los que no les moleste  un desarrollo lento y que no teman enfrentarse a un drama sobrenatural, muy de estilo de The Eclipse (2009). Nunca entenderé por qué intentan vender estas producciones como cintas de terror ya que, normalmente, el espectador se siente engañado y esto acaba repercutindo en su impresión de la película.

miércoles, 12 de julio de 2017

THE HORROR IS COMING 7/17


¿Os creíais que me había ido de vacaciones? Pues ya me gustaría, pero no. Además, quería traeros muchas cosas este mes de Julio, pero veo que el tiempo se me está echando encima y es que a mí las jornadas intensivas = madrugones de encender el pelo + calor sofocante = Bloody Princess mortimer. Pero bueno, no me voy a desesperar y si no me da tiempo sacar adelante todo lo que tenía pensado, seguiré trabajando para traeros algun especial jugosito en Septiembre, que ya es hora.

Pero centrémonos en hoy y en los próximos estrenos que nos esperan para el resto del año porque la verdad es que vamos a tener las agendas un tanto apretadas. Puede que todo no vayan a ser grandes películas, ni las grandes joyas del 2017, pero encontraremos títulos entretenidos, disfrutables y algún que otro truño, pero habrá que verlo todo para averiguarlo. De momento, os dejo tres propuestas que, por una cosa o por otra, a mí me han resultado interesantes y tengo ganas de ver. ¡Vamos a por ello!


SERPENT 




No siempre esperamos ver una obra maestra o la nueva joya del cine de terror, hay veces que sólo buscamos una película que nos entretenga y nos mantenga en tensión e interesados durante todo el metraje. Pues bien, creo que ese puede ser el caso de Serpent, una película con una serpiente mortífera (no se han devanado los sesos con el título) que sufre de la misma manía persecutoria que el tiburón de The Shallows (2016). Pero no os adelanto más y vamos directamente con la sinopsis porque me llama mucho la atención que hayan construido una película de 90 minutos, en torno a una premisa tan simple.

En un intento por apartarse de su amante, Gwynneth Kealy, se ofrece para acompañar a su marido, entomólogo de profesión, a una expedición por la selva en solitario. Parece que el amor vuelve a surgir en la tienda de campaña en la que duermen, hasta que una Mamba Negra interrumpe el idílico momento. A partir de aquí, la vida de este matrimonio empezará a desmoronarse y no sólo por esta amenaza mortal.

La guionista y directora, Amanda Evans, da el salto al mundo del cine con esta película de tensión psicológica y animal mortífero, tras su paso por la televisión con el documental sobre skaters: Monumental: Re-Riding History (2007). Las cosas no le han ido nada mal a Evans, que en la premier mundial de la cinta que tuvo lugar en la pasada edición del LA Film Festival, consiguió alzarse con uno de los premios.

A diferencia de lo que suele ser habitual en las películas de género recientes, en las que las mujeres infieles o con una vida sexual activa, contraen enfermedades veneras que les pudren la piel, aquí el “castigo” viene en forma de serpiente ultra venenosa. Para los que no lo sepáis, la Mamba Negra en la serpiente más peligrosa de África y una sola de sus picaduras contiene alrededor de 100 mg de dendrotoxina, cuando la dosis mortal para un humano es de 10/15 mg. Así que imaginaros lo divertido que tiene que ser lidiar con semejante espécimen dentro de una minúscula tienda de campaña, mientras lidias con las infidelidades de tu pareja. 

Pues viendo que este año voy a tener complicado elegir la película de tiburones del verano porque el mercado de escualos está en horas bajas, quizás sea la hora de ampliar el círculo y Serpent parece una digna candidata a convertirse en la cinta de animales mortíferos de la época estival.




Estreno en algun momento del 2017


MIDNIGHTERS




Tengo que confesar que tengo debilidad por Alex Essoe desde que me cautivó en Starry Eyes (2014). Así que cuando me enteré, gracias a mi amigo Howard Gorman, de su nuevo trabajo, me fui derechita a ver el trailer y reconozco que lo que vi, despertó mi interés.

A medio camino entre el segmento del Autoestopista en Creepshow 2 (1987) y Stuck (2007), basada en el caso real de Gregory Glen Biggs, Midnighters nos presenta a un matrimonio que, tras la tradicional fiesta de nochevieja, atropellan a un viandante de camino a su casa. No contentos con ello, deciden llevarse el cuerpo y ocultarlo en su garaje. Pero lo que no saben es que esa persona no era alguien que se encontraba en el lugar erróneo, en el momento equivocado, si no que tenía una razón muy poderosa para estar cerca de su casa y hay personas que le están buscando deseperadamente.

Su director, Julius Ramsey, al que precede una larga trayectoria como editor, ha decidido dar el salto al cine, después de haber dirigido varios capítulos para The Walking Dead (2014/2015), Scream: The TV Series (2015) y Outcast (2016). En este primer largometraje, Ramsey ha trabajado junto a su hermano Alston, que firma el guion y juntos han conseguido la financiación para sacar este proyecto adelante.

Como os he dicho antes, Midnighters me llamó la atención, en un primer momento, porque estaba protagonizada por Alex Essoe, pero una vez visto el trailer me interesa averiguar cuáles son las razones que puede justificar la ocultación de semejante crimen. Teniendo en cuenta que los protagonistas de la historia son este joven matrimonio, no sé si llegaremos a entenderemos sus motivaciones o serán de estos personajes antipáticos que últimamente abundan en películas y series. Otra cosa que se me ocurre es que la víctima sea tan malvada, y la venganza de quienes le bucan tan desmedida, que acabemos sintiendo compasión por esta pareja.

En definitiva, puede que estemos ante un tenso thriller de estilo Hitchcockniano como muchos críticos la han señalado, pero a mí no me gusta utilizar estos calificativos muy a la ligera. La verdad es que me conformaría con una cinta con giros argumentales que nos sean demasiado predecibles y que nos mantengan entretenidos durante todo el metraje. No es mucho pedir, ¿verdad?




Estreno en algun momento del 2017/2018

HAPPY DEATH DAY




El estreno de este trailer irrumpió en las redes sociales como un torbellino hace unas pocas semanas. La verdad es que yo me quede ojiplática porque con la búsqueda incansable de películas que hago todos los meses para esta sección, Happy Death Day me había pasado totalmente desapercibida.

¿De qué va? Si es que todavía queda alguien en el mundo que no ha visto el trailer. Pues bien, tenemos a Tree que es una guapa y rubia universitaria que es asesinada el día de su cumpleaños (ya es mala suerte). El problema es que cada vez que muere, la historia se reinicia y vuelve a revivir el mismo día con todo lujo de detalles. Para salir de esta espiral de muerte, Tree tendrá que averiguar la identidad de su asesino.

La película ha sido producida por BlumHouse que en este año ya lleva dos bombazos ultra taquilleros con Split (2017) y Get Out (2017). Por lo que no es difícil imaginar que intenten convertir a Happy Death Day en su Blockbuster halloweeniano, ya que su estreno está previsto para el 13 de octubre en tierras estadounidenses. Es curioso ver como BlumHouse está utilizando la fórmula de transformar el argumento de una comedia, en una cinta de género. Si en Get Out convirtieron Adivina quién viene a cenar esta noche (1967) en algo siniestro y aterrador, ahora le toca el turno a Happy Death Day que convierte la premisa de Atrapado en el tiempo (1993) en un slasher con asesino enmascarado. ¿Adivináis que será lo siguiente?

Volviendo a la película, ha sido co-escrita y dirigida por Christopher Landon que ya había dirigido anteriormente otra título para la BlumHouse, Paranormal Activity: The Marked Ones (2014). Otro de los trabajos de Landon que destacaría es la comedia de terror, Scouts Guide to the Zombie Apocalyse (2015) de la que sólo he oído buenas críticas y que está incluída en mi siguiente visionado.

Salvando todas las distancias del mundo, me recuerda en cierta manera a Scream (1996): un slasher típico con asesino enmascarado, pero con una vuelta de tuerca que le da un toque original y que incluye ciertas dosis de humor que encajan a la perfección con el resto de la película. Y, ¿qué me decís de la máscara que han elegido? Un bebe al estilo del muñeco de Profondo Rosso (1975), que acojona, a pesar de su cara simpática.

Otra de las cosas que me has gustado es que su protagonista, interpretada por Jessica Rothe, conocida por ser una de las secundarias en La La Land (2016), no es la perfecta universitaria, acosada por un asesino. Tree se emborracha hasta tal punto que no recuerda ni dónde se ha acostado, lleva el rímel corrido, dice tacos y va a enfrentarse al destino y su asesino para lograr salir con vida de esta pesadilla. En definitiva, una chica algo más normal que las perfectas y angelicales Final Girls a las que estamos acostumbrados.

No aspiro a que Happy Death Day se convierta en la gran película del 2017, ni muchísimo menos, pero sí en un producto muy entretenido que seguramente llene las salas de cine. Además, cada vez que una película de género que no pertenece a ninguna saga, consigue llegar a las salas españolas es motivo de celebración, ¿no? Pues celebrémoslo a lo grande, hundidos en nuestra butaca y degustando un bol gigante de palomitas, o nachos o pizza porque el día menos pensado encontraremos un asador de pollos en pleno cine, jajajaja.ç



Estreno USA el 13 de Octubre de 2017

Estreno en España el 11 de Noviembre de 2017

miércoles, 28 de junio de 2017

DEAD GIRL (2008)


Los que me sigáis por mi cuenta de twitter, sabréis que el pasado fin de semana, me monté una maratón de cine de terror porque llevaba tiempo sin poder disfrutar de una de estas sesiones intensivas. Visioné un total de 6 películas, pero el resultado fue un tanto desigual, principalmente debido a publicidad engañosa y al enardecimiento de películas bastante normalitas. A pesar de que no fue la gran maratón que esperaba, me ha gustado mucho la experiencia y estoy deseando repetirla porque en estas fechas de sequía de Festivales, los horror lovers tenemos que buscarnos la vida o ¿no?

Comencé la sesión con The Eclipse (2009), una película de la que había leído que era algo así como el nuevo rumbo hacia el que viraba el cine de terror. ¡Menudo engaño!, resultó ser un dramón con un par de pinceladas fantasmagóricas, que no encaja para nada con mis gustos, ni con la temática del blog, así que me la salto.

Pasamos directamente a Deadgirl (2008), una de las cintas más controvertidas, incómodas y que, como mujer, me han hecho depreciar al género masculino con mayor avidez que en cualquier Rape & Vengeance tradicional. Lo que no dejo de pensar es que seguramente existan personas capaces de hacer lo que refleja la película, porque por mucho que nos neguemos a aceptarlo, la realidad siempre supera a la ficción y la crueldad humana no conoce límites. No es que haya perdido la fe o la esperanza en la bondad de la sociedad, pero la maldad humana no deja de crecer y si no echarle un vistazo a The Girl Next door (2007). Esta película me dejó totalmente desolada, no porque lo que contase fuese muy duro, que los es, sino porque está basado en hechos reales. 

Centrándonos ya en la trama de Deadgirl, la película nos presenta a Rickie y a J.T., un par de adolescentes que deciden saltarse el instituto para pasar el rato explorando, bebiendo y destrozando lo poco que queda de un psiquiátrico abandonado. En una de las estancias del subsótano, encuentran el cuerpo desnudo y atado de una chica, aparentemente muerta. La diferencia de opiniones en cuanto a qué hacer con el cuerpo de la joven, dividirá a los dos amigos y determinará el futuro de sus vidas y de quienes les rodean.

Marcel Sarmiento y Gady Hardel debutaron en la dirección con sendas comedias, pero para su segundo trabajo, decidieron sacar adelante el guion de Trent Haaga, conocido actor de las películas de la Troma y orientar su carrera hacia el cine de género. Haaga nos ofrece una historia sórdida e incómoda en la que se entremezclan elementos del cine independiente, de las películas de adolescentes y como no, del genero zombi, porque queridos horror lovers, ¿qué iba a hacer un cadáver atado a una mesa, si no es porque entrañaba algún peligro? Pues eso es, nuestro hermoso cadáver no es nada más y nada menos que una zombi, sedienta de sangre y destrucción.

Aunque la trama se construye en torno a la no-muerta, los protagonistas son los vivos. Rickie quiere informar a las autoridades del asunto, pero T.J, nombre que os taladrará el cerebro de tantas veces como lo repiten, verá la gran oportunidad de utilizar el cadáver cómo una esclava sexual. No tiene ningún problema en practicar la necrofilia o como quiera que se denomine la practica de sexo con un zombi, ya que para él no es más que un objeto con el que poner en práctica sus más oscuros deseos. A Ricky esto le supone un dilema moral porque se ve arrastrado por la determinación de su amigo, el macho dominante de la relación y, aunque él no participa en los tocamientos y violaciones a la zombi, sí que los consiente y no se esfuerza demasiado por acabar con ellos. Pero por si esto no fuese ya suficiente locura, la cosa se les acaba yendo totalmente de las manos cuando la existencia del cadáver se extiende entre algunos de sus compañeros de instituto y la zombi consigue liberarse.

Los dos protagonistas proceden de familias desestructuradas y no pertenecen al círculo de los populares del instituto, por lo que para ellos este hallazgo, sobre todo para T.J. supone la exclusividad que tanto ansiaban. Aunque a este personaje, interpretado por Noah Segan, no tardamos en ponerle la etiqueta de malo de la película, el personaje de Ricky, al que da vida Shiloh Fernandez, al que muchos recordareis por el magnífico remake de Evil Dead (2013), es el más desconcertante y el que sufre una mayor evolución durante la cinta y no precisamente para bien. Mientras que T.J. representa la misoginia y el desprecio absoluto por la dignidad y el sufrimiento de la zombi, Ricky no está de acuerdo con someter a la chica, pero se debate entre hacer algo por liberarla u olvidarse del tema y dedicarse a conseguir a la mujer que realmente ama. Aunque en diferente grado, los dos son seres totalmente despreciables. Hay que destacar el papel de Jenny Spain, la bella zombi que con sus expresiones, muecas y arrebatos devoradores, consigue acojonar bastante. Sin duda su maquillaje e interpretación son de lo mejor de la cinta.

A pesar de tratar una temática un tanto dura, DeadGirl ha cosechado buenas críticas, pero en lo que la mayoría estamos de acuerdo es en que el desenlace no consigue estar a la altura de las circunstancias. La intención del guion era sorprendernos con un giro radical de los acontecimientos, pero éste se ve venir a legua y a nadie le pilla por sorpresa.


Independientemente de este final de manual que eligieron, la película me resultó interesante y de esas que dejan poso. Aborda un tema incómodo y nos muestra a un grupo de adolescentes desprovistos de toda humanidad y para los que las mujeres son simples objetos sexuales. Una propuesta diferente y arriesgada que creo que bien merece un visionado.