lunes, 11 de febrero de 2019

LAS MEJORES PELÍCULAS DE TERROR DEL 2018



Queridos Horror Lovers ya estoy de vuelta, después de dos meses de ausencia por el blog, pero es que después de un año frenético en lo que se refiere a mi vida personal y virtual, necesitaba un gran descanso para volver con la ilusión de siempre.

Puede que traeros a estas alturas de Febrero mi TOP 10 del año pasado, nos sea muy interesante, pero no quería perder la oportunidad de compartir con vosotros las que para mi fueron las grandes películas del género en el 2018. Además, a final de año acabamos un poco saturados con esa avalancha de listas con lo mejor en libros, películas, series y hasta casi detergentes, que tampoco viene mal hacer esto a posteriori y con algo de perspectiva (me digo esto para autoconvencerme que publicar esta entrada a estas alturas tiene sentido, jajaja). Además no soy la única porque mis amigos del Terror no tiene Podcast también han publicado hoy su lista con lo mejor del año que os dejó aquí para que tengáis muchas mas recomendaciones de películas TOP. 

Si os acordáis, en el 2017 se decía que había sido el gran año del terror, con grandes películas que supusieron un éxito tanto de crítica como de audiencia con Get Out o Split y en territorio patrio, mi ganadora de ese año, Verónica. A pesar de esto, a mi me costó bastante elaborar la lista y sólo pude elegir 9 películas. Los primeros puestos estaban muy claros, pero para el resto había varias cintas aceptables, pero ninguna producción de las que te vuelan la cabeza. En el 2018, no oí tal afirmación o por los menos con tal insistencia, pero lo cierto es que no me costó nada elegir mis 1o mejores películas. Curioso, ¿no?

El 2018 fue el año del regreso de una de las sagas más longevas y queridas por los amantes de cine de terror: Halloween. Este reboot suponía una reinterpretación del personaje de Michael Myers, ya que tomaba como punto de partida, el final de la película original de Carpenter. También fue el año en el que contamos con la confrontación de las dos bombas más mediáticas del cine de terror. A Quiet Place y Hereditary compitieron durante los primeros meses del 2018 por alzarse con el título de mejor película de año y ha habido opiniones para todos los gustos. Yo, particularmente, me decanto por A Quiet Place porque me maravilló una trama basada en el silencio que transmitía tal angustia y terror que traspasaba la pantalla. Hereditary no me entusiasmó tanto, no se si por las altas expectativas generadas o porque la vi en una época complicada de mi vida y no supe valorarla como hubiese merecido. Sin embargo, contrario a lo que pensaba en estos primeros meses del 2018, ninguna de estas dos joyas del terror se alzó con el primer premio en mi TOP 10. ¿Queréis saber cuál fue? Pues abrocharos los cinturones, que por fin llegan las 1o películas de terror que más me impactaron en el 2018 y os aseguro que hay alguna sorpresa.

10. BOARDING SCHOOL



La verdad es que vi Boarding School por casualidad, porque me recordaba bastante a la polaca Playground (2016) que había visto recientemente y no me había entusiasmado mucho. Fue todo un acierto vencer mi apatía inicial hacía ella porque lo que me encontré fue un película con una trama bastante extraña y fascinante.

La cinta nos pone en la piel del Jacob, un joven obsesionado con la personalidad de su abuela fallecida. Esta fijación provoca más de un incidente que lleva a sus padres a  internarlo en un colegio para niños inadaptados perdido de la mano de dios. Pero esta misteriosa escuela esconde un oscuro secreto y cuando los cadáveres empiecen a apilarse, Jacob descubrirá el autentico fin de dicha institución.

Boarding School es un thriller psicológico que nos habla del paso de la niñez a la madurez enmarcado en una historia de terror con tintes fantásticos. Durante la primera parte de la película no sabemos que cariz va a tomar la historia, pero estamos fascinados por el grupo de niños internos en este centro, a cada cual más peculiar y con caracteres poco habituales en el cine de género. Sorprende los matices que tiene el personaje del niño protagonista y como Luke Prael, lo borda con su interpretación. La estética del internado parece sacada de una cuento gótico del s.XIX y nos recuerda, salvando mucho las distancias, a películas como El Orfanato (2007) o incluso Ghostland (2018).

En la segunda mitad ya nos adentramos de lleno en el terror y la verdad que su guionista y director Boaz Yakin no ha escatimado en litros de sangre. Bien en cierto que en esta parte la historia es mas convencional y pierde un poco las frescura y originalidad de la presentación de personajes, pero es un cierre de historia bastante salvaje y sangriento que me pareció bastante divertido.

El último puesto en la lista fue el que más dudé porque también había disfrutado bastante con The Ritual (2018), pero consideré que Boarding School era una propuesta más novedosa y diferente que bien merecía un poco más de visibilidad. 


9. WHAT KEEP YOU ALIVE



Me encantan los survivals y si es como What keeps you alive que está enmarcado en una trama de thriller, pues era bastante fácil ganarme. 

La película nos presenta a dos mujeres que van a celebrar su primer aniversario de boda a la cabaña que la familia de una de ellas tiene en el bosque. Tras pasar una noche romántica de ensueño, habrá algo o alguien que transformará está idílica velada en un autentico infierno y como ya os adelantaba al inicio, esta película va de supervivencia en mayúsculas. 

Desde ya os aviso que en esta cinta sucede lo mismo que con Revenge (2017), tenemos más de una situación un tanto inverosímil y unas protagonistas a lo Sarah Connor, no por su destreza con las armas, si no por una capacidad de supervivencia casi inhumana, por lo que hay que ser bastante permisivos con lo que ocurre en pantalla . También guarda ciertas similitudes con Alta Tensión, así que si sois fans de estas dos películas, seguramente What keeps you alive, sea de vuestro agrado.

La película está escrita y dirigida por Colin Minihan, del que ya pudimos disfrutar en Grave Encounters (2011), Extraterrestrial (2014) o It Stains the sands red (2017) que se coló en mi lista del año pasado. Si en el 2017 ya ponía a su pareja y actriz protagonista, Britanny Allen, contra las cuerdas en un territorio inhóspito como el desierto, perseguida por un zombi, en esta ocasión, la meterá de lleno en un bosque hostigada por un sociópata. Detecto un poco de sadismo en esta pareja, ¿no os parece? jajaja.

Aunque la cinta cuenta con algunos fallos de raccord francamente notables, eso no nos impide disfrutar de un survival con un ritmo trepidante, enclavado en un escenario natural precioso y protagonizado por dos grandes actrices que transmiten a la perfección su sentimiento de incredulidad, pánico y desesperación. Y es que muchas veces es más doloroso el impacto psicológico, que el daño físico. 


8. UNSANE



Unsane fue una de esas películas que a pesar de estar dirigida por un director de renombre como Steven Soderbergh y protagonizada por una de las estrellas emergentes de cine actual como Claire Foy, no recibió la importancia que merecía. No se si le perjudicó el hecho de que se le diera tanto bombo a que la cinta hubiese sido grabada íntegramente con teléfonos móviles porque creo que lejos de perjudicarla, esos planos cerrados y movidos ayudan a representar el agobio que siente nuestra protagonista y su realidad deformada.

La cinta nos presenta a una joven que se ha mudado recientemente de ciudad, tras sufrir el acoso de un conocido. Como todavía no lo ha superado y tiene secuelas, decide ingresar voluntariamente en una institución mental para que le hagan un estudio durante unos días. Pero, ¿sabéis el dicho ese que dice que cuando uno va al medico sabe cuándo entra, pero no cuándo sale? Pues algo así le pasa a nuestra protagonista y es que una vez en el centro, su temores se acentúan, desdibujando la línea entre realidad y paranoia, lo que le hará dudar de si esta perdiendo la cabeza o la realidad a la que se enfrenta es mucho más perturbadora que la locura.

Unsane es un gran thriller psicológico que nos mantendrá hasta el final en la duda de si el personaje interpretado por Claire Foy está perturbado o no. Lo inquietamente de esta cinta en ver como por alguien puede estar encerrado contra su voluntad en un psiquiátrico perfectamente normal y en medio de una ciudad y, por algún resquicio legal, ni ella, ni nadie pueda sacarla de la institución en un periodo de tiempo determinado. Allí encerrada con otras personas con problemas psicológicos, su estado psicótico y paranoia empeorarán o ¿quizás todo sea la estratagema de alguien para tenerla allí confinada?

Os animo a todos aquellos que no la halláis visto que le deis una oportunidad porque considero que es uno de lo mejores thriller del 2018 y teniendo en cuenta que es uno de los subgéneros que más abundan o por lo menos en la programación del Festival de Sitges, jejeje, ya es decir mucho. Además, no os podéis perder la interpretación de Claire Foy que es sencillamente sublime.


7. ERREMENTARY




Esta gran película producida enteramente en España, que asienta sus bases en el folcklore vasco, nos trae una historia de terror puro, asentada en la tradición oral. Esos tiempos en los que las historias se transmitían oralmente y las leyendas de los pueblos tenían una fuerte carga fantástica, se representa aquí a la perfección, situando la historia en un pequeño pueblo alavense del s. XIX. Acudí al cine sin apenas información sobre Errementari y es lo mejor que puede hacer porque me permitió disfrutarla y maravillarme con cada escena de esta muestra de amor por el cine de género y fantástico.

Errementari cuenta la historia de un herrero del s. XIX que hace un pacto con el diablo. El problema se establece porque un comisario del gobierno cree que hay un botín en la herrería y azuza a la gente del pueblo para hacerse con él. Por otro lado, el destino quiere que una niña del pueblo, sin pelos en la lengua, acabe allí también, desbaratando no sólo los planes del herrero, si no los de todos los implicados en hacerse con el tesoro.

La película con la que Paul Urquijo debutó en el largometraje, después de una dilatada y exitosa carrera en el mundo del cortometraje, no ha parado de recibir reconocimientos y ha aparecido en las listas de mejores películas del 2018 en publicaciones extranjeras, a pesar del estreno tan limitado que tuvo. Una película avalada por Alex de la Iglesia que cuenta con un diseño de producción brutal que recrea la magia de un cuento gótico con sus monstruos,  demonios y hasta el infierno en sí mismo. La verdad es que quedé tan maravillada por la opera prima de Urquijo que estoy deseando ver sus cortos y los nuevos trabajos que están por venir.

Errementari supone la adaptación de un cuento clásico de la cultura vasca como es Patxi Errementeria que os vuelvo a dejar aquí para que le echéis un vistazo y fue grabada en una variante antigua del euskera para respetar la época en la que tiene lugar la trama. Así que os recomiendo que ahora que la podéis disfrutar en la gran N, escojáis esta opción de audio porque la inmersión en la historia será total. 


6. OVERLORD



Sabéis de mi amor por la películas de acción con grandes dosis de terror: Alien (1979), Predator (1987), Dog Soldiers (2002), etc y es que para mi es la mezcla de géneros perfecta. Así que no era de extrañar que una película que mezclaba a zombis nazis con soldados en plena Segunda Guerra Mundial iba a ser de mi agrado. 

Aunque el subgénero de los zombis nazis ha sido muy explotado en títulos como la maravillosa y enigmática Shock Waves (1977), la interesante Outpost (2008), las dos increíbles entregas de Dead Snow o la bizarrada de Frankensteins Army (2013), la producción de Overlord se nota mucho más cuidada en cuanto a escenarios, maquillajes y por supuesto, interpretaciones. La historia no tiene nada del otro mundo: un grupo de paracaidistas aterrizan tras la líneas enemigas, horas antes del desembarco de Normandia, para derribar una torre de comunicaciones. Por azares del destino, darán con las instalaciones en las que los nazis han desarrollado un suero con el que crear super soldados. Y es que como dice uno de los oficiales nazis: "Un Reich de 1.000 años, necesita soldados de 1.000 años".

La película comienza a lo grande, con el aterrizaje de emergencia de los soldados tras ser atacados por infinidad de fuerzas enemigas, mientras los aviones van siendo derribados por una lluvia de misiles, fuego y metal. Es en esta parte cuando experimentamos el terror de la guerra, la soledad y vulnerabilidad ante un aterrizaje en un territorio hostil en el que cualquier recodo puede estar esperándote el enemigo. Este sería el perfil de la primera parte de Overlord, más centrada en el tema bélico, el drama de estos duros y aguerridos soldados y sus peripecias para sobrevivir. Sin embargo, en la segunda parte, nos zambullimos del lleno en el terror con estas criaturas creadas por los nazis, con cuya caracterización disfruté de lo lindo.

Aunque Overlord, no disponga del argumento más original y lo hayamos visto en infinidad de ocasiones, lo cierto es que esta película triunfa por una gran calidad técnica y sus buenas actuaciones. Además, el ritmo frenético durante la mayor parte del metraje y una banda sonora bastante potente, te mantiene pegado a la pantalla, casi sin pestañear durante hora y media. Puede que sea un producto olvidable y que no pasará a la historia del genero, pero lo que la disfrutas vendiéndola, no te lo quita nadie. 


5. MANDY



Parece que Nicolas Cage le ha cogido el gusto a que sus películas de género se cuelen año, tras año en los Tops cinéfilos y es que, reconozcámoslo, el que aparezca el bueno de Cage en pantalla es siempre un +1 y una buena excusa para una nueva tanda de memes. 

En esta ocasión, no tenemos a un padre que fruto de un extraño virus o algo parecido, siente un deseo irrefrenables de matar a sus hijos, si no a una pareja que vive feliz y enamorada en una casa en el bosque, hasta que un día, el líder de una extraña secta se encapricha de la mujer y quiere hacerla suya. La nueva película de Panos Cosmatos tiene dos partes muy bien diferenciadas. Una primera, con un ritmo lento, en la que se lleva a cabo la presentación de personajes: la enamorada pareja con sus rutinas y los miembros de esta secta satánica, con claras similitudes con la Familia Manson. Además, se establece el conflicto: el secuestro de Mandy.

Pero el estallido de luz, color y paranoia llega con el rescate de ésta a manos de un histriónico y enfervorizado Nicolas Cage, con un hacha acabada en forma de espada que funde el mismo y con la que va a dar caza a todos los implicados en el secuestro de su mujer en un frenesí y locura sin precedentes. La extrema violencia y la sangre a borbotones son las señas de identidad del rescate de Mandy que bien parece sacado de una pesadilla producida por alucinógenos y es que las drogas son un elementos muy presente en toda la película. Los miembros de la secta parecen ir hasta las cejas de todo tipo de sustancias y vivir en una especie de nebulosa paranoide, que se representa muy bien en pantalla. Por si no tuviéramos suficiente, también hay una banda de motoristas que parecen sacados de un cruce entre las bestias de Mordor y Mad Max que se tiran todo el tiempo drogados y se regocijan en el dolor tan propio como ajeno. Una locura total.

Una película muy extraña, no apta para todos los paladares. Hay gente a la que le gusta más la primera parte, más sosegada y mística y quienes prefieren la segunda más gore, al estilo de un slasher ultra violento. Yo disfruté mucho las dos partes y me gustan ambas porque creo que juntas consiguen un equilibrio perfecto entre drama, paranoia y sangre. Además la potente banda sonora compuesta por el recientemente desaparecido Jóhann Jóhannsson y la espectacularidad visual de sus imágenes, hacieron de la propuesta de Cosmatos, una de las películas más interesantes y diferentes del 2018. 


4. HEREDITARY



Tengo que reconocer que no vi Hereditary en un buen momento personal y eso no me hizo concentrarme en ella y disfrutarla como merecía. A esto se le unió las enormes expectativas generadas y que en mi produjeron un efecto decepcionante. Pero, menos mal que con el paso del tiempo, la he madurado en mi memoria y considero que es otra de las películas de terror cumbres del 2018.

Por si todavía queda alguien que no ha visto la película que ha ocupado los primeros puestos en las listas de todo el mundo, nos os voy a rebelar muchos detalles de la trama, tan sólo que tenemos a una familia de clase media que tras la muerte de la abuela, su vida toma un cariz siniestro y enfermizo. Está claro que la perdida de un ser querido no afecta a todo el mundo de la misma manera, pero si a esto se le suma una presencia que parece acecharlos, el terror está servido y es que hay secretos que es mejor no desvelar.

Lo cierto es que Ari Aster nos sorprendió a todos con esta película que suponía su debut en el largometraje como guionista y director, ya que no es una cinta de terror al uso, motivo por el cuál ha generado tanta controversia. Es el mismo caso de películas como The VVitch o la propia Mandy que no están destinadas a un publico mayoritario, sino que requieren de una conexión especial con el espectador, que le haga entrar en la historia y disfrutarla a lo grande. Hereditary bebe del cine de terror psicológico de los 70, como RoseMary's Baby (1968), en el que durante la primera parte de la cinta parece que no esta pasando nada digno de ese terror que se empieza a fraguar en nuestro interior y al mismo tiempo, no sabemos si la película refleja la visión de un narrador poco fiable, en este caso el personaje interpretado por Toni Collete. Pero a medida que avanza la cinta, la trama se va volviendo más turbia, hasta estallar en un terror casi visceral.

Hereditary tiene una de las atmósferas más agobiantes y mal rolleras de los últimos tiempos: Una madre que se dedica a hacer maquetas en la que representa algunos de sus traumas, una hija con un comportamiento enigmático e inquietante y un padre y un hijo mayor que se verán atrapados en esta espiral de locura en la que se ha trasformado su hogar, a raíz de la muerte de la abuela, un personaje dominante y con un pasado turbio. 

Formalmente, la cinta es espectacular, con planos de las maquetas y miniaturas de la madre que a medida que se acerca la cámara se transforman en los personajes de nuestra historia o cambios de escenario repentinos. El que sea muy sugerente visualmente no la hace menos terrorífica y  sin duda, se ha convertido por méritos propios, en una de las obras magnas del del terror del 2018.


3. A QUIET PLACE



A Quiet Place fue una de las  primeras películas que nada más verla, supe que ocuparía un puesto destacado en esta lista. John Krasinski nos trajo una monster movie diferente, una en la que los sustos con subidas bruscas de sonido no tiene cabida, si no dónde el gran protagonista es el silencio. Títulos como Hush (2016), Don't Breathe (2016) y las más reciente, Bird Box (2018), nos privaron de algún sentido, A Quiet Place nos sumió en el más absoluto silencio, si no queríamos enfrentarnos al terror cara a cara. 

La primera parte de la película se caracteriza por la ausencia de música o diálogos y nos sume a todos en la angustia y tensión que viven los protagonistas de la historia, una familia con tres niños pequeños que tendrán que enfrentarse a un mal, nunca antes conocido. En su momento, ya os comenté que nunca había visto una sala de cine tan silenciosa y es que hasta tu propio sonido comiendo palomitas, llegaba a molestarte.

La trama se centra en un futuro tan cercano como es el 2020, en el que la humanidad ha llegado casi a la extinción por la invasión de unos monstruos que aunque ciegos, poseen uno oído finísimo, capaz de percibir el más mínimo ruido a kilómetros. Nuestra familia protagonista se ha acostumbrado a vivir en el campo, adaptándose a una vida sin ruido para no ser detectados por la criaturas. Se comunican por el lenguaje de signos, cosa que no chirría, al ser una de las hijas sorda, lo que justifica que todos conozcan este sistema de comunicación. Pero como todo en esta vida no puede controlarse, un simple descuido pondrá a nuestros protagonista en el punto de mira de estas criaturas sedientas de sangre humana.

Los monstruos no aparecen hasta bien entrada la película, al más puro estilo de Spielberg y no disponemos prácticamente de información acerca de su origen. Los momentos angustiosos se cuentan por decenas y es que con A Quiet Place tenía la sensación de estar tan tensa que mi cuerpo no tocaba ni la butaca del cine. Para el recuerdo quedarán escenas como la de una embarazadísma Emily Blunt en la bañera o aquella en la que baja por las escaleras. Tampoco hay que olvidar la increíble interpretación de Millicent Simmonds, la hija sorda del matrimonio, que también lo es en la vida real y que nos otorga alguna escena que ponen la piel de gallina, al no poder percibir su personaje, el ruido que provoca.

Como os indicaba, no conocemos la amenaza hasta muy avanzada la película, pero esto no limita para nada la tensión, porque aquí todo es acción, ritmo trepidante y angustia, mucha angustia. Si todavía queda algún despistado que no la haya visto, la tenéis disponible en Movistar y prepararos para hora y media de sufrimiento, eso sí, controlado desde vuestros sillones.


2. GHOSTLAND



Recuerdo que mis expectativas cuando iba a ver Ghostland en Terror Molins no era muy altas, porque había leído opiniones de todo tipo y no sabía muy bien a qué me iba a enfrentar. Muchas veces, esto es una suerte porque cuando no esperas gran cosa de una película y ésta consigue sorprenderte y te pega un puñetazo en el estomago como lo hizo Ghostland, la experiencia se transforma en algo grandioso.

La película nos presenta a una madre que se traslada con sus dos hijas al casoplón que ha heredado de su tía y la primera noche que pasan allí, son asaltadas por unos maníacos, lo que marcará sus vidas para siempre. Dieciséis años después, una de las niñas se ha convertido en una prestigiosa escritora de terror y tras recibir la alarmante llamada de su hermana, se verá obligada a volver a la casa y la pesadilla comenzará de nuevo.

Si os gustan tanto como a mi los Home Invasion, Ghostland es vuestra película. Ambientada en una casa victoriana, en la que no sabes lo que se oculta detrás de cada puerta o cada esquina, unos psicópatas despiadados que bien podían pertenecer a la familia Firefly o a la de Leatherface y el estudio psicológico de estas niñas tras sufrir un trauma terrible, hacen de esta película una experiencia única y visceral. Y eso, por no hablar de la vuelta de tuerca que se saca Pascal Laugier de la manga en determinado momento y que para mi fue el mejor torcimiento de culo del año.

Todo en Ghostland es angustioso, asfixiante y descorazonador, en definitiva, terror con mayúsculas. En cierta manera, Laugier ha vuelto a recuperar la esencia del Extremismo Francés que le dio la fama en 2008 con Martyrs, así que espero que siga por esta senda y que no tengamos que esperar otros 10 año más para verle brillar.


1. ONE CUT OF THE DEAD



Y sí queridos Horror Lovers, esta pequeña película japonesa fue la que me robó el corazón y la que más disfruté el pasado año.  One Cut of the Dead no cuenta con los mejores efectos especiales, ni con actuaciones de Oscar, pero demuestra un amor por el cine y, sobretodo, por los que están detrás de las cámaras y hacen posible, lo imposible porque una película llegue a su fin, que sólo podía estar en lo mal alto de mi año cinéfilo. 

Los asiáticos vienen pisando fuerte en los últimos años, en lo que a cine zombi se refiere y si hace un par de años los coreanos volvieron a reinventar el género con la grandiosa Train To Busan (2016), este año le ha tocado a los Japoneses demostrarnos que puede haber una comedia zombi que tambaleé la hegemonía que hasta ahora ostentaba Shaun of the Dead (2004). ¿Qué os parece a vosotros? 

En esta ocasión, tenemos a un equipo de cine que se dispone a grabar un mediometraje de serie B en directo, con muertos vivientes, cuando estalla una autentica apocalipsis zombi en pleno set de rodaje. Os advierto, que debéis superar esos primeros 10 minutos de película en los que os parecerá estar viendo un truño muy grande, porque tras ellos, lo que os espera es pura magia del cine y sobretodo de la edición. Una película que funciona como un gran puzle y en el que todas las piezas encajan al final con la precisión de un reloj suizo y será entonces, cuando nosotros como espectadores, nos demos cuesta del trabajo épico de guionistas y de editores y caigamos rendidos a sus pies. 

Además de tener un guión muy trabajado y elaborado, los elementos de comedia no se quedan atrás y nos brindan algunas de las escenas más absurdas y terriblemente divertidas de todo el 2018. Para el recuerdo quedarán esas técnicas de auto defensa que le enseña una de las protagonistas a sus compañeros o el zombi borracho. 

One Cut of the Dead es mi justa ganadora en este 2018 porque nos ha regalado una comedia zombi como nunca antes la habíamos visto, en la que me reído a carcajadas y he disfrutado a lo grande en esa Maratón de las 12 Horas de Molins. Ya lo he dicho muchas veces, pero a las pruebas me remito, todos los años que asisto a la Maratón de Molins, al menos dos de sus propuestas alcanzan los puestos más altos de mi TOP de año. Así que ya sabéis dónde tenéis que ir este 2019 para ver buen cine de terror, jejeje.

Y, ahora os dejo, con algunas de esas películas que también disfruté a lo grande durante el año pasado, pero que no han podido entrar en el TOP 10. No se si el 2018 fue también el año del cine de terror, pero creo que este género está empezando a recuperar la importancia adquirida en los años 60 y 70, donde tanto las grandes productoras, como directores y actores importantes empiezan a interesarse por el cine de género y a realizar películas que ya aspiran a grandes premios de la industria. 


MENCIÓN ESPECIAL 2018

- CAM
- THE RITUAL
- ENDLESS
- THELMA



lunes, 10 de diciembre de 2018

FRANKENSTEIN'S ARMY (2013)



Como os confesé el otro día en twitter, me apasionan las películas que combinan acción y terror. Títulos inolvidables como Predator (1987), Alien (1979) o más recientes como Dog Soldiers (2002), The Raid (2014) o I saw the devil (2010), me hacen disfrutar como una autentica enana, mientras la adrenalina corre por mis venas. Tras salir del cine con una sonrisa de satisfacción, tras haber disfrutado con Overlord (2018), os pregunté por otras películas con esta combinación de géneros y la respuesta fue enorme. Hoy os traigo una de las muchas recomendaciones que me hicisteis y en el blog no tardarán en aparecer el resto, porque como ya os he dicho es una mezcla de géneros que me llama mucho la atención y las estoy devorando sin control. 

Reconozco que mis expectativas hacia Frankenstein's Army (2013) eran más bien bajas, debido, en gran medida, a su título, que me sugería un producto de esos que han explotado la premisa de la novela de Mary Shelley hasta la saciedad, con criaturas, en este caso soldados, revividas por algún científico loco, con fines oscuros. Aunque ésta es la trama principal de la película que nos ocupa, sí que he encontrado varios aspectos que me han parecido interesantes y que me gustaría destacar, pero primero vamos a conocer de qué trata exactamente Frankenstein's Army. La cinta nos sitúa en la Segunda Guerra Mundial, cuando un grupo de soldados rusos, junto a los que viaja un cámara que pretende grabar un vídeo propagandístico de la guerra, quedan atrapados en territorio del bando enemigo, tras responder a la llamada de auxilio de otro comando aliado. Allí descubren el bizarro laboratorio en el que un científico nazi, nieto del Viktor Frankenstein de Shelley, está creando unos soldados letales que parecen sacados de las pesadillas post-apocalípticas de George Miller.

Frankenstein's Army es la ópera prima y, hasta ahora, único largometraje de su director Richard Raaphorst, principal artífice de la idea de la película que ya perseguía desde niño cuando se quedó impactado con la figura del monstruo de Frankenstein. Cuando tuvo la oportunidad de realizar una película, quiso aunar los dos aspectos que mas le interesaban: Frankenstein y la Segunda Guerra Mundial. Muchos de los monstruos nazis de la película ya aparecieron en un largometraje del director, titulado The Worst Case Scenario y que os dejo para que disfrutéis porque sirve como apetitivo para lo que os deparará este found footage.

Sí, queridos horror lovers, estamos ante una película en formato de metraje encontrado en plena Segunda Guerra Mundial, ¿no es esto ya suficiente reclamo como para picar vuestra curiosidad? Además, ya os adelanto que los movimientos de cámara y la forma en la que está grabada la cinta, dan la sensación que estamos ante un videojuego de terror en primera persona, en el que en cada recoveco y pasillo se te echa encima un nuevo monstruo, a cada cual más letal y espeluznante. Todo esto unido, a la subida del volumen y del ruido de los metales de estas criaturas, dan la sensación de estar sumergidos en plena partida de House of the Dead, pero con monstruos nazis o como los llama cariñosamente su creador, zombots.



La ambientación en la Segunda Guerra Mundial, está muy bien conseguida en el primer tercio de la película, con una especie de vídeo propagandístico soviético y nuestros soldados acudiendo a la llamada de ayuda en un territorio un tanto hostil. Sin embargo, la mayor parte del presupuesto se empleó en el diseño de los monstruos y por lo tanto, el resto de la  la trama transcurre en este laboratorio que funciona como un parque de atracciones terrorífico. El diseño de los monstruos nazis es absolutamente espectacular y sólo por ello ya merecería la pena ver esta película. No os voy a adelantar nada de estas criaturas, porque merecen ser descubiertas y disfrutadas de primera mano, pero os dejo con una frase que lanza el personaje del nieto de Frankenstein que dice así: "Mi padre me dijo que los hombres serían más eficientes si tuviesen martillos y destornilladores, en vez de dedos". Os aseguro que con esto, no os hacéis una idea de la creatividad del equipo de arte encargado de estas criaturas, que tomaron como base los diseños del propio Raaphorst. Mi favorito es el prototipo mosquito que aparece en el poster de la película, no tiene desperdicio y da bastante 

Como os podéis imaginar, Frankenstein's Army, no escatima en gore, desmembramientos, amputaciones y las mayores barbaridades en cuanto a modificación corporal. Las cirugías que realizaba Katherine Isabelle en American Mary (2012) son cosas de niños comparadas con esto. Aunque se ha usado algo de CGI, la mayor parte de los efectos especiales son prácticos para disfrute de los espectadores que como yo, se maravillan con todo lo que aparece en pantalla.

Aunque hay algunos momentos en Frankenstein's Army, en los que el ritmo decae y el formato found footage puede hacerse un poco pesado, considero que es una película que merece ser vista. Últimamente he visto varias películas que comparten en su argumento la supuesta existencia de los experimentos que el ejercito nazi realizó para conseguir unos super soldados y, aunque no dejo de maravillarme con la variedad de interpretaciones que le han dado, no he visto nada tan imaginativo como en Frankenstein's Army. Podéis pensar que estamos ante otra película de zombis nazis o de nuevas criaturas al estilo de Frankenstein, pero os aseguró que no estaréis preparados para lo que os espera aquí y, mucho cuidado con los sensibles, que pueden ver como nuevos monstruos moran sus pesadillas. 



martes, 4 de diciembre de 2018

ISOLATION (2005)


El blog vuelve a la normalidad con las críticas, después de un duro mes con el reto de #BP31DaysofHorror y con la asistencia a festivales, pero es que en estas fechas se concentra todo. Creo que ya os he hablado en incontables ocasiones del canal de YouToube de Emma, más conocida como Spooky Astronaut, otra horror lover de pura cepa que nos hace muy buenas recomendaciones y a la que me encantaría tener como vecina, pero nos separan algo más de 14.000 kms. Pues bien, yo la conocí por su especial de recomendaciones de películas de terror de diferentes partes de mundo y gracias a ella estoy descubriendo autenticas joyas. La película de hoy pertenece a su especial sobre cine de terror irlandés y no la conocía, a pesar de que he visto no pocas de sus películas de género: Byzantium (2012), The Canal (2014), Citadel (2012), The Cured (2017), A Dark Song (2016), Grabbers (2012), The Hallow (2015), I am not a serial killer (2016), Let us prey (2014), Stitches (2012) o Wake Wood (2009). Lo cierto es que si quisiera ya estaría en disposición de haceros mi propio especial sobre recomendaciones de cine de terror irlandés. ¿Qué os parece?

Por surrealista que parezca, la trama de nuestra película nos sitúa en una remota granja irlandesa en la que se están llevando acabo unos extraños experimentos con el ganado vacuno y como cabía esperar, la cosa no sale bien y tenemos fetos de ternero malignos.

Billy O'Brien es el responsable tanto del guión, como de la dirección de esta nueva película de animales mortíferos y que guarda algún que otra guiño con Alien (1979). O'Brien basó su guión en las experiencias que tuvo de niño en la granja de su padre dónde ayudaba a éste con los animales e incluso con los nacimientos de los terneros dónde se usaban los artilugios que vemos en la película. Aunque la herramienta que se utiliza para ayudar en el parto de la vaca parece estar sacada de la mismísima Inquisición y pone la piel de gallina, lo cierto es que eran de uso habitual en los años 70 y se empleaban cuando había complicaciones con el carnero. No fue hasta años después, en una charla entre amigos compartiendo sus anécdotas granjeras, que a O'Brien le surgió la idea de crear una historia con vacas mortíferas en las que la manipulación genética, tan de actualidad en la era de los 2000, sería el desencadenante de esta epidemia mortal.

Uno de los puntos fuertes de esta películas son las grandes interpretaciones de todos los actores: John Lynch, la australiana Essie Davies que más tarde se daría a conocer con Babadook (2004) o Sean Harris que es un actor que me maravilla y que este año ha estrenado Possum (2018) y sólo por su presencia, ya merece ser vista. Gracias al trabajo de todos ellos, una premisa que en otras manos hubiese resultado absurda y hubiese requerido un tono de comedia, aquí se toma muy en serio y con excelentes resultados. 

Otro de los aspectos que hacen que esta pequeña producción sobresalga sobre las demás, es su ambientación. Una vieja granja aislada, dónde todo está embarrado, sucio y bastante oscuro, lo que ya de por sí da bastante mal rollo, sin la necesidad de pequeños fetos/alien por allí acechando. La granja necesita bastante reparaciones y una fuerte inversión de dinero para recuperar la solera de antaño y esta sería la razón por la que su dueño se mete en oscuros experimentos. Bueno eso y el amor que siente hacia la veterinaria, Essie Davis, con la que se intuye que tuvo una relación en el pasado. 

La explicación a la amenaza que acecha a nuestros protagonistas no son extraterrestres que han venido a la Tierra (Predator 1987), ni virus tóxicos que han contaminado las aguas (Cabin Fever 2002), sino algo de lo que todavía no se tenía mucha información y estaba en pleno auge a inicios del 2000: los análisis genéticos y los experimentos con animales que se podían llevar a cabo, clonación, mutaciones, etc. Otra demostración más de que si se juega con la Madre Naturaleza, puede salirte el tiro por la culata y sino que se lo digan al bueno de John Hammond y su parque de dinosaurios, jejeje.



Además de tener unas vacas locas muy mortíferas que acabarán con todo aquello que se les ponga a tiro, la película también nos muestra un aspecto muy interesante de la cultura irlandesa como son los nómadas. Los nómadas, en irlandés "travellers", representados por la joven pareja que acampa con su caravana a las puertas de la granja, es una etnia irlandesa, similar a los gitanos, que se dedican a viajar por el país y acampar en pequeñas localidades, pero sufren una fuerte discriminación y exclusión social. Ésta es la razón por la que al dueño de la granja tiene una reacción tan desmedida, cuando se encuentra a esta pareja instalada a las puertas de su granja. 

En definitiva, Isolation es una película muy bien dirigida, que logra transmitir miedo y tensión con tan sólo cinco personajes atrapados en esta granja muy lúgubre con unos fetos de vaca mortíferos. Por mucho que la premisa os parezca absurda, en esta película todo da bastante mal rollo y el humor no tiene cabida. El simple parto de la vaca al comienzo de la cinta, cuando se dan cuenta que algo no va bien, es sobrecogedor y lo sufres en tus propias carnes. Así que como habéis podido deducir, os recomiendo mucho esta gran película de terror irlandesa que con un guión sumamente sencillo y desarrollada en una sola localización, nos promete hora y media de tensión y mucho, pero que mucho, mal rollo.


  

lunes, 26 de noviembre de 2018

MARATÓN DE LAS 12 HORAS DE MOLINS DE REI 2018


Todos los que me seguís por twitter ya sabréis que hace una semana pude disfrutar de la mítica Maratón de las 12 horas del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei. Para mi se ha convertido en una cita indispensable en mi calendario festivalero, desde que lo descubrí allá por el 2013, así que salvo causa de fuerza mayor, no me lo he perdido desde entonces. No se si será por la sangre catalana que corre por mis venas, pero siempre he dicho que es mi festival de cine favorito por la calidez que transmite el publico, el cariño con el que me trata siempre la organización y el detalle y el mimo con el que esta todo organizado: Musicote cañero para amenizar la cola de acceso o performances divertídisimas entre películas. Esto por no hablar de las cintas que se proyectan en el Festival y, más concretamente, en la Maratón, que siempre digo que son la selección gourmet del Festival de Sitges. Así que todos los que quieran disfrutar de un autentico Festival de Terror, no deben perderse la próxima edición de Terror Molins. Os prometo que no os arrepentiréis. 

Y, ahora, vamos con los que os interesa, las películas de la maratón y ya os adelanto que algunas se han ganado ya su puesto en el TOP de año. Antes de empezar me gustaría confesaros que no habrá reseña de la última película, Puppet Master: The Littlest Reich porque creo que sólo alcancé a ver 10 minutos, antes de caer en los brazos de Morfeo y no podría hacer ninguna valoración de la misma. ¿Qué os pensabais? ¿Qué la Maratón era tarea fácil? 



SUMMER OF 84




Una de las películas que más ganas tenía de ver y que tuve que esquivar en el Festival de Nocturna para poder disfrutarla a lo grande en Molins. La verdad es que la proliferación de cintas ambientadas en los 80 no me molesta para nada y las disfruto a tope como mujer nacida y amante de esta época. También el que la película estuviera dirigida por los directores de Turbo Kid (2015), François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Wissell, hacía que las expectativas fueran grandes. Sin embargo, éstas se habían visto mermadas, tras las opiniones de compañeros blogueros que las habían visto en festivales y que se habían sentido decepcionados con la propuesta del trió canadiense. Así que antes de desvelaros mi opinión, vamos a ver de que trataba la película.

Como el título nos indica, la película nos sitúa en una barrio residencial norteamericano en el verano del 84, dónde 4 jóvenes con las hormonas en plena ebullición (expían a la vecina con prismáticos, coleccionan revistas pornográficas y se inventan experiencias sexuales), tendrán un aliciente con el que entretenerse ese verano. En la zona se están produciendo asesinatos de jóvenes de su edad y todavía no han dado con el culpable. Un día, Davey, obsesionado con todo tipo de noticias sensacionalistas y conspiraciones, empieza a sospechar que el asesino es su vecino policía, el Sr. Mickey y emprende un plan de vigilancia con sus amigos con el que hallar las pruebas para resolver el caso. 

No se dónde escuché que esta película era un Stranger Things, pero sin monstruo y yo añadiría que sin tanto carisma. La presentación de los personajes se hace un tanto alargada y en ciertos aspectos, demasiado forzada. Demasiadas bromas del tipo: me he acostado con tu madre, o le haría esto o aquello a tu vecina, acaban haciéndose muy repetitivas, sobre todos después de productos tan recientes en los que se explota la misma fórmula. A pesar de esto, te encariñas con los personajes y te ríes con muchas de sus ocurrencias.

Además, otro aspecto que no me pareció nada original es que la trama se centra en la sospecha de que el vecino de al lado, policía para mas inri, sea el asesino en serie que está asolando el condado. A mi no paraban de venirme a la cabeza películas como: Arlington Road (1997), Disturbia (2007) o dentro del género de terror, Fright Night (1985) que son bastante mejores, ya que aquí la trama hay que cogerla con pinzas porque resulta un tanto increíble. Bueno, en una cosa tienen razón y es que al fin y al cabo, "todo asesino, vive cerca de alguien" jejeje.

Como habéis visto, Summer of 84 no me ha entusiasmado, pero me parece una película bastante entretenida y disfrutable, perfecta para los nostálgicos de los 80 y de ese cine en el que los niños resolvían problemas de mayores y nos hacían soñar con que todo era posible. Me hubiese gustado un final más potente y alargado, ya que este se me quedo un tanto descafeinado, pero aun así es una cinta que recomendaría y además sería perfecta para esos a los que queráis iniciar en este gran mundo del Cine de Terror.




GHOSTLAND



Uno de los platos fuertes de la maratón fue sin duda el nuevo trabajo de Pascal Laugier, el conocido director de Martyrs (2008). Tras su estreno en Francia, en marzo de este año, muchas fueron las impresiones que nos llegaban de la película y no todas eran buenas. De hecho, mis expectativas eran bastante bajas y no esperaba encontrar al director francés que me hizo retirar la mirada de la pantalla con la obra cumbre del Terror Extremo Francés. Pues bien, desde ahora os digo que Ghostland, escrita y dirigida por Laugier, es una autentica pasada que sin duda estará en las listas de lo mejor de año que nos empezarán a bombardear en breve (yo incluida).

Ghostland nos presenta a una madre y sus dos hijas, Beth y Vera, que acaban de heredar una antigua casa de una tía fallecida y la primera noche que pasan allí, son asaltadas por un par de locos. Años después, Beth, que se ha convertido en una prestigiosa escritora de terror, recibe una alarmante llamada de su hermana que sigue viviendo con su madre en la casa familiar y preocupada, decide regresar al lugar de sus pesadillas. 

No puedo hablar mucho de esta película sin caer en spoilers y considero que merece la pena disfrutarla en toda su amplitud. Sólo os diré que el guion es potentísimo y nos hará viajar a un mundo en el que nunca querríamos haber estado: giros de guión que te dejan con el culo torcido y que me maravillaron por su originalidad, ambientación en una casa victoriana terrorífica, llena de muñecas de porcelana y pasillos larguísimos que ya dan miedo por sí solos porque nunca sabes lo que se esconde detrás de cada puerta.

Conmigo, Laugier, volvió a conseguir la misma sensación que tuve con Martyrs y es que de alguna manera, me implico tanto con la historia y sus personajes, que cada uno de los golpes, empujones o sufrimiento de las protagonistas, me duelen como en carne propia. Es una película dura, visceral, en gran medida gracias al trabajo de sus actrices protagonistas que hacen que su dolor traspase la pantalla. Gracias a mi inseparable compañera festivalera, Mari Carmen, me enteré de toda la polémica generada en torno a una de las actrices que sufrió cortes en su cara en la grabación de unas de las escenas que requirieron más de 70 puntos. Así que me creeréis cuando os digo que Ghostland no es sólo una película de género, sino una de esas que provocan terror realmente. 

Ghostland no alcanzará la fama y el culto que recibió Martyrs, pero me parece una película mucho más redonda y que vuelve a consagrar a Laugier como una de los mejores guionistas y directores del género. Sin duda, ésta es una de las películas de terror del año, así que os recomiendo que no os la perdáis, pero, prepararos para sufrir.





THE DEVIL'S DOORWAY


Tras el subidón que nos supuso a todos Ghostland, llegó el declive con este found footage de tono religioso siniestro y es que como me pasó en el Festival de Nocturna con Heretiks (2018), no puedo con este cuasi subgénero de monjas mortíferas o endemoniadas. Me aburren hasta el infinito y pierdo tanto la conexión con la trama que me importa más bien poco, por no decir nada, el destino de los personajes. Además, para más inri, por alguna extraña razón no puedo dormirme en estas películas y me las trago de principio a fin para mi tormento. 

The Devils's Doorway parte de un hecho verídico de la historia irlandesa: Los asilos de las Magdalenas. Éstos eran instituciones católicas que desde el s. XVIII hasta finales del s. XX acogían a mujeres caídas en desgracias, es decir, prostitutas, solteras embarazadas, huérfanas e incluso con problemas mentales, a las que se sometía a duros trabajos físicos como expiación por sus pecados. Nuestra película, se sitúa en 1960, para hablarnos de los supuestos hechos milagrosos que se están sucediendo en uno de estos asilos. Como consecuencia de este rumor, el Vaticano decide enviar a dos sacerdotes para que investiguen y documenten la veracidad de los hechos. 

Ópera prima de la directora Aislinn Clarke que acudió a la Maratón de Molins a presentar su película y por eso, sentí mucho más que no me gustara, aunque lo cierto es que hay opiniones de todo tipo y a mucha gente sí que parece haberle gustado este nuevo found footage de posesiones demoníacas. Lo que no puede negarse es lo bien que se recrea una filmación encontrada de principios del s. XX y esto es gracias a que la película fue grabada en 16 mm cámara en mano, que le da veracidad a los hechos. El problema es que los hechos son un batiburrillos de mujeres sometidas a abusos, posesiones demoníacas, fantasmas de niños y trucos mil veces vistos y mejor ejecutados que no consiguieron encandilarme para nada. 

Lo más terrorífico de la cinta es que nos da una idea de lo que debieron sufrir las mujeres internas en estas instituciones, pero, quizás, en este convento, hubiese una razón para tenerlas allí encerradas. Es en este carácter sobrenatural de la historia con mujeres que levitan sobre sus camas, crucifijos que giran y presencias fantasmagóricas dónde flojea más el guión. Es un batiburrillo de hechos y jump scares de manual que terminan haciendo tedioso el seguimiento de la trama.

En su defensa tengo que decir que vimos esta película a altas horas de la noche y después de una cinta tan potente como Ghostland, un found footage con movimientos de cámara constantes y sustos predecibles, puede hacerse muy pesado, como así fue. No obstante, al haber investigado algo más sobre estas instituciones al preparar la critica, me han dado ganas de revisitar The Devil's Doorway  porque creo que merece ser vista en la condiciones adecuadas, es decir, sin estar muerta de sueño, sólo despierta por las ingentes cantidades de cafeína consumidas.  Creo que de este modo y conociendo ese contexto tan espeluznante de las oscuras historias que se producían en estos asilos, mi opinión hacia ella podría variar. 



SORPRESA: ONE CUT OF THE DEAD



Como todos los años, la cuarta película de la Maratón en sorpresa y el misterio no se desvela hasta que empiezan los créditos iniciales de la cinta. Todos estábamos expectantes por saber que nos habían preparado los organizadores porque en pasadas ediciones, la película sorpresa solía ser un cinta del director homenajeado o el tributo a algún hecho relevante del año. Entre las que yo he visto están: Shivers (1975), El Descuartizador de Nueva York (1982) y A Nightmare at Elm Street (1984). Sin embargo, antes de que comenzara la Maratón, tuve la oportunidad de hablar con uno de los Jordis, responsables de prensa del Festival y me adelantó que este año querían darle un giro a la sesión sorpresa y nos habían preparado una película reciente con varios premios en su haber. Os podéis imaginar la expectación que teníamos, aunque debo confesar que tuve la oportunidad de conocer a Héctor, más conocido en las rrss como Un hombre sin Piedad y ya predijo que la película sorpresa sería One Cut of Dead. ¿Sabrá también el número del premio gordo del sorteo de Navidad? jajaja.

Estamos frente a una comedia de terror zombi a la altura de Shaun of the dead (2004) y ahora que ya he captado vuestra atención, paso a comentaros brevemente la trama: Durante el rodaje de una película de zombis de serie B, los miembros del equipo son atacados por una verdadera epidemia de no-muertos. Sencillo, ¿verdad? Pues lo cierto es que no, porque pasados los primeros 20 minutos en los que creemos ser testigos de una película cutre de serie z, todos los engranajes de la cinta empiezan a funcionar y este puzle que parecía inverosímil, empieza a encajar a la perfección, en uno de los ejercicios de edición más brillantes que he visto. Poniendo a un lado la temática zombi, que me río yo de los que decían que este subgénero estaba muerto, One Cut of the Dead es un tributo al amor por el cine, a los profesionales que están detrás de las cámaras y hacen todo lo posible por sacar adelante sus proyectos, aunque dispongan de recursos limitados. 

One Cut of Dead es una película de zombis diferente, divertidísima que nos mantuvo totalmente despiertos y riéndonos a carcajadas. Los asiáticos, concretamente los japoneses, vuelven a demostrarnos que las buenas ideas no necesitan presupuestos abultados para triunfar.  Esta película se ha convertido en todo un fenómeno en Japón y se llevó el premio de público en el Festival de Sitges, así que no exagero cuando os digo que no debéis perdérosla porque One Cut of the Dead también viene pisando fuerte para entrar en las listas de lo mejor del año.  





LASSO



En la penúltima película de la Maratón, las fuerzas ya empezaban a flaquear y confieso que alguna cabezada sí que di en el visionado de Lasso. Una película de serie B con una premisa sencilla que nos plantea el escenario necesario para convertirse en todo un festival de gore con victimas por doquier. Un cinta a la que le hubiese hecho falta proyectarse en un festival más gamberro como puede ser el Festival Syfy en Madrid o Cotxeres en Barcelona, pero que aquí dada la sesión de películas que llevábamos y tantas horas en vela, se no hizo algo pesada.

El argumento aunque sencillo, es de lo más curioso: Un pareja que organiza excursiones para ancianos, decide llevarlos a un pueblo de la américa profunda en el que se celebra una feria de rodeo. Todos se divierten, pero cuando llega la hora de coger el autobús de vuelta a casa, las cosas se tuercen y los vaqueros que parecían tan normales durante el día, se convierten en asesinos sedientos de sangre que los han elegido como presa. 

Y, hasta aquí llega el guión de Lasso porque todo los demás es un festival de sangre, desmembramientos, muertes de lo más atroces y originales, todas en torno al mundo del rodeos y los cowboys. Tendremos a nuestros pobres ancianos, que son unas víctimas de lo más débiles y en inferioridad de condiciones, intentando luchar por su vida y acabar con los asesinos. Contarán con la ayuda de los jóvenes organizadores del evento y un cowboy bueno, interpretado por Sean Patrick Flanery. Las motivaciones de los asesinos no se explican en ningún momento y esto provoca que no entendamos el sentido de esta carnicería. Ahora, como disfrute de vísceras y casquería se puede salvar porque en este sentido nos escatiman en detalles.





Y, hasta aquí dio de sí otra edición más de la Maratón de Molins de Rei, la más longeva de nuestro país. Fue un placer volver a encontrarme con Bernat, Roger y Miquel y los demás miembros del equipo que hacen posible el Festival de Terror Molins porque siempre me tratan como una autentica princesa (sangrienta) y me hacen sentir muy especial. Además, tuve la suerte de conocer en persona a grande amigos twitteros como mi querido Jordi Vaquero de Cine en Serie, a Jordi de mi venerado podcats Sin Audencia que escucho puntualmente cada semana y al gran Hombre sin Piedad. Fue un placer comentar con ellos todas las películas y estoy deseando que volvamos a coincidir en más citas cinéfilas.

Sólo me queda deciros que os apuntéis este Festival en vuestras agendas y no os lo perdáis el año que viene porque os prometo que será una experiencia inolvidable. Ya os adelanto que si alguna vez lo probáis, no será la única porque el vinculo especial que os unirá a Molins, ya se habrá establecido. 



¡¡¡Larga vida al Festival de Molins y a mi para disfrutarlo!!!




viernes, 9 de noviembre de 2018

NOCTURNA 2018: FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO DE MADRID


Un poco tarde, pero aquí está mi crónica de lo que fue la VI edición de Nocturna. Un año en el que sólo pude asistir el fin de semana, pero ahí me lo vi casi todo. La verdad es que Octubre fue un mes duro para mi entre la mudanza y el reto de #31DaysOfHorror y esa es la razón por la que no he estado tan activa por el blog y esta revisión del Festival ha tardado un poco más de la cuenta. Pero todo eso ya "casi" ha terminado y el blog vuelve a la normalidad y con mas fuerza que nunca. Así que no me enrollo más y os dejo con todas las películas de las que puede disfrutar en Nocturna 2018 que, salvo un truño de los gordos, el resto fue altamente disfrutable.

THE NIGHT SITTER



La primera película de los viernes por la tarde, suele ser la de la siesta. Después de toda una semana de madrugones y después de comer, que queréis que os diga, pero una sala oscura y cómoda de cine suele ser sinónimo de sueño placentero y si no, que me lo digan a mi en la sesión de Mexico Barbaro (2014) de hace unos años, jejeje. Así que yo que iba dispuesta a caer en los brazos de Morfeo, me encontré con una propuesta entretenida, de ese casi subgénero de las niñeras mortíferas o en apuros chungos. Es curioso como tras su fulgurante aparición como protagonistas de los slasher setenteros y ochenteros con títulos como Halloween (1978) o When a stranger calls (1979), las niñeras, aunque nunca desaparición del  mapa cinéfilo, en los últimos años parecen estar más de moda que nunca, dada la proliferación de títulos con esta temática: Emelie (2015), Better Watch Out (2016) The Babysitter (2017).

Una niñera con intereses ocultos acepta cuidar de un par de niños en la casa del director de un programa de sucesos paranormales de dudoso éxito. Aunque las intenciones de nuestra niñera eran la de robar la casa con la ayuda de sus amigos, las cosas toman un cariz un tanto sobrenatural que ninguno de ellos se esperaba o ¿si?

Lo cierto es que sin ser el producto revelación del año, me pareció una comedia de terror muy entretenida que no permitió que me durmiera ni un minuto y eso que sueño había. La ambientación de la casa en Navidad con sus lucecitas y adornos, la carismática niñera pelirroja con oscuras intenciones que para mi siempre es un +1 (¿para cuando nuestro propio emoticón pelirrojo?), el niño rarito, el repelente al que te gustaría exterminar con tus propias manos y el heterogéneo grupo de amigos, cuya amistad en la vida real, sería un tanto improbable, hacen de The Night Sitter una película sin pretensiones con la que pasar un buen rato.

La saturación de los colores producida por las luces navideñas y una potente banda sonora definen los parámetros de una película en la que la brujería tendrá un importante papel. Ahora las niñeras no sólo tendrán que hacer frente a problemas mundanos, sino a fenómenos paranormales y extrañas criaturas que ansían conseguir el alma de los más pequeños, mientras van dejando un rastro de cadáveres a su paso.

En definitiva, si os gustaron las últimas incursiones en el subgénero de "niñeras en apuros de carácter gore", The Night Sitter puede ser la opción perfecta para un viernes por la noche en el que necesitamos algo entretenido, pero que no nos exija demasiado como espectadores. La dosis de gore es aceptable y contamos con varios giros argumentales en los que nadie es quién parece. ¿Qué más se puede pedir?





HERETIKS




Es complicado escribir la crítica sobre la que creo que fue una decepción generalizada para todos los asistentes de Festival, pero también es bueno advertiros de aquellos productos a los que es mejor no acercarse. La verdad es que no tenía muchas esperanzas puesta en esta película porque no me atrae especialmente el tema de las mojas poseídas o satánicas, pero al estar programada el viernes en la sesión de las 19.15 de la sala principal, una de las de mayor afluencia, me hizo dudar. Pero, la duda me duró los primeros 15 minutos porque ya desde bien comenzada la cinta, supe que no era para mi. Me maldije por haberme tomado una coca cola con toda su cafeína en la sesión anterior, porque hubiese invertido mejor el tiempo durmiendo que viendo semejante truño.

Durante el s. XVII, en Inglaterra, una joven acusada de brujería es salvada de morir ejecutada y enviada a un convento remoto para expiar sus pecados. Pronto descubrirá que el lugar esconde un mal mayor del que acaba de huir. 

El especialista en efectos especiales y maquillaje, Paul Hyett, nos propone en esta ocasión una cinta de terror sobrenatural que no cumple las expectativas creadas con sus anteriores trabajos: The Seasoning House (2012) y Howl (2015). Como punto fuerte destacaría la ambientación en un convento laberíntico, que tramite perfectamente el aislamiento y la frialdad del paraje. Sin embargo, la historia el lenta, aburrida y no consigue captar la atención del espectador, salvo en los últimos 10 minutos dónde se concentra la mayor parte de la acción. Hubo un momento, en que el destino de estas monjas, los poseídos y los zombis, me importaban más bien poco y lo único que quería era que muriesen todos rápido para salvarnos de semejante tortura. 

No tengo muy claro cuáles eran las intenciones de esta película. No cuenta con una protagonista carismática, ni tiene un peso en la trama que nos haga identificarnos con ella. La mayor parte del reparto es eminentemente femenino, salvo por la gran actuación de Michael Ironside, lo mejor de la cinta, y un joven que podría haber sido un punto determinante en la trama y se queda en agua de borrajas. 

Me sorprendió especialmente el maquillaje tan básico de los poseídos: arañazos varios y ojos refulgentes, al ser Hyett un experto en maquillaje. A pesar de este bache, tendremos que seguirle la pista a este joven director británico porque puede seguir sorprendiéndonos como ya hizo anteriormente. 





MIRAI OF THE FUTURE



Todas las películas de animación que he visto en Festivales siempre han sido lo mejor del programa y Mirai no ha sido la excepción. Todos coincidimos en que es una película muy tierna que mezcla realidad y fantasía para contarnos la cruda realidad de lo que le supone a una familia la llegada de su segundo hijo, especialmente para el primogénito.

Un niño de unos 4 años descubre que el jardín de su casa es mágico y que le permite viajar en el tiempo para conocer a sus parientes en diferentes épocas, siempre acompañado de su hermana pequeña del futuro. 

Curioso, ¿verdad? Pues en resumidas cuentas, Mirai nos habla de los celos y problemas que tiene un hermano mayor cuando una nueva hermana llega a su vida y la difícil situación de los padres que ven cómo al nacer su segundo hijo, la vida no es tan sencilla. Sin embargo, todo esto no se relata de una manera convencional, si no que nuestro pequeño protagonista viajará a través del tiempo conociendo a su madre de pequeña, a su abuelo de joven e incluso la visión que tiene su propio perro del tema. Todos estos viajes, le aportan puntos de vista diferentes, con los que su rechazo inicial hacia su nueva hermana, se irán modificando, convirtiéndole en el hermano mayor que aspira a ser. 

Una autentica obra maestra que merece ser disfrutada y que nos invita a emocionarnos y reírnos con rabietas de un niño pequeño que ha dejado de ser el rey de la casa y sus curiosas ocurrencias. Además, la película nos habla de la familia, de cómo se establecen los vínculos entre unos y otros, de la importancia del reparto de las tareas domésticas en el hogar y de cómo el nutrirse de diferentes opiniones y vivencias, crea individuos más maduros y coherentes.

En Mirai no encontraréis terror, pero si mucha fantasía de esa que te enamora y te maravilla. No os la perdáis. No es un consejo, es una orden. 







PLEASE STAND BY



Y, vamos con la que sin duda fue la mayor sorpresa de todo el Festival. Aquí no hay terror, ni fantástico, pero que mas da, si estamos frente a una delicia de película. Os confieso que lo poco que había leído sobre ella no me motivaba en absoluto y si hubiese habido otra alternativa en la sala 2 del Cinesa Proyecciones, me habría ido para allá. Así que me alegro enormemente que no me dieran otra opción y que los organizadores de Nocturna 2018, decidieran incluir Please Stand by en la programación de este año, porque ya os adelanto que alguna lagrimilla sí que se me escapó. 

Una joven autista que vive en un centro especializado decide demostrarle a su hermana mayor que es capaz de cuidar de sí misma, escapando del centro para llevar su guion de Star Trek a un concurso de la productora. 

Aunque a simple vista la premisa puede resultar un tanto absurda, ser testigos de cómo una chica con autismo es capaz de dejar volar su imaginación y escribir un guion de 500 páginas y cómo gracias a su tesón, se lanza a atravesar medio país para ir a entregarlo en fecha, resulta un viaje totalmente emocionante y conmovedor. Seguiremos a Wendy, nuestra protagonista interpretada maravillosamente por Dakota Fanning, a través de sus andaduras en la que se topará con no pocos impedimentos. En primer lugar, su perrito se negará a esperarla en casa y la seguirá incansable, provocando algún que otro incidente, ladrones, accidentes y operarios insensibles, se toparán en su camino.

Una película optimista que nos acerca una visión de mundo diferente, pero no por ello menos valida. Una de las cosas que más me gustan de los festivales de cine a los que he acudido es que me dan la oportunidad de ver películas que se alejan de mis gustos o géneros favoritos y me acaban encantando. Así que a pesar de que Please Stand by no es una película de género, sí tenéis el día sensiblón, podéis darle una oportunidad y os echaréis unas risas y alguna lagrimilla.  




CHILD'S PLAY



¿Qué os voy a contar de una de mis películas favoritas y la primera cinta de terror que vi en el cine? Pues que ha envejecido estupendamente y a día de hoy sigue disfrutándose igual que el primer día.

Para mi fue una experiencia única volver a ver esta película en pantalla grande y nada menos que acompañada por su creador, el simpatiquísimo Don Mancini, cuyas intervenciones arrancaron los aplausos de la audiencia. 

Os dejo la crítica que hice este año de ella con motivo de mi cumpleaños, ya que es bastante completa y hasta la relacioné con El Resplandor (1980) y Terminator (1984). Si es que cuando me entra la inspiración, no hay quién me pare, jajaja. Y, como os dije en aquella ocasión, pienso ponerme manos a la obra y revisar la saga completa, que mi afán de completismo viene pisando fuerte. Además, ya que Mancini nos ha confirmado que habrá serie de televisión sobre el muñeco más mortífero de todos los tiempos, tendremos que tener fresca la saga ¿no?




MANDY



El broche final, nos llegó de la mano de Panos Cosmatos y su Mandy que había provocado controversia a su paso por el Festival de Sitges dónde se llevó varios premios. Mandy es una una de esas películas que amas u odias y yo me posiciono más cerca de la primera. No es que me vuelva loca por ella, pero me pareció una propuesta de lo más loca, desenfrenada y rara que disfruté a lo grande. Lo cierto es que en Nocturna, ya se está convirtiendo casi en una tradición que Nicolas Cage cierre el Festival con una explosión de adrenalina que nos deja a todos exhaustos y con la cabeza vuelta del revés.

Éste ha sido mi primer acercamiento a Cosmatos, pero dada la satisfacción que me ha proporcionado no tardaré en ver su ópera prima, Beyond the Back Rainbow. A grandes rasgos, Mandy nos presenta una pareja que vive feliz en una cabaña en el bosque, cuando son asaltados por un extraño culto satánico que rapta a la mujer. Será en este momento cuando, Red Miller (Nicolas Cage) emprenderá una sangrienta venganza contra todos aquellos que han osado separarle de su amada Mandy. Está sería una descripción muy escueta porque esta película es mucho más transcendental, nos adentra en un universo propio, casi cósmico, en el que los motoristas cenobitas mutados y los frikis satánicos son toda una realidad.


La película se divide en dos partes muy bien diferenciadas. Una primera que dura alrededor de una hora, en la que se presenta a los personajes: la feliz pareja y su idílica relación, los frikis de Jesús y su extraño culto satánico y los motoristas infernales que parecen haber sido convocados por éstos. Una vez se produce el conflicto, el rapto de Mandy, nos adentramos de lleno en la segunda parte, caracterizada por una estética psicodélica en la que los tonos rojizos son los protagonistas y una potente banda sonora que nos arrastra irremediablemente a esta espiral de violencia, gore y personajes sin escrúpulos que parecen sacados directamente del infierno. 

Reconozco que esta película puede no ser del gusto de todo el mundo porque es una autentica empanada mental, pero tan loca y visualmente atractiva que hay que dejarse llevar y disfrutar de una cinta cargada de homenajes y referencias a películas de acción y terror de los 80 y 90. ¡¡Un aplauso para Cosmatos por traernos semejante bizarrada!!





Y, hasta aquí dio de si la VI edición de Nocturna que aunque sólo pude disfrutarla durante el fin de semana, fue de lo más intensa y especial. No sólo por poder disfrutar una vez más de Child's Play en pantalla grande con el gran Don Mancini, si no también por todos los amigos y horror lovers a los que pude conocer y es que somos un gran familia que crece y se multiplica como los Gremlims, jajaja. Mi agradecimiento mas especial a Marisa y todo el departamento de Prensa por tratarme siempre con tanto cariño y hacerme sentir siempre tan especial. De verdad que sólo pensar que tenemos que esperar otro año para una nueva edición de Nocturna, me dan ganas de echarme a llorar, pero estoy expectante por ver todo lo que nos traen Sergio Molina y su equipo porque cada año se superan. 


¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Larga vida a NOCTURNA y nos vemos en 2019!!!!!!!!!!!!!!!!!