sábado, 12 de septiembre de 2015

I SAW THE DEVIL (2010)



Cuando terminé de ver I saw the devil (2010) supe que iba a ser la película con la que el blog volvería de sus vacaciones. Para que entendáis un poco las circunstancias en las que vi esta cinta, tenéis que saber que, tras un viaje que hice a Francia en tren hace ya algunos meses, y en el que sufrí una demora de dos horas, ya nunca hago este tipo de trayectos largos sin mi Ipad cargado con varias películas, por si las moscas. Así fue como vi I saw the devil, en el AVE camino de Barcelona y puedo deciros que me mantuvo tan absorta durante sus 144 minutos de metraje que el viaje se me pasó volando.
Ya sabéis que no me gusta limitarme al cine de género que nos ofrece la potente industria estadounidense y que suelo reseñar películas de terror de otros países, especialmente de Australia y Francia que son mi debilidad. Todavía no os había traído nada del cine de terror asiático y creo que ya iba siendo hora, ¿no? Si os digo la verdad, me daba un poco de pereza enfrentarme a estas películas, ya que mi contacto con ellas se remontaba a finales de los 90, principios del 2000, con el boom del cine de terror japonés. En esa época yo rondaba la veintena y me parecía soberanamente aburrido el ritmo pausado, los fantasmas y el terror, predominantemente psicológico, que caracteriza a las películas del J-horror. Sin embargo, decidí enfrentarme a este rechazo inicial y recurrí a mis amigos cinéfilos para que me recomendasen una buena cinta con la que adentrarme de manera segura en el prolífico cine de terror asiático. Puedo deciros que acertaron de lleno con I saw the devil, y ahora estoy ansiosa por descubrir las innumerables joyas que esconde la industria oriental.
Su director es el surcoreano Ji-woon Kim, cineasta de renombre en todo el mundo.  Las películas de Kim abordan multitud de géneros pero, sin duda, la fama internacional le llegó con A Tale of Two sisters (2003), una historia de fantasmas terrorífica que ya estoy deseando ver. Min-sik Choi, el actor que interpreta al homicida en la película, le pasó el guion a Kim, que rápidamente se sintió atrapado por la crudeza de la historia y,  aprovechando el retraso que estaba sufriendo la producción americana que iba a realizar en ese momento, decidió enfrentarse al desafío que suponía la realización de I saw the devil. 
La novia de un agente del servicio nacional de inteligencia es cruelmente asesinada por un psicópata. El padre de la chica, un reconocido comisario retirado, le pasa los expedientes de los principales sospechosos a Soo-hyeon, el novio, que, cegado por el deseo de venganza, perseguirá y torturará a todos los sospechosos hasta hallar al asesino de su prometida, el temible Kyung-chul. Cuando Soo-hyeon consigue dar con él, le torturará en su intento de hacerle experimentar el mismo dolor que él está padeciendo y el terror que debió sufrir su novia. Pero tras esto, el agente secreto le dejará nuevamente en libertad pero sólo para volver a darle a darle caza una y otra vez, iniciando un despiadado juego del gato y el ratón.
El estreno de la película en las salas coreanas sufrió demoras ya que fue necesario recortar las escenas de mayor violencia para que recibiese una calificación adecuada para ser proyectada en los cines. Afortunadamente las copias que se distribuyeron en el extranjero muestran la versión original del director, sin ningún tipo de censura.  Una de esas escenas suprimidas en Corea, que me pareció sumamente impactante, es aquella en la que Soo-hyeon secciona el talón de Aquiles del psicópata.
Nos encontramos ante un thriller totalmente sobrecogedor, donde la venganza es llevada a su máximo extremo. Seremos testigos de cómo la ira y el sentimiento de culpa hacen que una persona normal se convierta en el mismo monstruo al que trata de atrapar. Esto plantea un dilema moral a los espectadores que ven como sus simpatías están con un héroe de lo más sádico. De hecho, llega un momento en la película en que no sabes quién de los dos es el diablo al que hace referencia el título. ¿Qué os parece a vosotros?
Gran parte de la fuerza de esta joya cinematográfica reside en las potentes actuaciones de sus dos protagonistas. El conocido Min-sik Choi interpreta a un psicópata que trabaja a tiempo parcial como conductor de un autobús escolar. Su aspecto desaliñado y esa mirada perturbadora hacen que desconfiemos de él desde el primer momento, mucho antes de saber cuáles son sus intenciones. Todo en él transmite maldad y locura. Su némesis, el policía secreto desolado por el asesinato de su novia, está interpretado por Byung-hun Lee. Lee transmite a la perfección la transformación que sufre su personaje, de una persona enamorada y cariñosa a un torturador despiadado sin escrúpulos.
El ritmo de la película es vertiginoso y no decae en ningún momento por lo que su excesivo metraje a mí no se me hizo pesado. Sí que hay partes que se podrían haber eliminado y el resultado seguiría siendo el mismo, pero en lo que a mí respecta esta perfecta así.

En cuanto a la puesta en escena considero que no tiene nada que envidiar a las grandes producciones de Hollywood. Hay escenas con multitud de extras y persecuciones espectaculares. Destaca aquella que tiene lugar dentro de un taxi y que es absolutamente brutal. Como curiosidad deciros que para rodar esa escena, en la que hay litros y litros de sangre, disponían de ropa extra para el cambio de vestuario, pero tuvieron que repetir la escena tantas veces que se quedaron sin ropa y tuvieron que lavarla. Cuando se disponían a grabar la cuarta toma, que por lo visto fue la definitiva, los actores vestían la ropa húmeda porque no había dado tiempo suficiente para que se secara.
Algo que destaca en I saw the devil es su cuidada estética. La crudeza de la historia contrasta con lo bellas que son las imágenes en cada escena. Los colores son fuertes y definidos y los contrastes muy marcados. Destacaría la escena del comienzo de la película en la que todo el paisaje está cubierto por una gruesa capa de nieve blanca, en contraste con la sangre de la chica de un color rojo intenso.  También me llamo la atención la indumentaria de los dos protagonistas: el asesino viste con colores variados, mientras que el agente secreto va siempre de negro o tonos oscuros.

Puede que el mercado ya esté saturado de películas que abordan el tema de la venganza, pero I saw the devil es mucho más que eso. Aquí el héroe no se pasa tres cuartas partes de la película persiguiendo al asesino, para luego acabar con él en tramo final, como suele ser lo habitual. Lo que hace esta película es reflejar fielmente una de las más famosas citas de Nietzsche: “Quien con monstruos lucha, cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti” (Más allá del bien y del mal) Así que no esperéis más y poneos a disfrutar con esta joya del cine de terror asiático.

3 comentarios:

  1. Sin duda uno de mis películas asiáticas de género favoritas. Sin ser "gran" fan del cine que se hace por allí (en gran medida debido a esa lentitud que comentas y a la explotación de sus propios tópicos fantasmales y demás), reconozco que con esta lo flipé. Podría contar con los dedos de las manos, las cintas asiáticas que recomendaría, pero sin duda, ésta sería una de ellas.

    Felicitarte por el blog, tus reseñas son de lo más amenas y siempre es un placer leerte.

    Saludos.

    P.D: Si alguna vez te pica el gusanillo de colaborar en algún otro sitio, dale un toque a los cuervos, estarían encantados ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tenerte por aquí Sr. Rector, jejeje.

      ¿Pues sabes como me volvió a mi el interés por el cine de terror asiático? Gracias a un podcast que escuché de la "Guarida del Sith" sobre terror asiático que es buenísimo. Hablan sobre un montón de películas y sobre el simbolismo que tiene para los orientales, el agua, el pelo largo, las caras pálidas... Si no lo has escuchado, te lo recomiendo porque es muy interesante y como que te van a entrar ganas de saber más y más del mundo asiático.

      Me alegro mucho que te guste el blog y las reseñas :) En cuanto a tus propuesta me parecería un autentico honor participar en vuestro blog, el cual adoro. Así que cuando me organice mejor y vea que puedo sacar un poco de tiempo hacer alguna colaboración, os aviso sin duda.

      Mil gracias :)

      Eliminar
  2. Aida, mucho me temo que en mi caso, haría falta algo más que un podcast para hacer que cambie mi consideración hacia el cine de terror oriental... ponme una cara pálida y una peluca larga negra y el cuerpo me pide poner pies en polvorosa, jeje... de todas formas, no te negaré que de vez en cuando, disfruto de alguna propuesta asiática como hayan podido ser "Thirst", "Old Boy" (ssshhhh.... te diré que me gusta más el remake), "Macabre", "The World of Kanako", etc...

    Mil gracias a ti por tus palabras hacia Nido.

    Saludos.

    ResponderEliminar