miércoles, 28 de octubre de 2015

THE GUEST (2014)


Cuando se estrenó esta película en nuestro país, allá por el mes de Abril, los blogs y las redes sociales se deshacían en elogios y todo el mundo hablaba de The Guest (2014). Yo tardé bastante en verla porque cuando una película está hasta en la sopa me da una pereza enorme verla, y ya no os cuento hacer la crítica. Esa es la razón principal por la que no he reseñado todavía It Follows (2014) porque, a pesar de que me gustó bastante, creo que ya se ha escrito demasiado sobre ella, como para ponerme yo también con el tema, jejeje.
Los responsables de esta joya no son otros que el dúo formado por Adam Wingard (director) y Simon Barret (guionista), conocidos ya en este blog gracias a otra de sus genialidades: Tú eres el siguiente (2011). A pesar de que su segmento en V/H/S (2012) no me gustó mucho, no sé cómo puedo yo seguir sin ver la primera película que hicieron juntos, A Horrible  Way To Die (2010), así que tendré que remediarlo en próximos #FrightFridays, jejeje.  Wingard y Barret son conocidos por realizar películas de género de bajo presupuesto en las que le dan un nuevo giro a las temáticas habituales del cine de terror. En The Guest han virado su rumbo hacia el thriller y el invento no les ha salido nada, pero que nada mal.
David es un soldado muy atractivo y educado, que visita a la familia Peterson alegando que fue compañero en el ejército de Caleb, el hijo fallecido de la familia. Los Peterson están encantados con su visita y le invitan a quedarse con ellos el tiempo que necesite. David es encantador con todos los miembros de la familia, pero de repente empiezan a sucederse extrañas muertes y accidentes a su alrededor, que parecen indicar que no todo es lo que parece.

The Guest no es una película de terror, es más bien un thriller de acción con tintes de ciencia ficción, mezclados con momentos bastante violentos en los que sí, tenemos sangre, jejeje. Además tiene una clara estética ochentera que le proporciona un aura de lo más enigmática. Como podéis ver, es una película que no admite clasificaciones y que tendréis que ver y disfrutar de principio a fin.   
Como ya os he comentado antes, el presupuesto con el que contaban Wingard y Barret antes del bombazo que supuso Tú eres el siguiente era bastante ajustado, por lo que los papeles de sus películas solían recaer en amigos o incluso en ellos mismos. En The Guest se permitieron el lujo de realizar audiciones y conseguir los mejores actores que pudieron encontrar para su película. Para el papel del carismático y, al mismo tiempo, inquietante soldado eligieron a Dan Stevens, el irreconocible Matthew Crawley de Downton Abbey (2010- ) (Puede que os sorprenda que yo haya visto esta serie, pero una es Filóloga inglesa y todo lo British me vuelve loca y ¿qué hay más British que Downton Abbey?, jejeje). Siendo francos, me costó darme cuenta de que  Stevens era el actor de esta cinta, así que os voy a contar de qué forma tan graciosa lo descubrí. Aquí va mi segunda confesión de esta reseña, no os acostumbréis ¿eh? Aunque la tendencia está cambiando, el cine de terror ha estado mayoritariamente orientado al público masculino, por lo que en las películas abundan las mujeres explosivas y los desnudos femeninos. Pues bien, cuando yo vi aparecer a ese soldado tan atractivo y de cuerpo atlético, al que yo no conocía, paré rápidamente la cinta para sumergirme en google y averiguarlo. Me quedé ojiplática cuando descubrí que era el insulso de Matthew Crawley, al que había visto mil veces y que para mí tenía el mismo atractivo que un azulejo del baño. Me refiero a su caracterización como hombre refinado de época, no a su actuación que también era soberbia. Según he leído, el actor británico tuvo que someterse a una dieta estricta y a duras sesiones de entrenamiento para conseguir el cuerpo musculado con el que aparece en pantalla. De hecho, la escena en la que Stevens se quita la camiseta, para deleite del público femenino, fue la última que se grabó para dar tiempo al actor de alcanzar el cuerpo fibroso que querían conseguir.
Su antagonista es Maika Monroe, la conocidísima actriz protagonista de It follows. En su papel en esta película representa a la hija de los Peterson, una chica fuerte y luchadora que empieza a dudar, casi desde el primer momento, del soldado. Me gustan los papeles que desempeñan las mujeres en las películas del  tándem Wingard/Barret. Ellas son las heroínas, fuertes y luchadoras que se enfrentan al mal que las acecha y sin la ayuda de nadie consiguen salvar la situación.
Uno de los platos fuertes en  The Guest es esa tensión que se crea alrededor del soldado y que, según avanza la película, se va incrementado hasta que, prácticamente llegados al final, nos desvelan lo que verdaderamente ocurre y que, os puedo asegurar, os va dejar con la boca abierta. Lo que pretendían conseguir sus responsables dilatando tanto el clímax era que los espectadores proyectásemos nuestras ideas sobre lo que oculta David y creásemos nuestras propias teorías. Es muy curioso cómo, al comentar la película con otras personas que la han visto, nos damos cuenta de que cada uno pensó una cosa diferente acerca de cuáles eran las verdaderas motivaciones de David.
La acción transcurre en los días previos a la celebración de Halloween, por lo que todo está lleno de calabazas y de la decoración típica de esta festividad. La escena final, una de las más impactantes de la película, tiene lugar en un laberinto, de lo más impresionante, que se han montado en el instituto para celebrar la noche de los muertos. En este laberinto no sólo rinden tributo a su anterior película escribiendo en una de las paredes You’re Next, sino que también hay claras referencias a Halloween III (1983) con la aparición de las famosas caretas de la calabaza, la bruja y la calavera.
En The Guest destaca notablemente la música electrónica de estilo ochentero que da a cada escena la fuerza que se merece. También hay que resaltar la peculiar estética de la película en la que abundan los colores vibrantes y luminosos y que se aleja de las atmósferas oscuras y sórdidas creadas en sus anteriores trabajos.

Una película de culto casi desde su estreno y con uno de los “villanos” más carismáticos de los últimos tiempos, creo que tiene los ingredientes necesarios para recomendárosla encarecidamente. Además, como en ella confluyen varios géneros, creo que puede ser del agrado de la mayor parte del público. Y por lo que más queráis, tenéis que ver a Dan Stevens porque está que se sale en este papel.
PD. Wingard y Barret están preparando la que será su siguiente película, The Woods, y lo único que se ha filtrado sobre ella es que tratará sobre un grupo de estudiantes que se van de campamento y allí serán atacados por algo o alguien. Un argumento típico en las películas de terror al que estoy segura que este dúo le dará ese giro sorprendente al que no tienen acostumbrados.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario