martes, 7 de febrero de 2017

THE HORROR IS COMING (2/17)


Ya estoy de vuelta con las películas más atractivas que nos deparará este 2017. Me hubiese gustado empezar esta seccion el mes de Enero, pero con la fiebre que tenía, por aquel entonces, con las secuelas, me fue imposible preparar a tiempo esta entrada. Prometo que esto no volverá a suceder y que cada mes tendréis pultualmente los tráilers de lo último que se cuece en el cine de terror y que ha conseguido pasar por mi estrechísimo y exigente filtro. Esperemos que este año sea tan bueno para el cine de terror como lo fue el 2016 y recordad que todavía tenemos 11 meses para disfrutar y descubrir nuevas joyas cinéfilas. ¡Qué empiece el terror del 2017!:


THE GRACEFIELD INCIDENT



Hay gente, entre ellos muchos críticos de cine, que piensan que el found footage es una técnica narrativa menor, pero la realidad es que es una forma de entender el cine que no deja de crecer y reinventarse. Aunque ha sido un recurso utilizado mayoritariamente  por directores noveles que intentan abaratar el coste de sus películas, un director ya experimentado como Shyamalan, decidií emplear esta técnica en su penúltimo trabajo, La visita (2015), con más o menos éxito.

Matt es un desarrollador de videojuegos y su último proyecto consiste en incorporar una cámara a su ojo protésico que probará durante una escapada de fin de semana con sus amigos. Las cosas tomarán un rumbo inesperado cuando un meteorito se estrelle cerca de la casa y Matt grabe su batalla contra los extraterrestres.

El máximo responsable de The Gracefield Incident es Mathieu Ratthe que ha escrito, producido, editado, dirigido e incluso actuado en esta película. Ratthe estuvo trabajando en este proyecto durante tres años, en el estudio que montó en el sótano de casa de sus padres y, por fin, la cinta en el que ha trabajado tan duramente verá la luz este 2017.

La película se prensenta como la grabación que prueba los sucesos paranormales ocurridos en Gracefield y que, hasta ahora, habían estado en posesión del Gobierno de los EEUU. Este concepto es bastante similar a la premisa que desarrolló, durante toda su exitosa andadura, Expediente X (1993-2016): investigaciones de sucesos paranormales probados y encubiertos por el Gobierno.


El tráiler cuenta con el atractivo de ver a la gente volando como absorbidos por una aspiradora gigante, corriendo aterrorizados ante algo que los espectadores no podemos ver. Este avance, apenas muestra imágenes sobre el aspecto de los extraterrestres y desconocemos totalmente cuáles son sus intenciones, pero, sin duda, estos aspectos determinarán el éxito o fracaso de esta pequeña cinta de ciencia ficción.  




ANGELICA



La ambientación gótica tiene un encanto especial y es el marco perfecto para situar una película de fantasmas. Eso es algo que debía saber muy bien su director, Mitchell Lichtenstein, responsable de la controvertida Teeth (2007), que aquí cambia de ambientación, aunque no tanto de registro, para adaptar la novela homónima de Arthur Phillips.

Angelica nos sitúa en el Londres de 1880, donde Constance, una joven dependienta, se enamora de un famoso científico con el que termina casándose. Tras el complicado nacimiento de su hija Angelica, la salud de Constance se ve  deteriorda y decide que la única forma de recuperarse es prescindir de todo apetito sexual. A raíz de esta abstinencia, la relación con su marido se deteriora notablemente y una extraña presencia intenta dañar a la pequeña Angelica.  

Como se demuestra por su premisa, la temática de esta cinta de terror psicológico gira en torno a la problemas a los que se enfrenta una mujer del s.XIX a causa de su sexualidad, al igual que le pasaba a la protagonista adolescente de Teeth, en pleno s. XXI. Aquí la abstinencia es autoimpuesta, y busca una mejora de la salud, mientras que en la cinta de 2007 era más bien una imposición genética, que la chica acaba aceptando y utilizando como arma frente los indiseables que intentan abusar de ella.

La película está protagonizada por Jenna Malone, a la que pudimos ver en Donnie Darko (2001), Las Ruinas (2008) o en la más reciente, The Neon Demon (2016) y que aquí se enfrenta a la dura tarea de representar a una esposa y madre en plena epoca victoriana, con graves problemas psicológicos y morales.

A pesar de que Angelica se proyectó en varios festivales durante el 2015, su estreno oficial no se producirá hasta este año, en el que comprobaremos si esta historia gótica, en la que se mezclan fantasmas, frustraciones sexuales y una mujer al borde de la locura, funciona realmente. 





KILLING GROUND


Es curioso el interés que tienen los australianos en mostramos su propio país como una tierra hostil y llena de peligros. Todos tenemos claro que si viajamos a la tierra de los aussies, podemos ser atacados por bestias salvajes como en Razorback (1984) o en Rogue (2007), por lugareños psicópatas como en Road Games (1981), Wolf Creek (2005) o The Loved Ones (2009) y hasta por zombis como en Wyrmwood (2014), si se diese la ocasión. Así que no es de extrañar que el debutante, Damien Power, contribuya con Killing Ground a seguir fomentando esa imagen terrorífica que tenemos del territorio australiano.

En esta ocasión, la cinta, de clara estética setentera, nos pone en la piel de una joven pareja que decide pasar un fin de semana romántico de acampada en un lugar idílico. Allí se encuentran con otra tienda de campaña, pero ni rastro de sus ocupantes. Al anochecer, al ver que los campistas no han regresado, la pareja empieza a preocuparse y las cosas no harán más que empeorar cuando encuentren en el bosque a un niño pequeño malherido.

Un survival en un bosque que no conocen, unos pueblerinos con toda la pinta de ser familiares directos del mismísimo Mick Taylor, que quieren darles caza y un bebé al que tienen que proteger, hacen de Killing Ground una propuesta de lo más angustiosa y tensa. Una historia que podría considerarse una mezcla entre Straw Dogs (1971) y Eden Lake (2008), pero que según afirma Power, la idea le sobrevino cuando se topó, por casualidad, con una tienda de campaña abandonada y pensó en lo peor que le podría haber pasado a sus dueños.

Sin duda, una propuesta bastante interesante que, si cuenta con la crueldad y violencia de la que suelen hacer gala las películas australianas de terror, promete ser una cinta de lo más suculenta para este 2017.



No hay comentarios:

Publicar un comentario