martes, 20 de junio de 2017

THE NIGHT FLIER (1997)


Aunque tengo millones de listas con lo mejor de cada género, de cada año o clásicos pendientes, hay muchos días, sobre todo con este calor que me tiene aplatanada, que no me complico la vida y me zambullo en el catálogo de cine de terror de Filmin. ¿Os podéis creer que, a pesar de contar con 579 títulos, hay veces que me tiro media hora buscando una película? Para mí es una experiencia maravillosa, ya que me recuerda cuando de pequeña iba al videoclub y me escabullía a hurtadillas a la sección de terror. No sé por qué os estoy contando todo este rollo, porque la verdad es que tardé poco en elegir esta película. Me dejé atraer por su caratula y esa frase que apuntaba que estaba basada en un relato de Stephen King. Lo reconozco, soy débil, un poster enigmático y sugerente me gana con facilidad.

Richard Dees es un experimentado periodista intrépido y cínico que trabaja para la revista de sucesos The Inside View. Él y la nueva reportera, Katherine Blair, competirán por hacerse con la historia del “Aviador Nocturno”, un asesino que viaja en un avión Cessna de aeropuerto en aeropuerto y mata brutalmente a los pobres desgraciados que tienen la mala suerte de cruzarse con él. La ambición por desenmascarar al asesino, conducirán a nuestro protagonista a una espiral de obsesión y autodestrucción.    

La historia de Mark Pavia que co-escribe y dirige The Night Flier es como diría David de Aguas Turbias: un hombre, un sueño. Tras finalizar esta cinta, su opera prima, en 1997, Pavia se embarcó en varios proyectos que, debido a la retirada de los productores o cambios en los Estudios, se cancelaron. Pasados cuatro años, nadie le contrataba porque les parecía raro que una persona que había gozado de cierto éxito se hubiese quedado en blanco tanto tiempo y se volvió invisible para la Industria. Sin embargo, Pavia, trabajó muy duro y gracias a su esfuerzo y tesón, consiguió sacar adelante un nuevo proyecto casi 20 años después, el modesto slasher Fender Bender (2016). Sinceramente espero que, a partir de ahora, las cosas le vayan mucho mejor a este director injustamente vapuleado, ya que me parecería un perfecto candidato para la cantera de Netflix, al estilo de Mike Flanagan.

Cuando hablamos de las adaptaciones de King al cine, The Night Flier suele pasar un tanto desapercibida entre bombazos como Carrie (1976), The Shinning (1980) o Misery (1990). Sin embargo, estamos frente a una producción sólida, que cuenta con una gran historia original y un reparto perfectamente escogido. El recientemente desaparecido, Miguel Ferrer, conocido por sus papeles en RoboCop (1987) o Twin Peaks (1990-1991), interpreta aquí a este periodista de sucesos amargado y ambicioso. Más que un héroe, estaríamos hablando de un antihéroe depreciable y sin escrúpulos, que perseguirá sin descanso a este pseudo-vampiro, pero no con intención de detenerlo, sino de averiguar su identidad y colocar su foto en portada.

Todo el peso de la película recae en Ferrer y a él le debemos las imágenes más escabrosas de la película: la del accidente de coche o las de sus portadas sensacionalistas. De hecho, el personaje de la reportera novata que no aparecía en el relato, interpretado por Julie Entwisle, esposa de propio Pavia, es totalmente prescindible.

El asesino, es todo un enigma, desconocemos cuál es su origen, sus motivaciones o por qué se desplaza de estado a estado para cometer sus asesinatos. La única información con la que contamos es que asesina como un vampiro, se desplaza en un avión Cessna negro con cristales tintados y, en el lugar en el que se encuentra aparcado, hay siempre un montoncito de tierra con gusanos. El nombre de este individuo, Dwight Renfield les resultará muy familiar a los amantes de la novela de Bram Stoker, Dracula, dónde Renfield era uno de los personajes secundarias más enigmáticos debido a su extraña afición a comer bichos y pájaros. En mi investigación sobre este tema, he descubierto que el actor que interpretó a este personaje en la versión de Drácula de Tod Browning de 1931, era Dwight Frye. ¿Casualidad? Estamos hablando de Stephen King y con él las casualidades no existen. Ah, y en cuanto a lo de la tierra con gusanos, ¿no os suena que los vampiros tenían que dormir en ataúdes y con tierra de su lugar de origen?

Las dosis de sangre no son abundantes, pero hay alguna escena mítica como la del accidente que os comentaba antes o la de la matanza en el hangar. Los efectos especiales son obra de Greg Nicotero y Howard Berguer, más conocidos como KNB EFX que, entre otros trabajos, son los responsables de los zombis de Walking Dead (2010 -  ). También habría que destacar la caracterización del Aviador Nocturno que, aunque nos la spoilean en el poster de la cinta, resulta bastante impactante la primera vez que aparece en pantalla. Yo diría que es una mezcla entre un demonio y un orco, pero con dos colmillos a lo morsa porque al fin y al cabo es un vampiro.

En fin, The Night Flier es una película que me sorprendió muy gratamente porque tiene ese aura siniestra y fantástica característica de las producciones de terror de los 80 y principios de los 90 como: Creepshow (1982), Tales from the Darkside (1983-1988), Pet Semetary (1989), … No os quiero engañar, no es ninguna una joya oculta, porque tiene algún que otro fallo, pero conserva el encanto que desprenden las historias de Stephen King. Además, los fans del escritor, pueden entretenerse buscando todas las referencias que hay de sus relatos y libros a lo largo de la película. Así que no dudéis en darle una oportunidad a The Night Flier y disfrutad de una de las grandes adaptaciones del maestro del Terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario