domingo, 12 de abril de 2015

MANDÍBULAS (1999)


Después de una semana de vacaciones y merecido descanso, vuelvo con las pilas totalmente cargadas y con un montón de ideas para el blog que espero que os gusten.

Para este regreso he elegido una cinta que pertenece a uno de los subgéneros del cine de terror que más me gustan y me divierten: los animales asesinos. Aunque el argumento de todas las películas es similar: animales o insectos que atacan y matan seres humanos, sí que es cierto que la variedad de fauna que aparece en este subgénero es sorprendente. Las hay sobre animales que tradicionalmente nos provocan temor como son los tiburones (Deep Blue Sea (1999)), las arañas (Aracnofobia (1990)) o las serpientes (Anaconda (1997)). Pero también las hay sobre seres que normalmente no percibimos como una amenaza, como pueden ser las ovejas (Ovejas asesinas 2006)), las ranas (Ranas (1972)) o por extraño que nos parezca, un San Bernardo (Cujo (1983)). Como podéis ver existen títulos para todos los gustos. Yo os tengo que confesar que me gustan todas, jejeje.

El protagonista de nuestra crítica de hoy, Mandíbulas (1999), no es otro que uno de los animales más temidos del medio acuático, el cocodrilo.

Un guardabosques que está realizando un seguimiento sobre el comportamiento de los castores en Black Lake, un lago ficticio situado en Maine (EEUU), es atacado por un animal desconocido. El equipo encargado de la investigación del suceso, el guardabosques (Bill Pullman) y el sheriff del pueblo (Brendan Gleeson), encuentran en el cuerpo de la víctima un colmillo de origen prehistórico. Deciden pedir ayuda a una paleontóloga de un museo Nueva York (Bridget Fonda), poco acostumbrada a los trabajos de campo. A este grupo tan peculiar  se les unirá un excéntrico filántropo (Oliver Platt) que les prestará su ayuda para dar caza a la bestia que atemoriza al pueblo.

Lo primero que tengo que señalar es que Mandíbulas es malilla, tanto en el guión que es bastante flojo, como en la dirección. Sin embargo para mí posee un encanto especial que me hace tenerle cariño. Llama la atención el elenco de actores tan conocidos con el que cuenta esta película de bajo presupuesto. La verdad es que me parece un buen reclamo publicitario, para captar un mayor número de espectadores. Algo similar a lo que se hizo en Anaconda (1997), poniendo al frente a Jennifer Lopez y John Voight.

Su director es el prestigioso Steve Miner, muy conocido por los amantes del cine de terror. Comenzó su carrera en el cine, nada más y nada menos, como asistente de dirección de Wes Craven en La última casa a la izquierda (1972). Participó en Viernes 13 (1980) como productor y esto le llevo a conseguir su primer trabajo como director de la secuela, Viernes 13 2ª parte (1981) y posteriormente con Viernes 13 3ª parte (1982). Éstos son sólo sus inicios, interesante, ¿verdad? Os animo a que echéis un vistazo a la filmografía de este gran director porque ha tratado todo tipo de géneros tanto en el cine como en la televisión y es muy interesante.

La acción se sitúa, como es habitual, en un idílico pueblo donde todos vivían felices y tranquilos hasta la aparición del cocodrilo. Su origen no está muy claro, lo único que comentan en la película es que parece proceder de Asia, pero no saben cómo ha podido llegar hasta un pueblo de Maine. Yo no soy nada experta en cocodrilos, pero tampoco me explico cómo se ha podido cruzar el Océano Pacífico y luego bordear el continente americano hasta llegar a Maine, debe ser el David Meca de los cocodrilos, ¿no os parece?

Mandíbulas es divertida y bastante entretenida. No es una película seria sobre animales asesinos, sino que mezcla las escenas sangrientas, del ataque del cocodrilo, con diálogos cargados de humor e ironía. Las escenas más cómicas son las que muestran el enfrentamiento entre los personajes: entre la paleontóloga de ciudad y el guardabosques del pueblo, entre el filántropo que venera y quiere cazar al cocodrilo y el sheriff que sólo quiere eliminarlo. El papel de filántropo interpretado por un histriónico Oliver Platt me parece de lo mejor de la cinta. No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero es que no puedo con  Bill Pullman, creo que pone esa cara de póker para todo y lo mismo da si está asustado, contento o cabreado. Ahora, el personaje que nos robará más de una sonrisa es el interpretado por Betty White, la famosa Rose de  Las chicas de Oro (1985-1992), una abuelita deslenguada que nos tendrá reservada una gran sorpresa, determinante para el desenlace de la película.

Los efectos especiales están bastante bien hechos para ser una película de serie B, y no es de extrañar ya que estaban realizados por el prestigioso Stan Winston. Cómo, ¿que no os suena? Y qué tal si os digo que fue el especialista de efectos especiales y de maquillaje en películas tan espectaculares como Alien (1979), Depredador (1987), Eduardo Manostijeras (1990), Terminator 2 (1991) o Parque Jurásico (1993) y que obtuvo un total de 4 Oscars. Un auténtico genio, sin el cual la historia del cine no habría sido la misma.  En Mandíbulas, nuestro querido cocodrilo, algunas veces generado por ordenador y otras veces creado mediante animatrónica, parece bastante real y nos tendrá reservado más de un susto.

En resumen, aunque Mandíbulas no es ningún peliculón, a mí, como amante de este subgénero, me encanta. Esos paisajes idílicos, ese cocodrilo enorme que es capaz de saltar y atrapar entre sus fauces uno de los flotadores de un helicóptero acuático, esa Betty White soberbia,… Una cinta entretenida pero que no será recordada por ser el mejor ejemplo de cocodrilos asesinos en la historia del cine.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario