miércoles, 15 de abril de 2015

UN HOMBRE LOBO AMERICANO EN LONDRES (1981)



Los hombres lobo, al igual que los vampiros, Frankenstein o los zombies, son monstruos que pertenecen desde siempre al imaginario del cine de terror, y la mayoría de ellos cuenta ya con géneros propios dentro del cine. Aunque la primera película sobre hombres lobo se remonta a los años cuarenta, fue en el año 1981 con el estreno de tres películas (Un hombre lobo Americano en Londres, Aullidos y Wolfen) cuando se produjo una auténtica revolución en la forma de entender este género, tanto en las técnicas de maquillaje, cómo en el tratamiento de la historia.
Para mí la mejor de las tres, y convertida hoy en película de culto, es la obra de John Landis, Un hombre lobo americano en Londres. Cuenta la historia de dos jóvenes mochileros estadounidenses, David Kessler (David Naughton) y Jack Goodman (Griffin Dune), que están recorriendo la campiña inglesa y tras desoír las inquietantes advertencias de los clientes de una taberna a la que acuden refugiándose de la lluvia, serán atacados por un hombre lobo, sufriendo las graves consecuencias que esto supone.

Es una película con un ritmo trepidante que consigue a la perfección algo que no siempre es fácil de conseguir en el cine de terror, como es su perfecta combinación con la comedia. Cuenta con escenas brutales y aterradoras, donde la sangre corre de lo lindo, pero sin duda lo más sorprendente son las escenas cómicas, perfectamente integradas en la historia. Mítica es la escena que transcurre en el cine porno, de las más bizarras de la película, junto con la del sueño de David con zombis nazis. Todo un visionario este John Landis, jejeje.
Uno de los puntos fuertes de esta película y por el que obtuvo el Oscar son los efectos de maquillaje, obra del afamado Rick Baker. La transformación en hombre lobo, clímax absoluto de toda película del género que se precie, es absolutamente soberbia y magistral, y el sufrimiento de David traspasa la pantalla. Hasta ese momento, estas escenas se realizaban mediante la grabación de secuencias separadas en las que se iban produciendo los cambios de maquillaje y luego se unían una detrás de otra creando una escena continua. Sin embargo, Un hombre lobo americano en Londres supuso una innovación en este campo ya que combinó a la perfección, elementos mecánicos y de maquillaje en la transformación, lo que permitió grabarla en una sola secuencia.

Las actuaciones de los secundarios son maravillosas. Los habitantes del pueblo que se encuentran en la taberna “El Cordero Degollado”, (el nombre acojona), dan bastante miedo. Me encanta la atmosfera de tensión que se respira cuando los dos amigos llegan por casualidad a la taberna. Tampoco hay que olvidar el papel del médico, convertido aquí en todo un investigador privado. Bastante peculiar, pero en sintonía con el tono bizarro de la película.
 
La elección de la musica fue todo un acierto. Es bastante marchosa y animada para este tipo de película, pero gracias a esa mezcla de géneros, encaja perfectamente. Según he leído, todas las canciones que aparecen tienen la palabra luna en su título. Pero sin duda, la canción que suena mientras se produce la transformación de David, “Bad Moon Rising”, dotó a esta escena de mayor fuerza y quedará para siempre ligada a esta película.
Las únicas cosas que me chirriaron un poco fueron su protagonista, David Naughton al que veo bastante soso y falto de carisma, y la relación que este mantiene con la enfermera. Me pareció muy precipitada y poco creíble, y más bien propiciada por los gustos de la época de dotar de cierta dosis de erotismo y desnudos a las películas de terror. No me pareció verosímil que una enfermera acoja en su casa a un paciente con aparentes problemas psíquicos y que le confiese, a la primera de cambio, los amantes que ha tenido a lo largo de su vida. La enfermera me pareció más loba, que el propio hombre lobo.

A pesar de esto, Un hombre lobo Americano en Londres es una auténtica joya de cine de terror de los ochenta. Una película magistral, con un ritmo trepidante. Una historia muy bien estructurada, dotada de un terror brutal y unos elementos cómicos desternillantes. Sin lugar a duda, una de las mejores películas sobre hombres lobo que existen hasta la fecha. Estoy segura que disfrutareis con su visionado y ya sabéis, “Cuidado con la luna”.

Os dejo el enlace al podcast de Noches de Miedo, en el que a veces participo, donde podéis escuchar el repaso que le dimos a esta película y a Aullidos. Por si no lo conocéis, Noches de Miedo es un podcast muy conocido, dirigido por mi amigo Salva Valero, sobre películas de terror. Los programas son muy divertidos y se aprenden un montón de cosas sobre este género que tanto nos gusta: http://www.ivoox.com/noches-miedo-23-cine-hombres-audios-mp3_rf_4100674_1.html

3 comentarios:

  1. Obra de culto para toda la eternidad!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. HEREJE! Se habla de hombres lobo durante una hora en el podcast y no se habla de "Lobo" de Mike Nichols con Jack Nicholson? Otra muy buena y mi favorita de hombres lobo es "Trouble every day" de Claire Denis con Vincent Gallo de prota. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tenerte por aquí. Pues no conocía la película que comentas, pero si me dices que es muy buena, me la voy a apuntar para verla. Ya te contaré que me ha parecido y si estoy de acuerdo contigo en que es la mejor película de hombres lobo. Un saludo :)

      Eliminar