lunes, 28 de diciembre de 2015

PELICULAS DE TERROR NAVIDEÑAS



¡¡Feliz Navidad, Horror lovers!! ¿Saturados ya de las comedias familiares y las películas de animación que inundan nuestras pantallas por esta época? Para daros un pequeño respiro de todo este ambiente bucólico de paz y amor, os he preparado una selección de películas de terror pero, eso sí, muy navideñas, para no perder la tradición, ¡ho, ho, ho!
En esta lista no he incluido títulos tan obvios como: Gremlins (1984) o Pesadilla antes de Navidad (1993), porque creo que ya todos las conocemos y si no es así,  deberíais preguntaros en qué agujero habéis estado metidos durante toda vuestra vida. Tampoco me ha parecido oportuno incluir el gran estreno de este mes de Diciembre: Krampus (2015), porque creo que ya se ha hablado suficiente sobre él y lo que quería era traeros títulos  menos conocidos para todo el mundo. Así que, empecemos ya con nuestra lista de Bloody Christmas y espero que no me odiéis demasiado si a partir de ahora las Navidades se convierten en algo aterrador y siniestro para vosotros…
BLACK CHRISTMAS (1974)



Slasher navideño en el que una serie de chicas de una fraternidad universitaria celebran una fiesta antes de marcharse de vacaciones. Durante la celebración reciben la llamada de un acosador y, aunque al principio no le dan mucha importancia, una de ellas desaparece, iniciando una escala de terror sin límites…

Se considera a Black Christmas o Navidades Negras (1974), título que recibió aquí en España (un aplauso para el Sr. de los títulos por esta gran traducción), como uno de los primeros slashers junto con El fotógrafo del pánico (1960) o La matanza de Texas (1974).

Black Christmas es una gran película, injustamente olvidada, cuya principal baza es crear una atmosfera totalmente asfixiante entre las cuatro paredes que conforman esa residencia universitaria. Una de las cosas que más me llamó la atención, y que seguro que a vosotros os sorprende, es que tras la desaparición de la primera chica sus amigas se preocupan y llaman a la policía. Es increíble como esta sensatez se perdió en los slashers de los 80 y 90 en los que la gente desaparecía y los amigos o familiares no se daban cuenta o no le daban la mayor importancia y se quedaban todos tan tranquilos mientras las muertes se iban sucediendo.

En cuanto al grupo de chicas se reproducen todos los cánones habituales de este tipo de producciones: la chica virginal, la descarada, la sensata que, al igual que ocurre en The House on Sorority Row (1983), es la protagonista. Las interpretaciones son más que correctas y cabe destacar la aparición de Margot Kidder, pocos años antes de convertirse en la novia de Superman (1978) y de John Saxon, un actor bastante habitual en el cine de género, que ha participado en películas tan conocidas como: Planeta sangriento (1966), Pesadilla en Elm Street (1984) o Abierto hasta el amanecer (1995)
Es un slasher canadiense muy recomendable, con unos asesinatos bastante originales e imaginativos, un homicida de lo más perturbador y un ambiente de lo más opresivo que no se debería perder ningún amante del género.


DEAD END (2003)



Película francesa en la que un matrimonio viaja en coche junto a sus dos hijos mayores para pasar la Nochebuena con los abuelos. Durante más de 20 años siempre habían seguido la misma ruta, pero esa noche el Sr. Harrington decide coger un atajo y se pierden. No son conscientes de que esa decisión cambiará sus vidas para siempre

Película de culto que tenéis que ver sí o sí y que a mí me pareció estupenda. Estamos frente a una road movie con tintes de comedia negra y de survival  horror, con un argumento que, aunque no es para nada original, consigue mantenerte enganchado a la pantalla en todo momento.

Lo mejor de la película son los partes de comedia negra con las que nos deleitan el Sr. y la Sra. Harrington. El padre, interpretado por Ray Wise conocido por su aparición en Twin Peaks (1990-1991) y la madre, Lin Shaye, a la que hemos podido ver recientemente en la saga de Insidious, son absolutamente geniales y eclipsan a los demás personajes de la película.  En serio, hay momentos absolutamente desternillantes, como el de las confesiones, que es de lo mejor que yo he visto últimamente.

Aunque en un primer momento el argumento parece sencillo: una  familia que ha cogido un atajo y se ha perdido, los elementos que se van sucediendo en la pantalla son cada vez más perturbadores y en más de una ocasión nos llevan a preguntarnos qué es lo que está pasando verdaderamente en la película. La mujer misteriosa, el coche negro, el carrito de bebé en medio de la carretera, ese pueblo al que nunca llegan, todo esto unido a ese escenario tan espeluznante en una carretera solitaria que atraviesa el bosque en plena noche, trasmiten al espectador una sensación de intranquilidad  que sólo se reduce en los momentos cómicos que antes os comentaba.

En Dead End no hay apenas elementos gore, aquí todo se basa en la sugestión, en la ambientación, en las expresiones de horror de los que sí ven lo que está pasando. Y aquí todos esos elementos funcionan a la perfección creando un entorno de lo más claustrofóbico,  y eso que estamos al aire libre…

El final puede que os resulte sorprendente o decepcionante, dependiendo de si habéis visto películas similares o no. A mí no me desagradó porque, a pesar de que sí que he visto este desenlace en otras ocasiones, creo que aquí está todo muy bien atado y funciona perfectamente.
No os podéis perder Dead End, es perfecta para disfrutar a oscuras, solos o con vuestra pareja y dejar que su oscuridad y el misterio os embriaguen.
 


SHEITAN (2006)



Otra cinta francesa que se cuela en esta lista. Cuando hablamos sobre Terror Extremo Francés, el movimiento que revolucionó el cine de terror durante la primera década del siglo XXI, suele incluirse esta película. La verdad es que no estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación porque, aunque sí que comparte elementos habituales en el movimiento: ambientes sórdidos, personajes marginales y/o extraños, no creo que la extrema violencia o el gore que caracterizan a este subgénero estén presentes en esta producción.



En Nochebuena, un grupo de gamberros sale de una discoteca y una de las chicas con las que uno de ellos había estado tonteando, les invita a su casa de campo. Allí conocerán al guarda de la finca, un hombre extraño de sonrisa permanente, que les tiene preparada una celebración de lo más macabra.


La palabra que definiría perfectamente a esta película sería: perturbadora. Puedes amarla u odiarla, pero no dejará indiferente a nadie. No le hace falta recurrir a grandes dosis de sangre para mostrarnos escenas muy desagradables. Os lo digo yo, que puedo verme Á l’interièur (2007) sin pestañear,  que aquí hubo escenas que me resultaron repulsivas. 


Vicent Cassel, que interpreta al guarda perturbado, lo es todo en esta película, sin él, seguramente, habría sido un fracaso absoluto. Sin duda, es lo mejor de Sheitan y el doble papel que interpreta os dejará locos de remate. El resto del reparto no es para tirar cohetes y además, interpretan a personajes tan odiosos que no te importará lo más mínimo lo que les pase.
Sheitan no es una película que recomendaría a todo el mundo, de hecho a mí me decepcionó porque esperaba la brutalidad y el gore del Terror Extremo Francés, que aquí no abunda. Digamos que tiene un estilo similar, salvando las distancias claro, a Calvaire (2004), película belga bastante recomendable. Dejo a vuestra elección el que queráis verla o no y si deseáis conocer más acerca de las películas que dan nombre a este subgénero, podéis ver el especial que hice hace algún tiempo y que os enlazo aquí. De todas maneras, pronto os traeré un nuevo especial con todas aquellas películas que me dejé en el tintero, que seguro que os encantará.

TALES FROM THE CRYPT (1972)



Seguro que todos conocéis la famosa serie de finales de los 80 y  principio de los 90  que tiene el mismo título y que se basaba, al igual que esta película, en los comics de terror de EC.


Un grupo de 5 personas visita unas catacumbas y, al despistarse un minuto de su guía, se pierden. Pronto se dan cuenta de que están atrapados en una cripta junto al guardián de la misma y éste les va a relatar cinco historias de las que ellos son los principales protagonistas.
La verdad es que el formato de las antologías, varias historias cortas en una misma película, me gusta bastante, siempre y cuando todos los segmentos tengan una calidad aceptable. Afortunadamente, este es el caso de la película que nos ocupa y además, me pareció muy original la premisa de la que parten las historias. Sin embargo, aunque todos los segmentos merecen la pena, quiero que os quedéis con el primero: And All Through The House, que es el que transcurre en Navidad. En él encontramos a una joven y bellísima Joan Collins que, cansada de su marido, decide deshacerse de él en Nochebuena, coincidiendo con la fuga de un loco de un manicomio que ha decidido castigar a las chicas malas disfrazado de Papá Noel…

Esta historia es la menos original de todas, pero sólo por ver a Joan Collins y a Peter Cushing en plena acción merece la pena, aunque yo os recomendaría que vieseis todas porque, por ejemplo, la última: Blinde Alleys, es una auténtica delicia.
Ya sabéis que en este tipo de producciones no abunda la sangre, sino que es un terror de corte mucho más clásico, donde la vileza de los personajes de cada una de las historias  ya es suficientemente aterradora. Seguro que a todos los que os gusten las antologías o las series del tipo de Tales from de Crypt (1989-1996) o Twilight Zone (1985-1989) os encantará.



WIND CHILL (2007)


Otra película de terror psicológico, con un argumento muy similar a Dead End (2003), aunque aquí prescinden del tono cómico y la historia va por unos derroteros diferentes a pesar de que parten de la misma premisa.

Una universitaria vuelve a su casa en Delaware por Navidad y decide compartir coche con otro estudiante que va al mismo destino. El chico decide tomar un atajo, tienen un accidente, el coche se queda atrapado en la nieve y los estudiantes, sin comida, ni cobertura, se encuentran en una situación desesperada. Sin embargo, éste no va ser el único de sus problemas ya que los sucesos y presencias extrañas se empiezan a manifestar en ese inhóspito lugar.

El principal atractivo con el que cuenta Wind Chill es la presencia de Emily Blunt como protagonista. Es curioso que en ningún momento nos dicen cuál es su nombre, ni el del chico protagonista (Ashton Holmes), lo que le da un cariz más intrigante a la historia.

En un primer momento nos hacen creer que la película va de algo totalmente diferente, ya que el chico protagonista parece saber muchas cosas sobre la chica y sabemos que le ha mentido para poder hacer ese viaje juntos. Sin embargo, la segunda parte toma otro cariz totalmente diferente, aunque no sabemos si podemos fiarnos totalmente del chico y si el haber elegido ese atajo ha sido algo casual o totalmente premeditado.

La localización me pareció perfecta, un paraje aislado del mundo, gélido, cubierto por la nieve, en el que no hay cobertura, que lograba transmitir a la perfección la sensación de aislamiento y angustia de los dos protagonistas. También es meritorio hacer una película con sólo dos personajes y que la acción no decaiga en ningún momento.
Wind chill es una producción interesante, en la que no vais a encontrar prácticamente sangre, pero que consigue asustarnos con esa atmosfera tan conseguida y esa historia en la que muchas veces no sabemos lo que está pasando. Y, por cierto, espero que ya os haya quedado claro lo que no hay que hacer en Navidad: coger atajos por los que nunca hemos ido, porque seguramente nunca lleguemos a nuestro destino. ¿Todavía queréis arriesgaros?


SILENT NIGHT (2012)


Aunque fue promocionada como el remake de la película de culto de los 80 Silent Night, Deadly Night (1984), yo más bien creo que lo que intentaron fue un reboot, aunque no creo que lograsen, en ningún momento, mejorar la historia o al personaje original. De hecho, no creo que tenga que ver mucho con la película de los 80, a excepción de un Papa Noel asesino y algún que otro guiño en los asesinatos.
Un psicópata, traumatizado por la muerte de su padre cuando era un niño, decide aniquilar, disfrazado de Papa Noel, a los habitantes de un pequeño pueblo estadounidense.

Estamos frente a la película más sangrienta de toda la lista y la que debéis tomaros como puro entretenimiento gore, porque la historia es muy, pero que muy floja. En primer lugar, no tenemos a un protagonista con cara de chico bueno que se va transformando en psicokiller, que era lo que nos acojonaba de la película ochentera. Aquí tenemos un Papa Noel tan grande como una mole, con una careta transparente que da bastante miedo, pero del que desconocemos su identidad hasta prácticamente el final de la historia, por lo que la empatía que nos pudo producir el personaje de la historia original, aquí se pierde por completo. Tenemos un asesino mudo más cercano a Michael Myers o Jason Voorhees, que a cualquier otra cosa.

Según algunas fuentes que he consultado, en cierta manera, la película se habría inspirado en la masacre navideña de Covina (Los Ángeles, 2008), en la que un hombre disfrazado de Papa Noel mató a 9 personas, familiares de su reciente exmujer.

Lo mejor que tiene Silent Night es un reparto con caras bastante conocidas. Jaime King, la policía atormentada encargada de detener a este asesino navideño es un rostro habitual  en películas de género como: El republicano (2006), San Valentín sangriento 3D (2009) o Mother’s Day (2010). Su jefe, el sheriff de la comisaria, interpretado por Malcom McDowell, seguro que os suena como el nuevo Dr. Loomis en Halloween, el origen (2007) y Halloween II (2009). Yo le tengo bastante manía a este actor desde que le vi en las películas de Rob Zombie, debido al personaje tan odioso al que interpretaba y, si os digo la verdad, la cosa sigue sin mejorar en esta película.

Los asesinatos son bastante sangrientos e imaginativos y, por supuesto, no podía faltar el más famoso de la película ochentera, el relacionado con unas astas de ciervo. Pero, además, también utiliza otra serie de armas como lanzas, cuchillos o lanzallamas, y no tiene ningún miramiento en la hora de elegir a sus víctimas.
Si queréis ver un slasher más que aceptable con un asesino disfrazado de Papa Noel yo os recomendaría antes el Silent Night, Deadly Night del 84 ,pero si teneis ganas de sangre a borbotones y no os importa demasiado que la historia sea un tanto mediocre, Silent Night es vuestra película.


Hasta aquí las recomendaciones de terror navideño para este año, pero si os ha sabido a poco, siempre podéis echar un vistazo a otros títulos que ya han aparecido por el blog y que son auténticas joyas como: Á l’interièur (2007), The Parking 2 (2007) y The Children (2008).

1 comentario:

  1. Vi el otro día Black Christmas y no entiendo como no se la reivindica mas, pedazo de Slasher mas mitico, y la muerte de Margot Kidder brutal

    ResponderEliminar