viernes, 17 de junio de 2016

FORGET ME NOT (2009)



Es cierto que cuando me pongo a recordar batallitas con mis amigos de la infancia, muchas veces me refrescan la memoria sobre historias que no recordaba, pero si nos hubiese ocurrido un hecho tan impactante como el que les pasa a los chicos de esta película, estoy segura que a nadie se le habría olvidado. Descubrí esta cinta en ese gran libro del que ya os he hablado varias veces, Horror Movie a Day, que ya se ha convertido en mi tótem porque menudos descubrimientos me está haciendo…

Durante la fiesta de celebración de su graduación, un grupo de jóvenes decide volver al cementerio para jugar al juego con el que solían divertirse de niños. Esta vez se les une una extraña chica que no conocen y durante el juego, Sandy, nuestra protagonista, ve como la desconocida se tira por un barranco. La policía no consigue hallar el cuerpo, ni ningún indicio del accidente y como Sandy es el único testigo creen que ha sido fruto de su imaginación y no le dan mucha importancia. Sin embargo, los chicos empezarán a sufrir extraños accidentes y a morir uno tras otro pero, ¿a manos de quién?...

Ópera prima del director Tyler Oliver que debutó con este slasher con tintes sobrenaturales, pero no en el sentido de la inmortalidad de la que gozan Jason o Michael Myers. Para que os hagáis una idea sería una mezcla entre Sé lo que hicisteis el último verano (1997), adolescentes atractivos y superficiales que van a ser asesinados como venganza por un hecho de su pasado y The Ring (2008) por el parecido del fantasma con Samara.

El punto débil de Forget me not son sus protagonistas porque son todos detestables y no nos importa los más mínimo que mueran, de hecho queremos que algunos de ellos lo hagan rápido, jejeje. Entre el elenco de actores destacaría una jovencísima Bella Thorne, estrella Disney, que últimamente está de moda tras su participación en la serie Scream (2015- ). La falta de empatía por los personajes no será un impedimento para que disfrutéis de la película.

La trama de Forget me not gira en torno al juego que estos chicos jugaban de niños. Una especie de pilla-pilla siniestro, con cancioncita estilo Freddy, en el que el que se la liga es el fantasma que tiene que ir pillando al resto y, a medida que los va cogiendo, éstos pasan a ser fantasmas que pueden pillar a los demás hasta que sólo quede uno. Pues bien, en la película pasa más o menos los mismo pero de manera literal, cuando los chicos van muriendo, vuelven como fantasmas estilo The Ring para seguir atormentando a los supervivientes. Además, para rizar un poco más el rizo, las muertes se producen cuando la víctima está separada del grupo y todos, excepto la protagonista, se olvidan del muerto, como si su existencia se hubiese borrado de la faz de la tierra. Así que imaginaros el papelón de Sandy, a la que todos toman por loca y es la única que sabe que algo raro está pasando.

Es de agradecer que las muertes sean bastante creativas y originales. Tenemos un accidente de coche espectacular, un ahogamiento en arena, un accidente laboral,… También son interesantes los flashbacks que se van intercalando en la película y que nos van dando pistas sobre el origen del fantasma vengador.

La caracterización de los fantasmas es, como os he dicho antes, muy similar a los que podemos ver en el J-Horror: espectros pálidos que se desplazan con movimientos brucos y antinaturales, que gritan abriendo su boca de manera descomunal,… La verdad es que dan bastante mal rollo.

Hubo alguna escena que me dejo cara de WTF como en la que van a comprar alcohol a la gasolinera. En serio, ¿alguien se cree que una chica iba a hacer lo que hace la de la película para conseguir alcohol gratis? No se sí será que tengo en alta estima a los adolescentes de hoy en día, pero me parecería una barbaridad que hiciesen esto. Pero como la realidad suele superar a la ficción, prefiero no pensarlo…
El final es algo más trágico de lo que solemos estar acostumbrados en este tipo de películas y, además, nos deja varias incógnitas abiertas. Existe un final alternativo que podéis encontrar en YouTube, que no os lo voy a enlazar para no tentaros a hacer click antes de ver la cinta, jeje.

Resumiendo, para ser un slasher de adolescentes guapetes y estúpidos, Forget me not es superior a la media. Su principal atractivo son esos giros en el argumento, el carácter supernatural de la trama y esa ambientación fantasmagórica que la harán una candidata perfecta para una noche de viernes sin muchas pretensiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario